Etiquetas

,

Teclado de una máquina de escribir Continental

Teclado de una máquina de escribir Continental

Es un elemento cotidiano que aprendimos a utilizar (unos con más maña que otros) y que se ha convertido en parte de nuestra actividad diaria. Apenas reparamos en él, pero el teclado QWERTY lleva más de un siglo con nosotros : pasó de las máquinas de escribir a los ordenadores y de ahí a los smartphones sin sufrir apenas modificaciones. Más allá de las coincidencias, la disposición de las letras en este teclado parece una decisión caprichosa o, al menos, aleatoria. Llama la atención, por ejemplo, que algunas de las letras más utilizadas en el español, como la A, la S o la D, estén al alcance de la mano izquierda cuando la mayoría de la población es diestra. ¿ De dónde ha salido este diseño ? « El teclado QWERTY nació a finales del siglo XIX y su distribución final fue una evolución fruto de varios objetivos. El primero de ellos era crear un sistema de tecleado que utilizase las dos manos de forma equilibrada », cuenta Xavier Molero, profesor de la Universidad Politécnica de Valencia y responsable del Museo de Informática que acoge la propia universidad. Antes de su desarrollo por parte del editor de periódicos e inventor Christopher Latham Sholes, lo habitual era que las teclas estuviesen situadas por orden alfabético, sin tener en cuenta la frecuencia de uso de cada letra. Sholes estudió ese factor y dispuso el teclado con él en mente, para que la mano derecha y la izquierda interviniesen más o menos alternativamente. Además de equilibrar el uso de ambas manos, había detrás otra intención, relacionada con la tecnología. « Hay que tener en cuenta que lo que se utilizaba entonces eran máquinas de escribir, que funcionaban con un sistema mecánico : al pulsar una tecla, se elevaba el tipo metálico correspondiente, que apretaba la cinta tintada contra el papel y dejaba la letra impresa », explica Molero. Si se pulsaban rápidamente varias teclas próximas se atascaban los tipos, parando y entorpeciendo el trabajo. « Colocando así las teclas se intentaba conseguir un ritmo de tecleado algo más lento pero más constante. » El modelo triunfó porque en definitiva hacía la escritura más ágil. Tras varios años de desarrollo, se implementó con éxito en el mercado de las máquinas de escribir y de ahí pasó a los ordenadores sin muchas variaciones. « La gente aprendía con él y una vez acostumbrados es muy difícil cambiar. »

Noticia completa (El Confidencial).

Foto : Wikimedia Commons.

Anuncios