Etiquetas

Joann Sfar - Vampir

Joann Sfar – Vampir

Con la misma delicadeza y elegancia a la que nos tiene acostumbrados, el sello Fulgencio Pimentel se ha decidido a ampliar su nómina de grades autores del cómic con Joann Sfar (Niza, 1971). Lo hace con una brillante edición (en todos los sentidos, empezando por el rotundo amarillo de su portada) de Vampir, un clásico del dibujante francés, uno de los más reconocidos, prolíficos y eruditos del cómic europeo. A caballo entre la fábula, el amor y el humor, el libro narra la peripecia de Fernand, un vampiro que sufre mal de amores, que liga por ligar, que lee a Proust (no le queda otra, ha prestado todos los libros y no se los han devuelto), que muerde con un solo colmillo, que va a la piscina para mejorar sus problemas de espalda, que se desahoga con su gato y que comparte un personalísimo universo con todo tipo de monstruos y, sobre todo, monstruas. Es tierno, es dulce, a veces nihilista, un poco cascarrabias y un poco perdedor. De fondo, la historia encierra claves de la vida del propio autor y, al cabo, de la de muchos de nosotros, que nos veremos reflejados en la infructuosa búsqueda del amor en la que se esmera Fernand, así como en sus fracasos en aquello que se espera de él y en su cotidianidad. Hay más, el lector sabrá apreciar las numerosas fuentes de las que bebe Sfar, más cercano a artes como la pintura que a sus propios colegas en lo que respecta al dibujo (la notable edición da buena cuenta de su maestría en el uso del color, como también demostró en su libro dedicado a Chagall), y muy literario en lo que concierne a las referencias de su guión, trazado, en cambio, con pasmosa frescura.

Noticia completa (El Cultural).

Anuncios