Etiquetas

Stanislaw Lem - Máscara

Stanislaw Lem – Máscara

Imaginen ustedes que, por fin, tiene lugar el acontecimiento más importante de la Humanidad y que, ¡ por fin !, el hombre entra en contacto con seres de otro planeta. La cultura popular, en películas, libros y videojuegos, suele representar este encuentro de una manera épica y romántica, con seres similares a nosotros o al menos asimilables para nuestra limitada sesera, que vienen a salvarnos de un destino de ignorancia o a condenarnos a la extinción. Pero también cabría la posibilidad de que, sencillamente, no fuéramos capaces de comunicarnos con ellos porque no tuvieran boca, quizá ni siquiera tuvieran un cuerpo tal y como entendemos lo que debe ser « un cuerpo », y entonces todo sería muy poco épico y bastante frustrante. El escritor polaco Stanislaw Lem (1921-2006) dedicó una parte importante de su obra a especular sobre estas fallidas posibilidades, especialmente a idear escenarios en que el hombre no tiene capacidad para entender lo que tiene delante. En Solaris (1961), su novela más conocida, esta entidad extraterrestre era ni más ni menos que un océano, lo que ya imaginarán que, para nosotros, supondría un obstáculo similar a intentar entablar una conversación con una montaña. En El invencible (1964), otra de sus mejores novelas, un grupo de especialistas se enfrenta una inteligencia artificial que ha evolucionado como una suerte de enjambre de insectos mecánicos. ¿ Hola ? ¿ Hay alguien en casa ? Y este tema también es una parte importante de Máscara, una recopilación de relatos inéditos en castellano que acaba publicar Impedimenta, una editorial ya especializada en alegrar a los lectores del polaco cada cierto tiempo sacando del olvido la parte menos conocida de su obra. Por terminar de profundizar en el tema, y antes de entrar en cuestiones más generales del libro : Máscara se abre precisamente con un relato magistral y terrorífico por momentos, titulado La rata en el laberinto, cuyo protagonista se plantea estas mismas cuestiones y, entre otras, baraja dos opciones en el caso de que fuéramos visitados por extraterrestres. Escuchen, porque ambas tienen su miga.

Noticia completa (El Confidencial).

Anuncios