Etiquetas

El felinus bibliotecus, ¿ un simple caso de homeostasis sensorial ?

El felinus bibliotecus, ¿ un simple caso de homeostasis sensorial ?

La presencia de los gatos como protagonistas de la literatura universal no es un hecho nuevo. Incluso en el cómic, los mininos ocupan una posición privilegiada (ver por ejemplo los divertidísimos cómic y vídeos de Simon’s cat…). Tampoco es ninguna novedad la relación privilegiada entre escritores y gatos ha hecho correr ríos de tinta : numerosos grandes autores tuvieron gatos y escribieron sobre ellos. Aldous Huxley dijó : « Si quieres escribir sobre seres humanos, ten un gato en casa. » Desde hace unos años se observa un nuevo fenómeno en numerosos países : los gatos de biblioteca. En realidad tampoco es un hecho muy nuevo : en la Edad Media, era normal la presencia de gatos en las bibliotecas de monasterios, simplemente para proteger sus valiosos fondos de las ratas y los ratones… Todavía hoy se conserva una bonita tradición en el prestigioso Museo del Ermitage en San Petersburgo : unos setenta gatos están encargados de vigilar las galerías, los rincones, y los sótanos, y forman parte del personal del museo, con pasaporte. Hasta se les dedica una fiesta, cada 28 de marzo, en los sótanos de museo… El fenómeno de los gatos de biblioteca modernos es un poco distinto : éstos no suelen demostrar demasiado interés por la caza. Aparecen un día en la biblioteca y la eligen como domicilio. Suelen ser bien acogidos por el personal y los usarios, y, como Dewey en Estados Unidos, se convierten en la mascota entrañable del lugar. Hasta se ha dado el caso, en 2013, de Kouzya, un gato que apareció en la biblioteca de Novorossiisk en Rusia, al que le hicieron un contrato de trabajo en regla, cuando en Rusia el tema de la inmigración y de los trabajores sin papeles, acusados de robar el empleo de los Rusos, es un tema muy delicado. ¿ A que se debe esta atracción ? ¿ Tienen los gatos especial interés en los libros ? En este artículo, varias etólogas especialistas en el comportamiento de los gatos reflexionan sobre el fenómeno. Lo que atraería a los gatos en las bibliotecas, más que el mero hecho de tener un techo y comida, sería encontrar un sitio en el que pueda estar tener tranquilidad e intimidad, pero sin estar absolutamente solo…

Esta entrada es una introducción al artículo publicado por Nicolas Gary en la publicación Actualitté.

Foto : Wikimedia Commons.

Anuncios