Etiquetas

Así se fabrica un best-seller

Así se fabrica un best-seller

Algunos lo atribuyen a la disciplina, otros lo vinculan a la capacidad de transformar la realidad en palabras y los puristas siguen decantándose por la formación. Lo cierto es que la fórmula del éxito para escribir un libro con el potencial suficiente para acceder al selecto club del best-seller mundial ha sido siempre un tanto escurridiza y reacia a dejarse guiar por unos patrones establecidos. Sin embargo, un grupo de científicos de la Universidad Stony Brook de Nueva York ha conseguido desarrollar un algoritmo que puede predecir con hasta un 84 por ciento de fiabilidad cuándo una obra literaria acariciará las mieles del éxito convirtiéndose en un auténtico fenómeno comercial. La receta de una aceptación global radica en dos ingredientes básicos ; evitar los clichés y todo lo que resulte manido y huir del excesivo uso de verbos. Para comprobar la validez de esta «fórmula mágica» han analizado con el algoritmo descifrado libros de literatura clásica de diversa índole, desde títulos de ciencia ficción a poesía, recopilados en el archivo del proyecto Gutenberg. Historia de dos ciudades, de Charles Dickens, o El símbolo perdido, de Dan Brown, son sólo algunos de los títulos que se han sometido al experimento. Posteriormente, se han cotejado los resultados arrojados por la fórmula creada con la información histórica sobre el nivel de difusión y acogida de la obra. Sorprendentemente, en el 84% de los casos los datos coincidían. Además de los dos factores citados, los científicos han esbozado otros conceptos que contribuirán a situar el libro en la cima de los más vendidos. El interés, la novedad, el estilo de escritura y cuánto enganche la historia determinarán inexorablemente el futuro de la obra. Respecto al léxico que parece atraer el éxito figura el uso reiterado de conjunciones como « y » y « pero » y también de números y adjetivos. En contraposición, los verbos y adverbios, o palabras que describen acciones y emociones explícitamente como « querido », « tomó » o « prometió » figuran en la lista negra, causando cierto rechazo por parte del lector.

Noticia completa (ABC).

Foto : Wikimedia Commons.

Anuncios