Una vinñetas de « Maus », de Art Spiegelman

« Los americanos desembarcan en Angulema », titulaba su portada del pasado viernes Le Monde des Livres. Y no erraba en su apuesta el suplemento literario del diario vespertino parisino, puesto que nada menos que diez estadounidenses habían sido seleccionados en la sección oficial del Festival International de la Bande Dessinée para competir por la preciada Fauve d’Or al mejor álbum de la temporada. La capital europea de la historieta olía a América por los cuatro costados en los días previos a la celebración del certamen. Y la mayoría de la crítica y los profesionales del sector daban por hecho que, en esta 38º edición, uno de los premios gordos caería del otro lado del Atlántico. Dicho esto, el jurado presidido por el genial Baru ha confirmado, en cierto modo, las expectativas de muchos, al tiempo que ha jugado la baza del despiste. ¿ Un estadounidense ganador ? Por supuesto. Pero no de la Fauve d’Or, sino del prestigioso Grand Prix, galardón a toda una trayectoria que equivale al Nobel del cómic, introduce al premiado en el Olimpo de los más grandes historietistas y le obliga a ponerse al frente del tribunal que otorgará los premios el año que viene. « And the winner is… Art Spiegelman ! »

Noticia completa (El Mundo).