Etiquetas

Cazadores de libros

Cazadores de libros

Son las seis menos cinco de la tarde. Unos veinte bibliófilos van ocupando sus asientos, armados con sus paletas numeradas, y contemplan una vez más en el catálogo ese preciado título por el que han venido a pujar, mientras los envuelve el noble y familiar olor del papel viejo, fruto de la humedad y de la oxidación de la lignina que éste contiene. Estamos en El Remate, la única casa de subastas española dedicada exclusivamente a libros, manuscritos y obra gráfica. La subasta transcurre deprisa. Se despachan 600 lotes en una hora, a diez por minuto, pero aquí nadie hace aspavientos como en las películas o en esas subastas de almacenes abandonados que, sin motivo aparente, han colonizado algunos canales de televisión en los últimos meses. Aquí todo ocurre de un modo sereno y apacible que no está reñido con la velocidad. Al poco de empezar la subasta, un único postor paga 4.500 euros, el precio de salida, por una colección de autógrafos de personajes ilustres, Amadeo de Saboya, O’Donnell, Narváez, Zorrilla, Mesonero Romanos…, reunidos por la escritora cubana Gertrudis Gómez de Avellaneda a mediados del siglo XIX, que constituye un valioso documento del romanticismo español. Poco después, la paleta número 8 se alza por La fe triunfante o carta a la junta llamada del Gran Sanhedrín de los judíos de París, y a todo el pueblo hebreo esparcido por el mundo (1815), de Juan Josef Heydeck. El catálogo avisa : « obra muy rara ». Aun así, el precio de salida es de 85 asequibles euros. La paleta 10 también se alza, sostenida con esfuerzo por un hombre muy mayor. Los dos coleccionistas mantienen una breve pugna y el último se lleva el gato al agua por 110 euros. Cumplido su objetivo, se levanta, se coloca el sombrero y se dirige muy lentamente hacia la puerta. Ya tiene lo que había venido a buscar, así que se marcha.

Noticia completa (El Cultural).

Foto : Wikimedia Commons.

Anuncios