Etiquetas

Jack Kerouac - Viajero solitario

Jack Kerouac – Viajero solitario

Un principio, norte o estrella-guía mantuvo a Kerouac entre el nomadismo y la literatura hasta el fin de sus días. Su obra y su leyenda de escritor vagabundo se construyeron a partir de las notas que siempre tomaba en sus viajes y que luego tipeaba, muchas veces en casa de su madre, donde solía regresar para contar lo vivido. De esas notas salieron sus novelas, sus poemas y también los artículos que empezó a publicar a fines de los cincuenta, cuando ya era más conocido, y revistas como Playboy, Esquire y Holiday llegaron a pagarle hasta dos mil dólares por colaboración. Viajero solitario es una recopilación de varios de esos textos sueltos, seguramente reescritos y con algún título cambiado, y de otras notas inéditas. El resultado es uno de los mejores libros de Kerouac, entre Los subterráneos y En el camino. Con cierto valor agregado : este es un libro-rizoma, que permite entrar y salir desde diversos puntos y donde la velocidad de fuga se intensifica y dispara las conexiones hacia múltiples destinos. Escenas de la noche beat de Nueva York dentro de un baño de hombres. La población flotante de Time Square, desde Ginsberg, Corso y Coltrane hasta los linyeras roñosos que toman la sopa sin hablar con nadie. Revelaciones en la montaña después de ver excrementos de oso y de sesenta y tres crepúsculos en una cabaña de guardabosques de verano, esa cocina de donde saldría más tarde Los vagabundos del Dharma. Viajes en tren, a dedo y a pie por Francia y hacia Tánger en un carguero yugoeslavo desde el puerto de Brooklyn. Una sangrienta corrida de toros en México. Historias de vagabundos, fogoneros y guardafrenos del ferrocarril en California, personajes de otros tiempos en los que era posible enviar por correo un revólver oculto dentro de un libro que había sido cortado, ahuecado y envuelto herméticamente en papel madera.

Noticia completa (Los Inrocks).

Anuncios