Etiquetas

James McNeill Whistler - Boceto de John Ross Key (1854)

James McNeill Whistler – Boceto de John Ross Key (1854)

Dentro de la tortura que implica ser dibujante de cómics, hay gente que intenta buscar su hueco en agencias de dibujantes o, incluso, en las mismas editoriales, pero hay que ser muy consciente de lo que se busca, y con quién estamos hablando. No se presenta el mismo tipo de « perfil » de dibujante si acudimos a una revisión de carpetas, que a una entrevista a un determinado editor o si presentamos un proyecto propio. Vamos a movernos, pues, del compromiso menos expuesto al más personal. Lo que más se suele estilar es la llamada « revisión de carpetas » : los agentes acuden, tú presentas tus trabajos, y ellos anotan tus características en función del trabajo que, eventualmente, podrían ofrecerte. La segunda opción es una entrevista en la que busquen nuevos talentos, dibujantes, entintadores o portadistas para un determinado proyecto. En ese caso, habrás de presentar muestras de tu visión de los personajes en los que potencialmente trabajarías. La tercera opción es la presentación de tus propios proyectos, en la que habrás de presentar a tu personaje apropiadamente y presentar una sinopsis de tu historia de manera que quede atractivo para el editor. Una vez presentadas las opciones que normalmente manejamos, vamos a pormenorizar los requisitos de presentación de tu trabajo… Independientemente de para lo que te presentes, tienes que tener en cuenta lo siguiente :
1.- Nunca, JAMÁS, entregues tus originales. Lleva siempre un dossier con tus obras impresas o fotocopiadas para entregar en su lugar. Tendrás que llevarlos igualmente, porque el entrevistador querrá verlos, pero no los entregues.
2.- Incluye, SIEMPRE, un currículo y una hojita en la que estén directamente tus datos de contacto (nombre, dirección, teléfono, correo electrónico, web… Etc) en ese dossier.

Noticia completa (FantasyMundo).

Ilustración : Wikimedia Commons.

Anuncios