Etiquetas

Francisco Tárrega

Francisco Tárrega

El siglo XIX español, prolífico en avatares sociales y políticos, asistirá al desarrollo musical de una sociedad volcada casi por entero en el fenómeno de la Ópera italiana y la Zarzuela, que dejará irremediablemente los géneros sinfónico y de cámara en un segundo plano hasta bien entrada la segunda mitad del siglo. Sin embargo, debido al empeño de músicos como Jesús de Monasterio y Juan María Guelbenzu, aparece en el año 1863 la Sociedad de Cuartetos de Madrid que, hasta el año 1894 en que desaparece, dará a conocer las obras de cámara de los principales autores europeos del neoclasicismo y el romanticismo. Igualmente ocurrirá con la Sociedad de Conciertos de Madrid, creada en 1866 por Francisco Asenjo Barbieri, Federico Chueca y Gaztambide, que tendrá la finalidad de dar a conocer el repertorio sinfónico europeo, lo que posibilitará que las sinfonías de Beethoven, las oberturas y marchas de las óperas de Wagner, los poemas sinfónicos de Strauss o las sinfonías de Tchaikowsky, pasen por el escenario del Teatro Circo del príncipe Alfonso con el consiguiente entusiasmo del público madrileño que, según las crónicas, celebró de forma enfervorizada la interpretación de la sexta sinfonía de Beethoven el 10 de Marzo de 1867, teniendo que interpretarse cuatro veces más a lo largo del mismo año. […] A pesar de que todos estos grandes músicos hicieron evolucionar en gran medida el repertorio y la forma de tocar la guitarra, corresponderá a Francisco Tárrega Eixea revolucionar la técnica y la pedagogía del instrumento, dignificándola y ennobleciéndola, lo que propiciará que la guitarra ocupe definitivamente el lugar que le corresponde como instrumento concertista. Francisco de Asís Tárrega Eixea, nace en Vila-real (Castellón) el 21 de Noviembre de 1852. Su padre, Francisco Tárrega Tirado, era conserje y su madre, Antonia Eixea, trabajaba como recadera para un convento de monjas cercano. Un accidente marcó su infancia, al caer a una acequia por descuido de la niñera que le cuidaba, lo que le produjo una infección severa que le afectaría a la visión durante el resto de su vida. Su padre le llevó a Castellón a estudiar música, pensando que podía perder la vista y que la música sería una buena manera de ganarse la vida.

Noticia completa (Mi Ciudad Real).

Foto : Wikimedia Commons.

Anuncios