Etiquetas

Larry Niven, Jerry Pournelle - The Mote in God's eye

Larry Niven, Jerry Pournelle – The Mote in God’s eye

Decían en la Biblia que uno no debe juzgar los defectos ajenos sin antes juzgar los propios. Muy razonable, pero ¿ por qué no mirar La paja en el ojo de Dios y buscar también los defectos de la Creación ? Empezaba como una novela de aventuras espaciales presumiblemente anodinas, o, como mínimo, de lo más convencionales, y en esencia eso es lo que es, pero escondía una considerable sorpresa : terminaba presentando algunas de las hipótesis más perturbadoras de la ciencia-ficción clásica. Desde los tiempos de H.G. Wells, el posible contacto con civilizaciones alienígenas dañinas había sido tratado de mil maneras distintas por numerosos relatos, pero habitualmente subyacía una idea de base : cuando una civilización es peligrosa para otra, lo es debido a sus malas intenciones o sencillamente a su excesiva superioridad tecnológica. El conflicto, ya fuese bélico o puramente accidental, era generalmente la consecuencia de uno de estos dos escenarios. Como resulta fácil deducir, estos encontronazos literarios entre dos civilizaciones galácticas eran realmente la extrapolación de experiencias vividas por la especie humana y no resultaba difícil establecer paralelismos entre esas guerras alienígenas con las guerras que hemos protagonizado unos humanos contra otros a lo largo de la Historia. O en otros casos, se trataba de una mera extrapolación de procesos como la selección natural, la depredación, etc., de los que también los humanos hemos sido protagonistas y observadores. Cuando Larry Niven y Jerry Pournelle unieron sus esfuerzos para escribir La paja en el ojo de Dios, el primero de varios relatos que escribirían a medias, ambos se habían hecho ya un nombre en el mundillo de la ciencia-ficción. Larry Niven había publicado novelas como la mítica y muy entretenida Ringworld, que francamente no era especialmente sólida desde una perspectiva literaria, pero sí constituía un brillantísimo alarde de imaginación en torno a un inmenso mundo artificial en forma de anillo fabricado por una civilización desconocida, los enigmáticos « ingenieros ». Por su parte, Jerry Pournelle se había hecho célebre con A spaceship for the king, relato que combinaba las aventuras típicas de la space opera con la simulación de una historia futura al estilo Isaac Asimov.

Noticia completa (Jot Down).