Etiquetas

Nos vemos en la biblioteca

Nos vemos en la biblioteca

En muchísimos lugares las bibliotecas se han convertido en importantes focos de atracción social, con fuerte relación con el barrio. Los buenos ejemplos internacionales son muchos, como la biblioteca pública de Seattle, proyectada por Rem Koolhaas y Joshua Ramus, abierta a todos los públicos, incluidos los homeless ; o las bibliotecas que han hecho más humanas capitales colombianas como Bogotá y Medellín y que, siempre llenas de niños y jóvenes de los barrios circundantes, son motivo de orgullo y satisfacción. De manera silenciosa y constante, Barcelona y su provincia han ido construyendo durante este periodo democrático una larga serie de bibliotecas, que constituyen una de las mejores colecciones de arquitectura y que también permiten enorgullecernos de nuestra sociedad, instituciones, arquitectos, bibliotecarias y documentalistas. […] Ya hace años que estas bibliotecas están cada vez más llenas y activas. Y en este periodo de crisis se han convertido en un refugio para protegerse del frío y del calor, conectarse al wi-fi, utilizar los servicios, encontrarse con vecinos, además de leer, ver, escuchar o solicitar un préstamo. La biblioteca se ha convertido en un espacio público cubierto y climatizado, clave para tener acceso gratuito a la información y a la cultura, a través de la lectura y de las conexiones en ordenador. Las bibliotecas están en red y el lector y la lectora acceden a un mundo de datos, informaciones y contenidos. Al mismo tiempo, este éxito social y urbano, y este uso tan intensivo de las bibliotecas, nos demuestra que el modelo aplicado necesita irse replanteado y actualizado. Hay muchas cosas que han cambiado, empezando por el predominio de la cultura digital. Por ejemplo, desaparecen las revistas en papel y aumentan las virtuales; por lo tanto, se deben reducir estanterías de revistas y aumentar puntos de acceso a la red. Las actividades que se reclaman a las bibliotecas, como clubs de lectura, grupos literarios o debates con autores, aumentan continuamente. La diversidad de usuarios, que ya estaba prevista, hoy queda desbordada por la variedad de generaciones, culturas, lenguas y costumbres de los que acceden a ellas : nuevos lectores, nuevas actividades y nuevas necesidades. En las bibliotecas se recibe información, pero también se puede crear.

Noticia completa (El País).

Foto : Wikimedia Commons.

Anuncios