Etiquetas

,

Henning Mankell

Henning Mankell

¿ Por qué empezó a escribir novelas policiales ? ¿ De dónde salió el nombre de Kurt Wallander ? ¿ Cómo fue que decidió que su inspector tuviera diabetes ? El escritor sueco Henning Mankell contesta todas las preguntas posibles sobre el personaje que lo hizo famoso en todo el mundo en este texto incluido a manera de epílogo del sorpresivo rescate de la breve Huesos en el jardín, una nouvelle de Wallander que había sido publicada sólo en holandés. Como una suerte de despedida de su personaje, Mankell cuenta que Wallander recibe cartas de sus lectoras, revela que hay una novela suya que destruyó antes de terminar de escribir y cuenta por qué no habrá más libros que lo tengan como protagonista.
« En una caja, en un rincón del sótano de mi casa, hay un montón de diarios polvorientos. Se remontan a mucho tiempo atrás. Empecé a llevar un diario en 1965, aproximadamente. De manera intermitente pero continuada, podría decirse. Esos diarios contienen de todo, desde aforismos hasta simples recordatorios de aquello que no debo olvidar hacer al día siguiente. Están llenos de lagunas que a veces abarcan meses enteros. Pero también ha habido períodos en los que he escrito todos los días.
Hasta que llegó la primavera de 1990. Había regresado de una larga estancia ininterrumpida en Africa, donde por esa época vivía seis meses al año. Cuando volví a Suecia no tardé en descubrir que, durante mi ausencia, las tendencias racistas se habían extendido por todo el país de un modo preocupante. Suecia nunca estuvo libre de esta terrible lacra social, pero entonces comprobé que se había acentuado drásticamente. Unos meses después decidí escribir sobre el racismo. En realidad tenía otros planes literarios, pero me pareció que se trataba de una cuestión importante. Más importante. Cuando empecé a reflexionar sobre qué tipo de relato elegiría, comprendí enseguida que la vía natural sería una intriga policíaca. Sencillamente, porque los actos racistas son, según mi modo de ver las cosas, actos delictivos. Una consecuencia lógica de ello fue que necesitaría a un investigador, un experto en actos delictivos, un policía. »

Noticia completa (Página 12).

Foto : Wikimedia Commons.

Anuncios