Etiquetas

Bodegón de promociones de editoriales

Bodegón de promociones de editoriales

« ¡ Aquí estoy ! », « ¡ Mírame ! », « ¡ Este soy yo ! ». Son las exclamaciones de algunos de los libros a través de su llamativa y/o ingeniosa envoltura o promoción ante los medios de comunicación y libreros. Una de las formas de capturar la atención de los especialistas y destacar en una cascada de más de 80.000 títulos al año. Una ayuda extra de ser recordado, más allá de la calidad del contenido que dicen ofrecer, y así, quién sabe, merecer un artículo o una puesta en escena mejor en la librería. Una estrategia de diez meses que se afina en la campaña de Navidad y Reyes. Sobre todo en estos tiempos de crisis donde las cifras de facturación de 2012 con respecto al año anterior fueron un 10,9% inferiores. Pero con una caída consecutiva en los últimos cinco años que alcanza ya el 28,9%. Llega un paquete a la sección de cultura de este periódico o de otro; o a una revista, blog de cultura o libros o cadena de televisión, por ejemplo. El periodista lo abre y, oh. No contiene solo un ejemplar de la última novela de la autora estadounidense Donna Leon. La editorial Seix Barral ha tenido además la gentileza de enviar una caja, que se despliega simétrica, matemáticamente, para descubrir un huevo de oro, dorado es decir, que está hecho de chocolate y que alude a una cuestión principal de la trama de El huevo de oro. Hay otras sorpresas continuas por parte de las editoriales, tanto para medios de comunicación como para los libreros y que apuntan la linterna hacia ciertos libros. Planeta preparó una tarta nupcial que reproducía la que aparece en la cubierta de Perdona pero quiero casarme contigo del italiano Federico Moccia o para El maestro del Prado de Javier Sierra envió a los medios una caja con el libro, el dossier y el booktrailer que se transformaba en un tríptico de El Jardín de las Delicias de El Bosco. En España, según la Federación de Gremios de Editores de España, se publicaron 79.175 títulos en 2012, cuando la media de lectura, teniendo en cuenta la lectura de tan solo un libro al año, se sitúa en el 63%, por debajo de la europea, que está en el 70%. ¿ Cómo hacer que se distingan sobre los demás ? Una llamada de atención, guiños, objetos promocionales, detalles para que un libro resalte sobre la marea anual, para que capte el ojo del informador o se cree un vínculo con el librero que después recomendará los títulos a sus clientes.

Noticia completa (El País).

Foto extraída del mismo artículo.

Anuncios