Etiquetas

,

B. Jack Copeland - Alan Turing,

B. Jack Copeland – Alan Turing, el pionero de la era de la información

Esta biografía reivindica la labor científica de Alan Turing (1912-1954) como artífice de un conjunto de innovaciones que han cambiado nuestra vida cotidiana o la transformará en un futuro muy próximo. Es decir, Turing como el pionero de los ordenadores personales o los robots que nos resultarán familiares en los próximos años gracias a sus fructíferas investigaciones sobre inteligencia artificial. Esta reivindicación está justificada porque muchas de sus ideas y realizaciones se han ensombrecido, tanto por la labor de otros matemáticos e ingenieros, que no negaron nunca la influencia del científico británico, como por los más recientes éxitos de los empresarios Bill Gates y Steve Jobs. En definitiva, cada vez que abrimos nuestro ordenador, hacemos clic y pulsamos, estamos en deuda con Turing. Apoyándose en fotografías e ilustraciones, la biografía explica de una forma sencilla y entretenida cómo nacieron y funcionaban los programas y máquinas inventados por Turing y sus discípulos a ambos lados del Atlántico. El perfil del biografiado se aproxima al manido estereotipo de hombre de ciencia por antonomasia : genial, irreverente, espartano, reservado, solitario, intolerante con la gente pretenciosa, despistado y de aspecto descuidado en su vestimenta, aunque practicaba deporte. Estudió matemáticas en la Universidad de Cambridge y, siendo todavía un alumno de posgrado, realizó su gran aportación en un artículo sobre « los números computables, con una aplicación al Entscheidungsproblem (problema de la decisión) », publicado por la revista de la London Mathematical Society en 1936. En este trabajo puso las bases de lo que luego se llamó « maquina universal » de Turing, considerada como piedra angular de la informática moderna. Por cierto, estas ideas se le ocurrieron en el marco de una investigación abstracta sin ningún objetivo práctico, pero que dieron lugar a numerosas aplicaciones útiles. Es decir, un ejemplo de cómo la investigación académica no se puede enlatar en formatos utilitaristas y cortoplacistas.

Noticia completa (El País).

Anuncios