Ayer se inició la colocación de la cerámica.

La fachada de la nueva biblioteca de Vila-real, que se comenzó a ejecutar ayer, contará con 2.000 m2 de canutillos de cerámica, especialmente diseñados y creados por las empresas locales Butech y Ceranco, del Grupo Porcelanosa, para el edificio municipal, cuyo recinto interior también contará con 3.000 m2 de pavimentación cubiertos con este producto. Esta particularidad demuestra, según fuentes municipales, el compromiso del Ayuntamiento vila-realense con el sector cerámico y las firmas locales que se dedican al azulejo. Y destacan, además, que la plaza situada junto a la biblioteca contará también con otros 4.000 m2 de cerámica.

Noticia completa (Mediterráneo).

Foto extraída del mismo artículo.