Etiquetas

Patrick Prugne y Tiburce Oger - Canoe Bay

Patrick Prugne y Tiburce Oger – Canoe Bay

A veces creo que el cómic español se está volviendo demasiado adulto, trascendente y social (algo muy necesario pero que no tiene que ser exclusivo), por eso celebro la aparición de Canoe Bay (Ponent Mon), de los franceses, Patrick Prugne (Frenchmen) y Tiburce Oger, un excepcional cómic de aventuras inspirado en los grandes clásicos de Julio Verne, Mark Twain, Robert L. Stevenson, Karl May, Fenimore Cooper… Y que podríamos describir como una mezcla de El último Mohicano y La isla del tesoro (como puede comprobarse en su portada en la que unos indios se acercan cautelosamente con su piragua a un galeón pirata). Un cómic excepcional con piratas, indios, tesoros y, sobre todo, aventura en estado puro. Y con unos dibujos alucinantes. Algunas de las acuarelas de Prugne son para enmarcarlas directamente en la pared. La mezcla de piratas e indios, que tan buenos resultados ha dado en clásicos de la literatura como Peter Pan, es uno de los principales atractivos de esta historia, en la que viajamos por escenarios tan variopintos como Plymouth (Inglaterra) y las colonias de Nueva Francia y Nueva Inglaterra. Prugne y Oger, autores de otro cómic imprescindible, La posada del fin del mundo (Norma Editorial) nos cuentan la historia de un huérfano acadiano, Jack, uno de los miles de damnificados por el « gran desplazamiento » (un lamentable episodio de la historia americana en el que los británicos, tras vencer a los franceses, deportaron a los habitantes de Acadia a sus colonias de la costa atlántica). El joven (que sería el trasunto del Jim Hawkins de La isla del tesoro) se ve obligado a trabajar como grumete en la marina mercante británica a bordo de un barco, el virginia, con una tripulación formada por antiguos convictos y encabezada por John Place (Lucky Roberts) (un marinero a imagen y semejanza de John Silver, aunque sin parche ni pata de palo).

Noticia completa (RTVE).

Anuncios