Etiquetas

,

E-readers : un nuevo capítulo en la historia de la « nouvelle »

E-readers : un nuevo capítulo en la historia de la « nouvelle »

La novela corta en lengua inglesa nunca tuvo demasiados adeptos hasta que conoció un verdadero auge en la primera mitad del siglo XX, cuando diversas revistas empezaron a publicar los relatos de autores como Kipling, Wodehouse, Somerset Maugham, F. Scott Fitzgerald, H E Bates o John Cheever, que fueron maestros del género. Pero después del ellos, el género volvió a caer en el olvido. Las revistas dejaron de publicar relatos, o publicaron menos cantidad. El efecto fue que los autores noveles, que normalmente se ensayan escribiendo textos cortos, dejaron de hacerlo y se volcaron hacia otros formatos por los cuales los editores se interesarían. Hasta tal punto que ciertos textos de Muriel Spark, por ejemplo, que formalmente son auténticas nouvelles, The Driver’s Seat, Not to Disturb o The Hothouse by the East River, se publicaron como novelas. Actualmente se observa un renacer de este género en lengua inglesa y el autor de este artículo cree que esta evolución está vinculada al cambio de hábitos lectores con las nuevas tecnologías. Los dispositivos electrónicos de lectura (e-readers…) son quizás una buena oportunidad para la nouvelle y los autores atraídos por este género. El formato literario se ajusta a las necesidades de hoy : nos ofrece por ejemplo la posibilidad de bajarnos una historia no muy larga que nos tendrá entretenidos durante un corto viaje en avión y que podremos acabar durante este mismo trayecto. De la misma manera que los dispositivos electrónicos han modificado nuestros hábitos de lectura, cambiarán la manera de escribir de los autores, obligándoles a adaptarse a los nuevos mercados…

Esta entrada es un resumen del artículo publicado por Allan Massie en el diario The Telegraph.

Foto : Wikimedia Commons.

Anuncios