Etiquetas

Juan Marsé

Juan Marsé

Me gustaría empezar este texto con el clásico « quedó con Juan Marsé », pero mentiría. En esta ocasión tampoco cerraré su introducción con « enciendo la grabadora ». El autor barcelonés acaba de reeditar, en la editorial Alfabia, Señoras y señores, una selección de la galería de retratos que publicó en primera instancia en el periódico El País y la revista Por favor. En el volumen el lector encontrará una prosa atenta, satírica y despiadada cuando conviene, que se amplía con las semblanzas de Artur Mas y María Dolores de Cospedal, personajes que complementan una serie donde caben políticos, actores, escritores y otras figuras nacionales e internacionales que configuran un más que interesante mosaico de la segunda mitad del siglo XX. Hablo con Juan por e-mail, después charlamos por teléfono y quedamos, pese a mis insistentes ruegos, en establecer diez preguntas como límite. Acepto y lucho conmigo mismo para que el decálogo quede completo porque en absoluto estoy acostumbrado a mandar las cuestiones por correo. Prefiero el toma y daca, el intercambio que permita abrir huecos como si el diálogo fuera un plácido combate de boxeo, pero el autor de Un día volveré me promete que se esmerara en sus respuestas, y cuando las leo compruebo que ha sido consecuente con su promesa. Aquí las tienen.
– ¿ Qué elementos consideras más importantes a la hora de trazar retratos como los de estas señoras y estos señores ?
– Los retratos se realizan, obviamente, atendiendo a las facciones. La base principal es esa materia tan aleatoria y convencional que llamamos expresión facial. A menudo es una máscara, y en tal caso también hay que saber pillarla. En cualquier caso, el análisis de los rasgos faciales o el examen de una gestualidad determinada deberán desvelar algo más que la apariencia física del personaje.

Noticia completa (Número Cero).

Foto : RTVE.

Anuncios