Etiquetas

,

Károly Ferenczy - Hombre sentado en un tronco (1895)

Károly Ferenczy – Hombre sentado en un tronco (1895)

« A mí me gusta mucho leer, pero no tengo tiempo ». Durante los fríos meses de invierno, y también durante los más templados que los anteceden y suceden, otras actividades más esenciales ocupan nuestros días. Actividades que comprenden, entre otras cosas, correr, correr y correr por los parques y aceras públicas, jugar al pádel de gorra en selectos clubs privados, acudir a clases de yoga e intentar esta vez no quedarse dormido, depilarse cualquier cosa (salvo esas cosas), estudiar filología, economía o ingeniería ; ver películas suecas, checoslovacas, búlgaras (ver películas subtituladas); tocar con la guitarra eléctrica las partes para flauta de las canciones de Jethro Tull, ya sea bien o muy mal ; irse a bucear a L’Estartit o a hacer surf a Mundaka ; entrar en un campo de fútbol para ver fútbol ; acudir a una cata de sake y prestar atención, puede que incluso tomar « notas de cata » ; hacer coladas propias y ajenas, ver porno gratis en páginas web que reproducen ciertas prácticas sexuales que están más cerca del art decó que del sexo guarro, o en otras en las que el adjetivo guarro se queda muy corto, estas son las buenas, las más graciosas, y otras tantas ocupaciones que consumen nuestro tiempo libre y nos definen como seres dotados de alma. Ese tipo de cosas sin las cuales no podemos vivir, que no llegan a gustarnos tanto como sentarnos con un libro entre las manos (y a veces leerlo), pero que son tan ineludibles que no nos dejan dar rienda suelta a nuestra verdadera afición. Y no he tocado el tema de la bicicleta. De verdad, no tengo tiempo. Al llegar las vacaciones de verano por fin podemos relajarnos. Pero, ojo, elegimos lecturas de verano ; ligeras, intrascendentes, divertidas. Que no nos hagan pensar. Me gusta mucho leer, pero no tengo tiempo para eso. Y lleno está el camino de las sombras de libros a medio leer, así que abnegados ascetas velan en alguna parte por todos nosotros consumiendo cada volumen que haya sido escrito por la mano del hombre o inspirado por la voluntad de Dios, y aquí mismo recogemos su mensaje y les recomendamos las lecturas que deben evitar a toda costa, salvo que quieran incorporarlas a los ritos de iniciación de alguna religión que se estén inventando.

Noticia completa (Jot Down).

Ilustración : Wikimedia Commons.