Etiquetas

Edmund Crispin - El Canto del cisne

Edmund Crispin – El Canto del cisne

Pocos detectives hay en la historia de la literatura tan originales como Gervase Fen. Un profesor de la Universidad de Oxford aficionado a la investigación criminal que, inmiscuido de extrañas formas en los casos más estrambóticos, se enfrenta a todos ellos con surrealista sagacidad. Una serie obra de Edmund Crispin, pseudónimo tras el cual se esconde Robert Bruce Montgomery (Inglaterra, 1921-1978), quién también era (al igual que su personaje) profesor de lenguas en la Oxford University y crítico literario. De las nueve novelas publicadas con este personaje hemos comentado ya la primera publicada en España, La juguetería errante (1946; Impedimenta, 2011), y hoy lo hacemos con la segunda : El canto del cisne (1947 ; Impedimenta, 2012). Inmediatamente posterior a La juguetería errante guarda con ella una relación directa, transmitida a partir de las numerosas referencias que a ella se hace en el texto de El canto del cisne. Sin embargo, estamos ante dos textos elaborados a partir concepciones muy distintas, siendo bastante notables las diferencias que el lector puede percibir entre la primera novela y la segunda. La diferencia más llamativa entre ambas reside en el tipo de humor. La juguetería errante apuesta por un humor visual, donde la imaginación nos transporta a escenografías características de la televisión : por su ritmo acelerado y la importancia del equilibrio colectivo entre todos los personajes. En cambio, El canto del cisne apuesta por un humor lingüístico rendido al diálogo chispeante y a la réplica ingeniosa, donde los personajes individuales adquieren una importancia mayor. Eso sí, Gervase Fen conserva intacto su espíritu gamberro y juguetón, forzando los diálogos al máximo de su realismo, e introduciendo elementos visuales que lo hacen irreverentemente encantador, como cuando juega con el maquillaje en los camerinos pintándose y despintándose un bigotazo de la cara.

Noticia completa (FantasyMundo).

Anuncios