Etiquetas

Encuentro entre los poetas Luis García Montero y Antonio Lucas, en la sala Mirador

Encuentro entre los poetas Luis García Montero y Antonio Lucas, en la sala Mirador

Con ese andar humilde que le caracteriza, Luis García Montero entró hace unos días despacio al escenario de la Sala Mirador, evitando con la mirada los aplausos que le recibían en una sala abarrotada. Con delicadeza se sentó ante una pequeña mesa tan solo ocupada por una botella de agua y unos cuantos libros y papeles. El poeta granadino sabía que esta lectura tenía algo de especial, no estaba en un ateneo, ni en un bar, ni en un centro cultural. Se encontraba en el centro de una caja negra, de un teatro, y así empezó, uniendo espacio y momento histórico, con su poema La Farsa : « Son malos tiempos para la justicia. / Vengan a ver la farsa, / el decorado roto, la peluca mal puesta, / palabras de cartón y pantomima […] ». Con tan solo su voz, el gesto y una iluminación general, García Montero desgranó en poco más de una hora toda una concepción de la poesía como recodo donde aunar lo íntimo, lo político, la crítica y la esperanza. Leyó poemas antiguos, poemas de su último libro y del que se encuentra escribiendo ahora, citó a Marx, a Rimbaud, habló de su amistad con Alberti y su piso de la Calle Princesa ; y se retorció con un público callado, atento y entregado, ante la situación política del momento. Pero García Montero a parte de invitado es algo más en este ciclo organizado por la Sala Mirador El poeta lee al poeta por el que ya han pasado Benjamín Prado, Joaquín Sabina y Javier Gallego. « La poesía es una pieza clave que nos acompaña durante toda la vida, en nuestra intimidad », explica Juan Diego Botto, programador del ciclo y de la Sala Mirador. « Pero la poesía es también vital para los movimientos sociales, qué sería de ellos sin Vallejo, sin Lorca, sin Machado, sin Miguel Hernández. El espíritu de la programación de la sala quiere recoger las cosas que están pasando a pie de calle, todo el magma que se ha generado con los profundos cambios que estamos sufriendo y con la crisis. Y creímos que la poesía tenía que formar, lógicamente, parte de eso. Pero no queríamos hacer recitales, sino que los propios poetas nos acercasen a ella y ver qué pasaba con esa propuesta en un espacio teatral. Empezamos el ciclo con gente más conocida con Prado, Sabina o el propio García Montero, pero para el 2004 queremos traer a gente más joven. De ahí que le hayamos pedido ayuda a Luis García Montero, que siempre está atento y conoce muy bien a quienes están llegando », explica Botto.

Noticia completa (El País).

Foto extraída del mismo artículo.
Encuentro entre los poetas Luis García Montero y Antonio Lucas, en la sala Mirador

Anuncios