Los libros de Marcial Lafuente Estefanía conocen un gran éxito en Guinea Ecuatorial

Guinea Ecuatorial es un pequeño país del África Central en que el español es la lengua oficial, aunque muy pocos de sus habitantes tienen el español como lengua materna (habitualmente se comunican en lenguas bantúes, como el fang, el ndowé, el bisió o el bubi, o en lenguas criollas como el annobonés o el pidgin english). Por desgracia, en este microestado, con menos de un millón de habitantes, no son muchos los que suelen leer, ni en español ni en ninguna otra lengua, porque no hay ninguna librería y porque incluso en muchas escuelas no cuentan con libros de texto. En este país se pueden comprar los mejores whiskys, televisores de pantalla plana, vehículos todo terreno modernísimos y champán francés, pero es imposible adquirir una novela de García Márquez o alguna obra del último premio Nobel. Los pocos guineanos que conservan el hábito de lectura lo hacen gracias a las novelas del Oeste de Marcial Lafuente Estefanía : esos pequeños libritos de unas cien páginas, en papel barato, que hace años solían encontrarse en todos los quioscos de estaciones de ferrocarril y que últimamente se acumulan en las paradas de libros viejos de algunos mercados de España. Pero en Guinea no hay quioscos y en los mercados nadie vende libros viejos. Es una incógnita cómo llegan los libritos del Oeste a este país africano. Pero lo cierto es que hay una pequeña cantidad de ellos en circulación y que pasan de mano en mano a ritmo frenético.

Noticia completa (Qué leer).

Anuncios