Etiquetas

Ana Maria Machado

Ana María Machado

Es la segunda mujer y escritora, después de Nélida Piñón, y la primera representante de la literatura infantil que preside desde hace una década la Academia Brasileña de las Letras, fundada por el genio de Machado de Asís en 1897. A sus 72 años, Ana María Machado es un monumento literario nacional (posee el premio Hans Christian Andersen, equivalente infantil del Nobel) y ha publicado más de cien libros, aunque también ejerció como periodista durante su exilio tras la dictadura, por lo que recibe el nacimiento de El País en portugués como una buena noticia. « Nos revelará que estamos más próximos de lo que pensamos », asegura. Entrar para la cita en el austero edificio de la Academia es como pisar la representación cultural y literaria de un país que se siente un imperio. « Somos la mitad de América Latina », responderá Machado a la pregunta de si los brasileños deberían aprender español o el resto de los latinoamericanos, portugués. En el interior del edificio, se mueven los académicos, llamados los « inmortales » porque su cargo es vitalicio, con la conciencia de ser alguien y con una elegancia y amabilidad que llega a extrañar a un europeo. El galanteo es de alta diplomacia. Al periodista, le espera un funcionario que le acompaña como por los claustros silenciosos de un monasterio, indicando con gesto de autoridad que el huésped no puede perder tiempo en trámites identificativos. Va repitiendo : « Le espera la presidenta ». Así, hasta llegar al elegante asesor de prensa, Antonio Carlos Athayde, que fue agregado cultural en la Embajada de Brasil en Buenos Aires y mantiene un ligero acento porteño en su español perfecto. Cuando llega Ana María Machado, arrastrando su figura elegante, saluda con dos besos y me recuerda que antes recibirá a un académico porque nuestra cita era a las 15,30 y faltan 20 minutos. Al oído, Athayde me susurra : « La puntualidad es sagrada para ella ». A pesar de su biografía cultural y académica, con varios doctorados, la autora de Alice e Ulisses fue detenida y presa durante la dictadura en 1969. Se instaló en Reino Unido y Francia durante el régimen militar y volvió a Brasil en 1972, donde fundó siete años después la primera librería dedicada a la literatura infantil, llamada Malasartes.

Noticia completa (El País).

Foto : Wikimedia Commons.

Anuncios