Etiquetas

Tomi Ungerer - Diogenes

Tomi Ungerer – Diogenes

Al dibujante e ilustrador francés Tomi Ungerer (Estrasburgo, 1931) es difícil ponerle etiquetas. Desconocido en España porque sus libros traducidos al castellano son escasos, es de esos artistas inclasificables por su atrevimiento al parir una obra con fuertes dosis de humor, de ironía, de crítica, de erótica, también de cierta didáctica, y sobre todo, de pura magia y fantasía. Ganador del premio Premio Hans Christian Andersen en 1998 y de la Medalla de Oro de la Sociedad de Ilustradores, con un museo dedicado a su figura desde el año 2007 y todo un referente para autores tan reconocidos como Maurice Sendak o Jules Feiffer, Ungerer ha ilustrado más de 120 libros para niños y para adultos, que hoy se reeditan sin descanso por todo el mundo. Sus trabajos han sido portada de publicaciones como The New York Times, Esquire, Life, Harper’s Bazaar y The Village Voice, y sus campañas de publicidad y sus carteles políticos contra la Guerra y la injusticia racial, auténticos iconos del Nueva York de 1960. La historia de su vida inspiró a Brad Bernstein a crear el documental Far out isn’t far enoug h: the Tomi Ungerer story (2012), para el que rodó 40 horas de entrevista con el artista en su estudio de Irlanda, y que durante este mes de marzo recupera Canal + en España. Nacido en Alsacia en 1931, Tomi Ungerer se quedó sin padre con sólo tres años, causándole un profundo dolor y una obsesión por la muerte que refleja en muchas de sus creaciones. Poco después sufrió el azote de la II Guerra Mundial viviendo bajo el dominio nazi durante cuatro años sin que las cosas fueran a mejor con el fin del conflicto bélico, cuando Alsacia pasa a formar parte de Francia y todos sus habitantes a ser ciudadanos de segunda por su « francés con acento alemán ». « El recuerdo más antiguo de mi vida es el miedo, aunque en realidad eso es bueno porque una vez que tienes miedo tienes que buscar el coraje para sobrevivir », afirma el artista ante la cámara de Bernstein. « Me han reprochado que haya puesto demasiados elementos de miedo en mis libros infantiles. He sido una pesadilla para todos los pedagogos. Quizás he estado obsesionado con la muerte toda mi vida. Es, probablemente, el tema que más utilizo en mis dibujos y en muchos de mis libros. » Ansiaba por encima de todo irse a EE.UU., y en cuanto pudo, con 25 años y 60 dólares en el bolsillo, se fue a bordo de un carguero noruego. En cuando llegó, apuntó los nombres de todos los directores artísticos de las revistas en las que le gustaría trabajar, les llamó y concertó una cita, a la que asistió con todos sus dibujos bajo el brazo, envueltos sin él saberlo, en una caja de cartón de la marca de condones Trojan. Y así fue… como pasó a ser « el hombre de los condones ».

Noticia completa (Hoy es Arte).

Ilustración : Web de Tomi Ungerer.

Anuncios