Etiquetas

¿ Cómo evitar que la literatura se convierte en una carrera de caballos ?

¿ Cómo evitar que la literatura se convierte en una carrera de caballos ?

¿ Cómo evitar que la literatura se convierte en una carrera de caballos ? Leo las listas de fin de año en diversos países, incluyendo la mía, y no puedo dejar de sentir la mala conciencia de que estoy contribuyendo (con mi lista y con mis lecturas) a que la literatura sea una actividad de hipódromo. ¿ Quiénes son los mejores ? ¿ Cuáles han llegado a la meta ? ¿ Quién le ganó a quién ? No me malinterpreten. Me encantan las listas. Por eso las hago, las leo y las posteo en mi blog Moleskine Literario. Pero es inevitable coincidir con Julio Ortega quien, antes de hacer su lista de Lo mejor del 2013, expone el siguiente reparo : « las listas que hacemos no proponen un canon ni disputan la posteridad. Más bien, testimonian el gusto literario, esto es, nuestra propia fugacidad ». Aquello de la fugacidad me parece atinado. Me doy cuenta de que mi lista de « lo mejor de fin de año » cambia a menudo, con los días, con cada lectura pendiente. No se puede redactar dos veces la misma lista. Por ello, las listas son, en efecto, fugaces como el éxito literario (o la vida misma : un sueño fugaz). La actitud de Ernest Hemingway ante las reseñas de sus obras me parece la correcta : « No hagas caso a las críticas buenas, porque entonces tendrás que creerte también las malas ». Ojalá Hemingway hubiera seguido su propia receta. Siempre quiso ser el mejor. Sin embargo, el tema de este post no es la veleidad de las listas, sino de la literatura misma. ¿ Cómo evitar que se convierta, pregunté al inicio, en una carrera de caballos ? Es natural que para los críticos literarios, para los agentes, para los editores, para los lectores, cualquier actividad humana se reduzca a ganadores y perderores, el que está arriba, el que está abajo. Pero los artesanos, es decir los que están escribiendo los textos, ¿ cómo pueden sacudirse la idea de estar metidos en una loca carrera sin meta posible ?

Noticia completa (El País).

Foto : Wikimedia Commons.

Anuncios