Etiquetas

Una postal de 1910 de Papúa-Nueva Guinea

Una postal de 1910 de Papúa-Nueva Guinea

[…] Se estima que hoy en día aún existen en torno a un centenar de tribus que viven completamente al margen de la modernidad, principalmente en el Amazonas y Nueva Guinea. Según declara la ONU « para estos pueblos el aislamiento no ha sido una opción voluntaria sino una estrategia de supervivencia ». El protocolo que establece para tratarlas consiste pues en procurar dejarlas tranquilas hasta que sean ellas, si lo desean, las que inicien el acercamiento a poblaciones vecinas. ¿ Pero qué ocurre cuando, de una forma u otra, ese contacto se produce ? […] El primer ejemplo de ello lo encontramos en la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, de Bernal Díaz del Castillo. Se trata de uno de los expedicionarios que participó en la Conquista de México, que muchos años después fue capaz de recordar con gran detalle todo lo ocurrido (algunos incluso sostienen que no sería más que un seudónimo del mismísimo Hernán Cortes). En su narración expone la hostilidad que recibían a su paso, las lluvias de flechas y las emboscadas en las que finalmente los indios « conocieron el buen cortar de nuestras espadas, y de las ballestas y escopetas el daño que les hacían ». A veces capturaban a indios, los bautizaban y pasaban a llamarlos con nombres castellanos, aunque un caso inverso que siempre me ha llamado la atención es el que describe de Gonzalo Guerrero, un soldado español capturado por los indígenas y que tras un tiempo esclavizado por ellos logró echar raíces en la sociedad maya hasta el punto de no querer regresar cuando Cortés contactó con él mediante una carta, a la que respondió : « Hermano Aguilar, yo soy casado y tengo tres hijos, y tiénenme por cacique y capitán cuando hay guerras ; íos vos con Dios ; que yo tengo labrada la cara e horadadas las orejas ; ¿ Qué dirán de mí desque me vean esos españoles ir desta manera ? E ya veis estos mis tres hijitos cuán bonicos son ». Hasta tal punto llegó su aculturación que murió combatiendo a sus antiguos compatriotas… al fin y al cabo los conocía bien y no necesitaba especular sobre sus posibles intenciones y la oportunidad o no de lanzar ataques preventivos. Pero al final nada pudo detener la superioridad de las armas europeas y el uso estratégico de las rivalidades entre tribus vecinas.

Noticia completa (Jot Down).

Foto : Wikimedia Commons.