18/08/10 – Magdalena

Un cuento de Bret Harte (1888)
Fuente : Project Gutenberg. Ilustración : Wikipedia

El coche se deslizaba penosamente por la estrecha carretera, dando frecuentes sacudidas. En su interior éramos siete personas que no habíamos despegado los labios desde que uno de aquellos saltos vino a dejar sin concluir la última cita poética del juez, mi honorable vecino.
El hombre alto sentado junto a éste, dormía con el brazo pasado por la colgante correa, y apoyada la cabeza en ella, formaba como un objeto fofo e indefinible, parecía que se hubiese ahorcado a sí propio, y le hubieran cortado la cuerda que le había servido de instrumento. En el asiento posterior, la señora francesa dormitaba también, conservando una actitud de estudiado recato, que se echaba de ver en la posición del pañuelo caído sobre la frente ocultando a medias su rubicunda cara. Otra señora de Virginia City, que viajaba en compañía de su esposo, yacía en un ángulo, arrebujada en un mar de cintas, pieles y abrigos que inundaban por completo su persona. No se percibía otro ruido que el chirriar de las ruedas y el de la lluvia batiendo el imperial, cuando de repente la diligencia se paró, y oímos unas voces que llegaban confusamente hasta nosotros. El conductor sostenía un vivo diálogo con alguien en el camino, diálogo que nos pareció debía ser poco halagüeño a
juzgar por las palabras que en medio del furioso viento que soplaba pudimos apreciar; «puente arrastrado», «camino inundado», «paso imposible» y otras por el estilo. El silencio más absoluto reinó un momento, y después una misteriosa voz lanzó desde el camino este consejo:
–Prueba en casa de Magdalena.


Al dar el vehículo una brusca vuelta, alcanzamos a vislumbrar los caballos delanteros, y luego un jinete que se desvanecía en la bruma. Indudablemente, emprendíamos el camino de la casa de Magdalena.

¿Quién era y dónde estaba Magdalena? El juez, nuestra autoridad, dijo no recordar aquel nombre, y eso que conocía por completo el país; el
viajero canadiense opinó que Magdalena tendría alguna posada; pero lo
único que realmente supimos fue que la crecida de las aguas nos había
cortado el camino por el frente y por la espalda, y que Magdalena era
nuestra tabla salvadora. Por espacio de diez minutos nos encharcamos por
un tortuoso camino, ancho a duras penas para la diligencia, y nos
detuvimos delante de un reja atrancada y aforrada, fija a una extensa
pared de cerca de unos dos metros de alto. Aquello era, sin duda
alguna, la casa de Magdalena. Pero, sin duda alguna también, aquella
mujer no tenía posada. El cochero bajó y tanteó la puerta, que estaba
sólidamente cerrada.

–¡Magdalena! ¡Magdalena!

Nadie contestó.

–¡Magdalena! ¡Tú, Magdalena!–continuó el cochero con irritación cada
vez más patente.

–¡Magdalena!–añadió el correo persuasivamente.–¡Oh, Magdalenita!

Pero la tal Magdalena, al parecer insensible, dio la callada por
respuesta. El juez acababa de bajar el vidrio de la ventanilla, sacó
fuera la cabeza, y comenzó una serie de preguntas que, a ser contestadas
satisfactoriamente, hubieran dilucidado, sin duda alguna, todo aquel
misterio. A todo esto replicó el auriga que si no saltábamos del coche
para ayudarle en llamar a Magdalena quizá tendríamos que permanecer toda
la noche en él.

Nos levantamos, pues, y llamamos a Magdalena en coro, y luego cada cual
a solo, y apenas hubimos acabado, cuando un hibernés, compañero de
viaje, gritó desde el imperial: ¡Magdalena! con un acento tan extraño
que todos nos echamos a reír. Mientras nos estábamos riendo, nuestro
cochero dijo a voz en grito:

–¡Silencio!

Todos prestamos oído, y con infinita admiración oímos que el coro de
¡Magdalena! se repetía a la otra parte de la pared, juntamente con el
final e infame grito del hibernés.

–¡Extraordinario eco!–dijo el juez.

–¡Extraordinario y remaldito!–exclamó el conductor, con
desprecio.–Sal ya de ahí, Magdalena, y muéstrate en persona de una vez.
Sé humana. No juegues al escondite; yo no bromearía en tu lugar,
Magdalena–continuó Yuba-Bill, que en un exceso de furor daba ya vueltas
pateando.

–¡Magdalena!–continuó la voz.–¡Oh, Magdalena!

–¡Mi buen señor!–dijo el juez, en el tono más patético.–Imagínese lo
inhospitalario de rehusar un abrigo contra la inclemencia del tiempo, a
mujeres desamparadas. ¡Señor mío de mi alma! Pensar que…

Una letanía de Magdalena terminando con una carcajada interrumpió su
peroración.

Yuba-Bill acabó la paciencia; tomando del camino una pesada piedra
derribó la verja, y seguido del correo penetró en el cercado: nosotros
tomamos la misma dirección. Reinaba la más completa oscuridad, y todo
cuanto pudimos saber, gracias a los rosales que nos rociaban con su
húmedo follaje a cada ráfaga de viento, fue que estábamos en un jardín o
cosa parecida.

–¿Conoce usted al inquilino de esta casa?–preguntó el juez a
Yuba-Bill.

–No; ni ganas–contestó Yuba-Bill secamente, viendo ofendida en su
persona, por tan contumaz individua, a toda la compañía pionera de
diligencias.

–¡Pues, sí que la hemos hecho buena!…–replicó el juez, pensando en
la verja allanada.

–Mire usted–dijo Yuba-Bill, con delicada ironía,–¿no haría mejor en
volverse y tomar asiento en el coche hasta que le avisaran? Yo entro.

Y dicho y hecho, empujó la puerta de la casa.

En apretada haz penetramos todos en una larga sala iluminada únicamente
por el rescoldo de un fuego que se extinguía en un rincón de la
chimenea.

La luz vacilante que aquel rescoldo despedía daba relieve al grotesco
dibujo de las paredes extrañamente pintadas. Distinguíase una persona
sentada en gran sillón de brazos junto al hogar.

Todo esto lo vimos, apiñados en el umbral detrás del conductor y del
correo.

–¡Hola! ¿Dónde está Magdalena?–dijo Yuba-Bill, al misterioso
solitario.

Aquella figura no habló ni se movió.

El cochero se acercó furiosamente a ella, dirigiendo sobre su rostro el
ojo de la linterna que llevaba en la mano.

Todos pudimos observar la cara de un hombre envejecido y prematuramente
arrugado, con grandes ojos en que se mostraba la solemnidad
característica del búho. Los grandes ojos erraron desde la cara de
Yuba-Bill hasta la linterna y acabaron por fijar sus inconscientes
miradas en aquel objeto deslumbrador.

Bill estaba ciego de coraje.

–Vamos. ¿Es usted sordo? ¡De todas maneras no será mudo!; ¿no es
verdad?

Yuba-Bill sacudió por el hombro aquella figura inmóvil.

Con gran sobresalto por parte nuestra, cuando Bill quitó la mano de
encima del venerable forastero, éste fue encogiéndose hasta quedar
reducido a la mitad de su tamaño y convertirse en un lío informe de
trapos viejos.

–¡Maldita sea mi estampa!–dijo Bill, retirándose despechado.

Rehecho de la primera impresión, el juez se adelantó y volvimos a
enderezar aquel misterioso invertebrado en su posición primitiva.

Se encargó en seguida a Bill y a su linterna que se dedicasen a explorar
el terreno, pues era evidente, dada la impotencia del solitario, que
debía tener a mano sirvientes, y todos nos acercamos al fuego para secar
nuestros chorreantes vestidos.

El juez, que había recobrado su autoridad y que no había cesado de
desplegar su talento en la conversación, vuelto hacia nosotros y de
espaldas al fuego, nos dirigió la palabra, como a un jurado imaginario,
del modo siguiente:

–Ciertamente que nuestro distinguido amigo aquí presente, se encuentra
en aquella disposición descripta por Shakespeare, como la de la marchita
y amarilla hoja, o bien ha sufrido algún percance que abatió de un modo
prematuro sus facultades físicas e intelectuales. Dado que sea
realmente…

Aquí fue interrumpido por un grito extraño de «¡Magdalena! ¡Oh,
Magdalena, Magdalena!» y por todo el coro de Magdalenas en un tono
semejante al que ya conocemos.

Todos nos miramos por un momento, con alguna alarma. Yo en particular,
abandoné rápidamente mi posición, pues la voz parecía provenir
directamente de mi espalda. No tardamos mucho en descubrir la causa: una
gran urraca estaba posada sobre la repisa, en la bóveda de la chimenea,
sumida en un silencio sepulcral que contrastaba singularmente con su
anterior volubilidad. Aquella voz fue la que oímos desde el camino, y
nuestro amigo no era responsable de la descortesía. Nuestro auriga,
Yuba-Bill, que penetraba en aquel momento de regreso de una pesquisa
infructuosa, tuvo que contentarse con la explicación, no sin que el
sentado paralítico se librara de una fiera mirada. Como cumple a todo
buen cochero, había buscado y encontrado, por fin, un cobertizo en donde
acomodar sus caballos, pero regresaba calado, y como de costumbre,
malhumorado.

–Nadie más que éste hay en diez millas a la redonda de la casucha, y al
maldito viejo le consta eso perfectamente.

Pero en seguida se probó que no andábamos equivocados en nuestras
apreciaciones, pues apenas hubo cesado Bill de gruñir, cuando hacia la
entrada oímos un paso rápido y el roce de un vestido empapado en agua;
la puerta se abrió de par en par, y apareció una joven que, mostrándonos
con su sonrisa los destellos de sus blancos dientes, y el centellear de
sus ojos negros, con una carencia absoluta de toda ceremonia y timidez,
entró, cerró la puerta y apoyose jadeante contra ella.

–Yo soy Magdalena para todo cuanto les plazca.

Y aquella era Magdalena. Aquella joven de ojos vivarachos, de turgente
pecho, cuyas faldas, de ordinaria tela azul, no podían ocultar, mojadas
por la lluvia, la belleza de las curvas femeninas a que esculturalmente
se adaptaban. Desde su cabello castaño, cubierto por un sombrero
impermeable de hombre, hasta los diminutos pies y tobillos sepultados en
las cavidades de unos zapatos de colosal tamaño, todo era en ella
gracioso; así apareció Magdalena riéndose de nosotros de la manera más
alegre, franca y bonachona.

–Vean, señores–dijo falta de aliento y apoyando coquetamente su
pequeña mano contra el costado, sin tener en cuenta nuestra confusión,
que no encontraba palabras para expresarse, ni los extraños visajes de
Yuba-Bill, cuyo rostro había caído en una expresión de extemporánea e
imbécil alegría,–vean, como estaba a más de dos millas de distancia
cuando les vi pasar por la carretera, pensé que podían detenerse aquí, y
he venido con la mayor prisa, sabiendo que no había en casa nadie más
que Juan; no extrañen, pues, que haya llegado echando los bofes.

En esto Magdalena, con un arranque malicioso, que esparció sobre
nosotros una lluvia de gotas, quitose el sombrero de hule, se esforzó en
echar hacia atrás su cabello, en cuya operación perdió dos horquillas,
sonriose y pasó al lado de Yuba-Bill, poniendo airosamente las manos
atrás. El juez fue el primero en volver en sí y trató de componer un
requiebro, después de haber torturado en vano su cerebro.

–¿Le molestaré pidiendo a usted aquella horquilla?–dijo gravemente
Magdalena.

El juez alargó displicentemente la mano hacia adelante; la horquilla
perdida fue devuelta a su dueña, y Magdalena, cruzando el cuarto, miró
con interés la cara del tullido. Los solemnes ojos del enfermo miraron
los de la mujer con una expresión verdaderamente desusada. La vida y la
inteligencia parecían luchar para volver a aquella tosca y arrugada
cara. Magdalena volvió otra vez sobre nosotros sus negros ojos y sus
blancos dientes sonriéndose con una elocuencia singular.

–¿Este pobre impedido es?…–preguntó el juez con indecisión.

–Juan–dijo Magdalena.

–¿Su padre acaso?

–No.

–¿Hermano?

–No.

–¿Esposo?

Magdalena, lanzando una mirada rápida y penetrante sobre las dos
pasajeras, de quienes había observado que no participaban de la
admiración general de los hombres respecto a ella, dijo con gravedad no
exenta de soberbia:

–No; es Juan.

Hubo una enojosa pausa. Aproximáronse entre sí las pasajeras, y el
canadiense miró, abstraído, el fuego. En cuanto al hombre alto aparentó
replegar su mirada sobre sí para poderse sostener en aquel aprieto; pero
la risa de Magdalena, que era contagiosa, rompió el silencio.

–¡Ea!–dijo vivamente,–deben ustedes tener apetito, ¿no es verdad?
¿Quieren ayudarme a preparar la merienda?

No faltó quien de muy buena gana se brindase. A los pocos instantes,
Yuba-Bill andaba ya atareado, como Caliban, en llevar trozos de leña
para aquella Miranda; el correo molía café en el mirador; a mí me fue
asignada la delicada tarea de cortar tocino, y el juez ayudó a todos con
sus bienhumoradas y atinadas observaciones. Y cuando Magdalena,
eficazmente ayudada por el juez y por nuestro hibernés, pasajero de
cubierta, puso la mesa con toda la loza disponible, ya habíamos
recobrado todos nuestro buen humor, a pesar de la lluvia que batía las
ventanas, del viento que bajaba a bocanadas por la chimenea, de las dos
señoras que cuchicheaban entre sí, en un rincón, y de la urraca que
desde su ennegrecido vasar subrayaba con satíricos graznidos su
entretenido diálogo. Mediante la luminosa ayuda del fuego que
chisporroteaba ya, pudimos ver un paño de pared empapelado con
periódicos ilustrados, dispuestos con sumo arte y femenina discreción.
El improvisado mueblaje estaba compuesto con envases de velas y cajas de
embalaje, tapadas con calicó de alegre color, o con pieles de geneta.
Una barrica de harina, ingeniosamente transformada, constituía el
sillón del paralítico. En conjunto, puede afirmarse que la limpieza más
exquisita y el más pintoresco gusto reinaban en los escasos detalles de
aquella rústica vivienda.

La merienda fue un triunfo culinario. Pero lo que triunfó en toda la
línea fue nuestra sociabilidad, debido, principalmente, al raro tacto de
Magdalena en llevar la conversación, haciendo por sí todas las preguntas
e imprimiendo en todo una naturalidad que rechazaba cualquier idea de
disimulo, por parte nuestra, de manera que hablamos de nosotros mismos,
de nuestras esperanzas, del viaje, del tiempo, y unos de otros; de todo,
menos del bueno del paralítico y de nuestra amable patrona. En honor a
la verdad, no ocultaré que la conversación de Magdalena no era nunca
elegante, rara vez gramatical y que a veces empleaba expresiones cuyo
uso está por lo general reservado a nuestro sexo; pero las decía con
tales destellos de dientes y ojos, e iban, como de costumbre, seguidas
por una risa tan peculiar de unos labios frescos y retozones, que todo
podía pasar sin grave quebranto de la moral más frágil.

De repente, durante la comida, oímos un ruido como el roce de un cuerpo
pesado contra los muros exteriores de la casa; inmediatamente después se
sintió rascar y olfatear junto a la puerta del salón.

–Es Joaquín–dijo Magdalena en contestación a nuestras interrogadoras
miradas.–¿Desean verle?

Y apenas habíamos tenido tiempo de contestar, cuando abrió la puerta, y
nos dejó ver un lanudo oso a medio crecer que inmediatamente se levantó
sobre sus patas traseras, mientras las manos colgaban en actitud
mendicante, y contempló a Magdalena con una admiración que le daba
cierta semejanza con Yuba-Bill (y éste me perdone).

–Miren, ese es mi perro guardián–dijo Magdalena a modo de
exordio.–¡Oh, pero no muerde!–añadió al ver la justa alarma de las dos
pasajeras, que estaban sentadas en un ángulo,–¿verdad, viejo Tofi?

Esta última pregunta iba dirigida al sagaz Joaquín.

–Voy a decirles una cosa, señores–continuó Magdalena, después que hubo
dado de comer y cerrado la puerta al pequeño plantígrado.–Han tenido la
suerte de que Joaquín no hubiera andado rondando por ahí esta noche.

–¿Dónde estaba?–preguntó el juez.

–Conmigo–contestó Magdalena.–¡Dios me valga! Trota a mi lado, por la
noche, como si fuera un fiel esclavo.

Durante un corto intervalo, guardamos silencio todos y escuchamos el
viento; en nuestra imaginación se pintaba Magdalena en camino a través
de los bosques y de la lluvia, escoltada por su feroz guardián. Me
parece recordar que el juez dijo algo de «Una y de su león»; pero
Magdalena lo recibió como lo hizo con las demás galanterías, con fría
impasibilidad. Creo que se dio cuenta de la admiración que excitaba, por
lo menos la de Yuba-Bill no podía dejar de observarla; pero su misma
franqueza estableció una perfecta igualdad entre todos, cruel y
humillante para los miembros más jóvenes de nuestra compañía.

La escena del oso nada añadió a favor de Magdalena en la opinión de las
personas de su sexo que estaban presentes. Así es que, terminada la
comida, se manifestó una frialdad tal en las dos pasajeras, que las
ramas de pino traídas por Yuba-Bill y echadas como en sacrificio al
hogar, no pudieron contrarrestarla del todo. Magdalena lo sintió, y
declarando de repente que era tiempo de retirarse, se levantó para
acompañar a las señoras a un cuarto vecino en donde tenían el lecho que
se les había destinado.

–Ustedes, señores, tendrán que acampar por ahí fuera, cerca del fuego,
de la mejor manera que puedan–añadió,–pues no hay otra habitación en
la casa.

La chismografía, caro lector, no ha sido jamás, según opinión
generalmente admitida, patrimonio del sexo fuerte, pero, con todo, me
veo obligado a declarar que apenas se hubo cerrado la puerta tras de
Magdalena, cuando nos apiñamos cuchicheando, sonriéndonos y trocando
entre nosotros sospechas, suposiciones y mil hipótesis respecto de
nuestra bonita patrona y su extraño huésped: creo que hasta llegamos a
empujar a aquel imbécil paralítico, que estaba quieto como una esfinge,
sin voz, en medio de nosotros, oyendo con la serena indiferencia del
pasado en sus ojos, nuestra charla inacabable. En lo más vivo y animado
de la discusión, abriose de nuevo la puerta y entró Magdalena.

Sin embargo, no era ya la misma Magdalena que algunas horas antes había
surgido ante nuestra vista. Tenía los ojos bajos y titubeó un momento en
el umbral; llevaba una manta doblada en el brazo y parecía haber dejado
tras sí la franca resolución que horas antes nos había encantado.
Entrando en el cuarto, arrastró un banquillo hasta el sillón del
paralítico; sentose, y dijo echándose la manta sobre las espaldas:

–Señores, si les es igual, como estamos un poco estrechos, me quedaré
aquí esta noche.

Puso en su mano la mano marchita del inválido y volvió la mirada al
fuego que se extinguía lentamente.

Nosotros nos mantuvimos silenciosos, tal vez por el sentimiento
instintivo de que esto no era más que un preliminar de relaciones más
confidenciales, y quizá también por cierta vergüenza de nuestra anterior
curiosidad. La lluvia batía aún sobre el techo: violentas ráfagas de
viento removían las pavesas con momentáneos destellos; en un momento de
sosiego de los elementos, Magdalena levantó de repente la cabeza, y
echándose el cabello a la espalda, volviose hacia nuestro grupo y
exclamó:

–¿Hay alguno entre ustedes que me conozca?

Nadie contestó.

–¡Piénsenlo otra vez! Yo vivía en Marysville, el 53: todos me conocían
por cierto con razón. Yo tuve el Salón Polka, hasta que vine a vivir
aquí con Juan. Como de esto hace seis años, tal vez he cambiado algún
tanto.

Quizá la desconcertó el que no la reconociesen; volviose otra vez hacia
el fuego; transcurrieron algunos momentos en silencio, y continuó:

–Sospeché que alguno de ustedes debía reconocerme; pero, de todas
maneras, no importa; lo que yo iba a decir es que este Juan–y al
nombrarlo tomó su mano entre las de ella–me conocía si ustedes no me
conocen, y gastó mucho dinero en mi compañía. Calculo que gastó cuanto
poseía. Un día, por este invierno hará seis años, Juan vino a mi cuarto
interior, se sentó en mi sofá, como lo ven ahora en aquel sillón, y
luego ya jamás volvió a moverse por sí mismo, herido como por un rayo y
sin darse cuenta de lo que le ocurría. Los médicos dijeron que la causa
era su mal modo de vivir, pues Juan fue siempre algo libertino y
calavera, que no curaría, y que, de todas maneras, jamás volvería a ser
lo que antes. Se me aconsejó que lo mandase a Frisco[2] al hospital,
puesto que ya no servía para nada, y que toda la vida sería una
criatura; pero yo, quizá porque había algo en la mirada de Juan, o tal
vez porque nunca había tenido una criatura, me opuse a ello tenazmente.
Yo era rica en aquella ocasión. Mi popularidad era inmensa; hasta
caballeros, tales como usted, señor, iban a mi casa; vendí mi comercio y
compré esto que está, como quien dice, en un rincón de mundo.
¿Comprenden?

Una intuición poética singular hizo que mientras hablaba cambiase poco a
poco de posición, de manera que las mudas ruinas del enfermo se
interpusieran entre ella y sus oyentes. Oculta en la sombra, ofrecíalas
como una tácita apología de sus acciones. Aquella figura de expresión
enigmática y silenciosa, hablaba aún en favor de ella; anonadada y
herida por el rayo divino, extendía aún en torno de ella su invisible
brazo. Desde la oscuridad, pero estrechando todavía su mano, continuó:

–Transcurrió mucho tiempo antes de que pudiese acostumbrarme a las
cosas de por aquí, pues estaba habituada a la sociedad y a sus gustos y
comodidades. Busqué una mujer que pudiera auxiliarme, pero fue en vano,
y por otra parte no osaba fiarme de un hombre. Ahora, con los indios de
los alrededores que me ayudan de vez en cuando, y con lo que me mandan
de North Fork, Juan y yo vamos pasando. De tarde en tarde, en tiempo, el
médico subía de Sacramento: preguntaba por la criatura de Magdalena,
como llama a Juan, y cuando se marchaba, solía decir: «Magdalena, es
usted un portento: Dios la bendiga», y después de esto, no me parecía la
vida tan triste y desabrida. Pero la última vez que estuvo aquí, al
abrir la puerta para marcharse, dijo:

–Soy de opinión, Magdalena, que su criatura acabará por hacerse hombre
y dará honra a su madre. ¡Pero no aquí, Magdalena, no aquí!

Y se me figuró que se iba triste y… y… y…

Al llegar aquí, la voz de Magdalena y su cabeza parecieron perderse por
completo en la oscuridad.

–La gente de los alrededores es muy buena–dijo Magdalena después de
una pausa, saliendo de la penumbra.–Los hombres de la bifurcación del
río dieron vueltas por aquí, hasta que comprendieron que no me hacían
maldita la falta, y las mujeres ¡son tan bondadosas!… no han venido
una sola vez. Estuve muy sola hasta que recogí a Joaquín en los bosques
cercanos, cuando no era más alto que un gato, y le enseñé a pedir la
comida; pero ahora tengo, además, a Poli, ésta es la urraca, sabe
infinidad de juegos, y por las noches me acompaña con su charla, de
manera que se me figura que no soy el único bicho viviente que aquí se
cobija. Y este Juan–dijo Magdalena con su risa de antes y saliendo del
todo a la claridad del fuego,–este Juan, señores, les maravillaría de
ver cuánto sabe; a veces, le leo todas aquellas cosas de la pared, y a
menudo le traigo flores y las contempla con tanta naturalidad como si
leyera algo en su interior. ¡Bendito sea Dios!–dijo Magdalena con su
franca risa,–todo aquel lado de la casa le he leído este invierno. ¡Si
supiesen lo que le entusiasma a Juan la lectura!

–¿Por qué–preguntó el juez–no se casa con la persona a quien ha
consagrado toda su juventud?

–Comprenderá usted, amigo–dijo Magdalena,–que esto sería jugarle una
mala partida a Juan, abusar de su desamparo, además que, en siendo ambos
marido y mujer, sabría yo que estoy obligada a hacer lo que ahora hago
de mi propio sentir y arbitrio.

A lo que replicó el juez, después de haberlo madurado plenamente:

–Sin embargo, todavía es usted joven y tiene atractivos.

–Se hace ya tarde–dijo gravemente Magdalena,–y deberíamos dormir ya
todos. Señores, buenas noches.

Y arrebujando su cuerpo con la manta, Magdalena se tendió al lado del
sillón de Juan, con la cabeza apoyada contra el taburete donde éste
descansaba los pies y no habló más ya. El fuego se fue extinguiendo
lentamente en el hogar. Todos echamos mano a nuestras mantas en
silencio, y pronto no se oyó otro ruido que el gotear de la lluvia sobre
el techo y la fatigosa respiración de los que uno tras otro se iban
durmiendo.

Despuntaba casi el día, cuando desperté de un sueño agitado. La pertinaz
lluvia había cesado, las estrellas centelleaban, y a través de la
ventana sin postigos, la luna llena, alzándose por encima de los
fúnebres pinos, penetraba en el cuarto, bañando con sus rayos de plata
la solitaria figura del sillón. Pareciome que la onda de luz
deslumbradora inundaba en regenerador bautismo la humilde cabeza de la
mujer cuyos cabellos, como en la bella y dulce leyenda del Evangelio,
besaba los pies del que amaba: hasta prestó una bondadosa poesía al
irregular perfil de Yuba-Bill que con abiertos y pacientes ojos velaba
en guardia, medio recostado entre este grupo y los viajeros. Esta
impresión de encanto artístico meció mi espíritu suavemente,
contribuyendo quizá a que conciliara de nuevo el sueño, del que no
desperté sino entrado el día al grito de ¡al coche! que, de pie e
inclinado sobre mí, lanzaba nuestro buen cochero.

El café nos esperaba sobre la mesa, pero Magdalena había desaparecido.
Dimos vuelta a toda la casa y aún nos detuvimos mucho tiempo después de
enganchados los caballos; pero no volvió; no cabía duda que, evitando
una despedida formal, nos dejaba partir como habíamos venido.

Instaladas en la diligencia las señoras, volvimos a la casa y
estrechamos, silenciosos y con solemne gravedad, la mano del paralítico
Juan, reponiéndole en su asiento después de cada apretón de manos.
Echamos una última mirada en torno del cuarto, y sobre el taburete donde
Magdalena se había sentado, después de lo cual nos dirigimos al camino
para ocupar con lentitud nuestros asientos en la diligencia que nos
aguardaba.

El látigo chasqueó y nos pusimos en marcha, pero cuando llegamos al
camino real, la diestra mano de Yuba-Bill hizo que los seis caballos
cayeran sobre sus patas traseras y la diligencia se paró bruscamente:
allí, en una pequeña eminencia junto al camino, estaba Magdalena,
flotante el cabello, centelleantes los ojos, ondeando el pañuelo y
entreabiertos sus labios por un último adiós. Nosotros, en contestación,
agitamos nuestros sombreros, las señoras no pudieron contener una última
mirada de curiosidad, y entonces Yuba-Bill, como si temiese una nueva
fascinación, azuzó locamente sus caballos, dando el coche tan terrible
sacudida que caímos todos sobre las banquetas.

Durante el trayecto hasta el North Fork, no cambiamos una sola palabra;
la diligencia paró en el Hotel de la Paz. El juez, tomando la delantera,
nos acompañó hasta la sala común y ocupamos gravemente nuestros puestos
junto a la mesa.

–¿Están llenas sus copas, señores?–dijo solemnemente el juez
quitándose su blanco sombrero.

–Sí, señor.

–Entonces, a la salud de Magdalena. Que Dios la bendiga.

Y todos apuramos de un sorbo su contenido.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s