Etiquetas

Johann Heinrich Schönfeld - Alejandro Magno delante de la tumba de Aquiles (163?)

Johann Heinrich Schönfeld – Alejandro Magno delante de la tumba de Aquiles (163?)

« Nuestra suerte no resistirá nuestra voluntad. » Con esa frase resume Patrice Gueniffey la creencia del hombre moderno en su capacidad de autocreación, de resistencia y superación antes las condiciones heredadas, ambientales, sociales y familiares. Esa es, a su juicio, una de las razones por las que Napoleón (el hombre y también el mito) apela todavía a nuestra imaginación y merece la pena volver sobre él. Lo que sigue es una reflexión sobre el interés de una empresa como la que propone Gueniffey en el contexto de la reflexión actual sobre cómo puede la biografía histórica desembarazarse de los supuestos más convencionales y simplistas del llamado « modelo heroico » y al mismo tiempo abordar el papel de los individuos sobresalientes en la historia. El indiscutible prestigio de la historia social y su capacidad de disrupción de las convenciones historiográficas clásicas ha generalizado la suposición de que la verdadera historia es la historia de la llamada « gente común », la historia « desde abajo », frente a la historia aparente, superficial y personalista de los grandes personajes y los grandes sucesos. « ¿ Quién construyó Tebas, la de las siete Puertas ? / En los libros aparecen los nombre de los reyes / ¿ Arrastraron los reyes los bloques de Piedra ? […] / El joven Alejandro conquistó la India / ¿ El sólo ? / César derrotó a los galos / ¿ No llevaba siquiera cocinero ? / Felipe de España lloró cuando su flota / Fue hundida ¿ No lloró nadie más ?… » El famoso poema de Bertolt Brecht recoge muy bien ese esfuerzo por recuperar las historias, los puntos de vista, los sufrimientos, y en su caso las alegrías, de las personas anónimas que están detrás de las grandes gestas, que las hacen posibles, o que se ven arrastradas por ellas. Precisamente por su importancia moral, intelectual y política, la cuestión no es tan simple. En el momento en que ella y su amigo Lytton Strachey señalaban el camino para la revolución de la biografía, y en parte también de la historia, que comenzó a operarse en las primeras décadas del siglo XX, Virginia Woolf ya planteó la pregunta verdaderamente interesante. « And what is greatness ? And what smallness ? »

Noticia completa (El País).

Ilustración : Wikimedia Commons.

Anuncios