Dejar de lado el rigor científico para abrir paso a la fantasía: un nuevo capítulo de Tesoros Digitales

Destacado

Etiquetas

Léon-Maxime Faivre – Deux Mères (1888)

Léon-Maxime Faivre – Deux Mères (1888)

Séptima entrega de nuestra gran saga prehistórica y literaria Rulaman, Vamireh, Odjigh, Poh-Hlaik, Oo-oo: miradas literarias sobre la humanidad (y la fauna!) primitiva, Dejar de lado el rigor científico para abrir paso a la fantasía les ofrece una amplía selección de novelas de fantasía ambientadas en la Prehistoria y publicadas desde mediados del siglo XIX hasta 1950. Como siempre, disfrutaremos del Dominio Público con las abundantes ilustraciones y una profusión de enlaces que permiten el acceso en línea a las obras presentadas.

Cuando el rigor científico o la reflexión filosófica ya no son el principal centro de interés del novelista, nos adentramos en un terreno en el que se puede dar libre curso a la imaginación y a la fantasía. La confrontación de unos hombres primitivos, cuya principal arma es su fuerza o su inteligencia, con una naturaleza exuberante y su fauna fantástica, o con sus propios congéneres, constituye un argumento novelístico imparable que hace las delicias de los lectores desde hace casi dos siglos…

Anuncios

De las pinturas rupestres al humor gráfico: un nuevo capítulo de Tesoros Digitales

Destacado

Etiquetas

Pouf – Iroh, l’enfant des cavernes (1933)

Sexta entrega de nuestra gran saga prehistórica y literaria Rulaman, Vamireh, Odjigh, Poh-Hlaik, Oo-oo: miradas literarias sobre la humanidad (y la fauna!) primitiva, De las pinturas rupestres al humor gráfico: una explosión de viñetas ofrecerá a nuestros lectores un exhaustivo catálogo de las historietas y los chistes humorísticos que se publicaron entre 1890 y 1950. Como siempre, disfrutaremos del Dominio Público con las abundantes ilustraciones y una profusión de enlaces que permiten el acceso en línea a las obras presentadas.

Hemos podido observar, en los capítulos anteriores de este trabajo, que la ilustración ocupa un papel preponderante en la edición de ensayos y novelas sobre la Prehistoria. De la misma manera que aquellos poetas franceses que no sabían cómo describir en lenguaje poético los animales antediluvianos, podemos intuir que las ilustraciones constituyeron un auxiliar imprescindible para aprehender e imaginar una época totalmente desconocida y sobre la cual únicamente se conservaba unos enigmáticos vestigios.

Pero cuando un género tan novedoso como el cómic se cruza con sus orígenes más antiguos – recordemos que las pinturas rupestres del Paleolítico fueron las primeras narraciones gráficas imaginadas por el hombre -, el resultado no puede ser otro que una explosión de viñetas y bocadillos en los que dinosaurios y hombres de las cavernas comparten un protagonismo lleno de humor y de fantasía. Si el auge del cómic «prehistórico» se dio en la segunda mitad del siglo XX con el éxito planetario de personajes como Rahan o los Picapiedra, hay que remontarse a más de medio siglo para descubrir los pioneros del cómic y del humor gráfico ambientado en la Prehistoria.