Tesoros Digitales : A pie, a caballo, con dos o cuatro ruedas… ¡Correr!

Destacado

Etiquetas

Charles Barennes – Vélocipède de la Compagnie Parisienne (1869)

Con ¡Preparados, listos,… ya!, Tesoros Digitales les invita a un ambicioso programa de puesta en forma deportivo-literaria. Desde los tiempos más antiguos hasta las primeras décadas del siglo XX, repasaremos la historia de la literatura deportiva a través de ensayos, poesías y, sobre todo, cuentos y novelas sobre las disciplinas más variadas, como, por ejemplo, el atletismo, el patinaje, la natación, el boxeo o, por supuesto, el ciclismo.

Capacidad adquirida por los Australopitecos hace unos cuantos millones de años, perfeccionada por el Homo para mejorar su rendimiento en la caza, la carrera a pie se convirtió en disciplina deportiva y competitiva en las fiestas religiosas de la Antigüedad. Desde entonces, el hombre no ha parado de inventar maneras de correr siempre más rápido, tanto para sus desplazamientos cotidianos como para competir con sus congéneres. Si las carreras de caballo y de carros arrastrados por animales han sido durante siglos las competiciones más comunes, el siglo XIX vio aparecer dos vehículos nuevos que revolucionaron tanto el transporte como el deporte: la bicicleta y el automóvil. Las visión literaria de estas carreras de todo tipo constituyen el objetivo de este este nuevo capítulo de Tesoros Digitales: A pie, a caballo, con dos o cuatro ruedas… ¡correr! 

Como siempre en Tesoros Digitales, les ofreceremos una amplia selección de obras que podrán descargar libre, legal y gratuitamente o leer en línea.

Los textos de Tesoros Digitales: ARANAZ, Manuel – El «cojo», campeón

Destacado

Etiquetas

La gesta del Tour de Francia está compuesta de figuras entrañables de campeones, pero hay uno muy especial cuya aventura llegó a ser novelada. Vicente Blanco Echevarría (1884-1957) fue el segundo español en participar en la vuelta gala. A pesar de tener dos muñones en lugar de dos pies (consecuencias de dos accidentes laborales), este bilbaíno apodado El Cojo se aficionó al ciclismo, montado en una bicicleta encontrada en la chatarra. Profesional entre 1909 y 1913, ganó los Campeonatos de España de ciclismo en ruta de 1908 y 1909 antes de empeñarse en correr en el Tour de Francia en 1910. Esperado con expectativas, viajó de Bilbao a París pedaleando y llegó pocos días antes de la salida de la carrera, completamente agotado. No obstante, se presentó a la prueba el día de la salida y empezó a correr. Pero no llegó a acabar la primera etapa. Bueno, él siempre dijo que sí que la acabó, pero no en el tiempo reglamentario… Los inicios como ciclista de aquel corredor cojo constituyen el objeto de una novela biográfica corta titulada El cojo «campeón» publicada en la colección El Cuento semanal en enero de 1911. Su autor, Manuel Aranaz Castellanos (1875-1925), nació en Cuba pero vivió casi siempre en Bilbao. Destacó como autor de novelas costumbristas vascas y sainetes. Gan aficionado a los deportes, presidió la Federación Atlética Vizcaína por la que corría Blanco.

Les ofrecemos este texto mítico de la literatura ciclista, disponible por primera vez en formato numérico. Lo podrán leer en nuestra sección Los textos de Tesoros Digitales, o descargarlo en formato PDF o ePUB.