Etiquetas

Chuck Palahniuk

Chuck Palahniuk

Si existe la « chick lit », también existe la literatura escrita por hombres para hombres y es la de Palahniuk, Nick Hornby y Bret Easton Ellis, entre otros. En la edición de 2008 del Festival Internacional del Libro celebrada en Edimburgo, Escocia, Chuck Palahniuk se recibió, otra vez, de profesional del escándalo. Todo transcurría tal cual estaba pautado : las risas se mezclaban con los nervios y la expectativa entre los asistentes, la mayoría varones treintañeros, que se agolpaban para ver y escuchar hablar a su ídolo sobre los entretelones y detalles morbosos de Snuff, su por entonces último libro, una sátira, una gang bang con 600 actores y una actriz, sobre la industria pornográfica que atrapa al lector de la primera hasta la última página. Hasta que el autor de El Club de la Pelea, vestido con una impecable camisa blanca, ingresó en el salón y el aire se congeló en el acto. No tanto por lo que dijo este escritor de culto sino por lo que hizo : el Norman Bates de la literatura comenzó a repartir entre sus fanáticos devotos decenas de muñecas y muñecos inflables para firmarlas luego sin señales de temblores en su caligrafía. Se sabe : las presentaciones de Palahniuk son épicas. Como aquella en 2004 cuando leyó por primera vez en público un cuento llamado Guts (Tripas) en una librería atestada en Portland, Oregon, Estados Unidos, y 67 lectores se desmayaron. Sus estrategias publicitarias son una extensión del estilo que lo caracteriza. No es explícito pero aquellos que alguna vez se asomaron a su obra lo perciben : Palahniuk es un hombre que escribe para hombres. Pertenece a un club de autores que, como quien nos cuenta una historia que transcurre en una ciudad por uno conocida, recuerdan algo que muchos varones sabemos (« Pregúntale a cualquier tipo por su madre mientras está cogiendo y podrás retrasar el gran estallido para siempre », susurra Palahniuk, de nuevo, en Asfixia). O que, en otras ocasiones, vuelcan en tinta un grito (« Tengo todas las características de un ser humano : carne, sangre, piel, pelo, confiesa el protagonista de American Psycho de Bret Easton Ellis. Pero ninguna emoción clara e identificable, excepto la avaricia y la aversión. Está ocurriendo algo horrible dentro de mí y no sé por qué. Mis sangrientas lujurias nocturnas están empezando a apoderarse de mí, me siento letal, al borde del frenesí, creo que mi máscara de cordura está a punto de desmoronarse »).

Noticia completa (Revista Ñ).

Foto : Wikimedia Commons.

Anuncios