Etiquetas

Dario Adanti, Andrés Vázquez de Sola, Eduardo Galán y Carlos Pacheco en la presentación del documental « Trazos de una vida »

Dario Adanti, Andrés Vázquez de Sola, Eduardo Galán y Carlos Pacheco en la presentación del documental « Trazos de una vida »

« Hago mi obra como lucha contra la injusticia » (Andrés Vázquez de Sola). A finales de los años 50 fue una de las primeras estrellas de Televisión Española (con sus caricaturas) y uno de los viñetistas de mayor éxito. Pero tuvo que huir a Francia (con un plan inaudito) porque sus dibujos irritaron al régimen franquista. Durmió bajo los puentes de París, trabajó de peón de albañil y, gracias a un dibujo, se convirtió en uno de los dibujantes satíricos más admirados de Francia durante 25 años. Tras la muerte de Franco regresó a España, como un héroe de la libertad de expresión, pero no tardó en ser relegado al olvido por los mismos que antes le habían procesado su admiración. Es la apasionante historia de Andrés Vázquez de Sola (San Roque-Cádiz, 1927) uno de los grandes maestros del periodismo y el humor gráfico que ha sido recuperada del olvido, por dos estudiantes de la Universidad de Sevilla, Pablo Lara y Manuel Broullón, en el documental Trazos de una vida, que incluye testimonios de Julio Anguita (exdirigente de IU), el periodista Juan José Téllez o Antonio Fraguas « Forges », y se ha presentado en Madrid con la presencia del propio Andrés y el apoyo del gran dibujante Carlos Pacheco (que también es de San Roque) y dos de los responsables de la revista Mongolia, Darío Adanti y Eduardo Galán. Pablo Lara, uno de los directores, descubrió a Andrés en una clase de periodismo y le sorprendió que ambos fuesen del mismo pueblo por lo que : « Me puse a investigar para hacer un reportaje para la Universidad y le localicé en un pequeño pueblo de Granada, Monachil. Fui hasta allí, me tomé un café con él, y le hice una entrevista muy extensa. Su mujer, Angelica, me dijo que era una pena que no le dedicaran un reportaje, y yo le prometí que intentaría hacerlo. Convencí a mi compañero en un montón de proyectos, Manuel Broullón, y ha sido un descubrimiento, porque su vida es muy desconocida y, desde luego, apasionante ».

Noticia completa (RTVE).

Foto extraída del mismo artículo.

Anuncios