Etiquetas

Jerónimo Román de la Higuera - Chronicon Omnimodae Historiae

Jerónimo Román de la Higuera – Chronicon Omnimodae Historiae

« Flaqueza nuestra, o sea del tiempo que alcanzamos, es, bien indigna de hombres, no digo solamente de letras, pero aun Cristianos, i Españoles, echar èstas lineas imaginarias a partes tan remotas del mundo, trayendo desde allà los Santos, que no son nuestros ; como si huviessen de engrandecernos las honras que usurpamos falsa, e injustamente a otras Provincias. » Censura de historias fabulosas. Nicolás Antonio, 1742.
El dicho reza que se coge antes a un mentiroso que a un cojo, pero eso no es verdad. Para empezar porque la ortopedia avanza que es una barbaridad, pero sobre todo porque hay mentirosos tan perfectos y concienzudos que adelantarían en una carrera metafórica al mismísimo Pistorius, que ya es adelantar. Jerónimo Román de la Higuera, de profesión historiador, fue el príncipe de todos estos mentirosos y por eso tardaron siglos en cogerlo. Concretamente los que van desde su muerte en 1611 hasta el siglo XVIII, cuando alguien consiguió demostrar definitivamente que los descubrimientos y transcripciones que este jesuita toledano hizo de varios autores latinos y medievales son, en realidad, falsificaciones. Y qué falsificaciones, señora. Daban el pego completamente, no presentaban asomo de falsedad y además le gustaban a mucha gente, ya que pintaban una historia de España y sus glorias que bueno, bueno. Una cosa espectacular. Espectacular, claro, según los códigos de finales del siglo XVI. Una de sus sensacionales trolas, por ejemplo, fue que los gobernantes de Irlanda, Escocia e Inglaterra descendían de unos remotos monarcas hispanos de los que nadie más que él, qué cosas, oye, parecía tener noticia. Otra que también fueron de origen nacional una gran colección de santos, mártires y obispos, prácticamente todos aquellos a quienes no se les conocía patria, amén de varios personajes secundarios de la Biblia y otros que llegaron a entrevistarse con Alejandro Magno, ahí es nada, y a presenciar la muerte de Jesús. Otra que Toledo fue fundada por Hércules e invadida por judíos procedentes de Babilonia. Otra que los griegos que huyeron de Troya tras su derrota poblaron Galicia y dieron lugar a varias estirpes ilustres de España, entre ellas, la del propio Román de la Higuera. Otra que en cierta ocasión se levantaron tres soles sobre la península Ibérica. Otra que el rey visigodo Leovigildo se convirtió al catolicismo en el siglo VI, precisamente cuando España era uno de los últimos bastiones del arrianismo. Otra que en el país nunca hubo luciferianismo, una doctrina católica que no solo prendió en España, sino que de nuevo tuvo en el reino su último gran bastión. Y así, una detrás de otra durante toda una vida consagrada al estudio de la historia. Llámese estudio, llámese inventársela. La obra maestra del padre Román de la Higuera fue el Chronicon Omnimodae Historiae, que presentó en sociedad en 1594. Era un texto de Flavio Lucio Dextro, un autor latino del siglo V natural de Barcelona, cuyos fragmentos había descubierto en Alemania y que había copiado y puesto en circulación, por cierto con gran éxito. Parecido le ocurrió con textos de Máximo de Zaragoza, un obispo del siglo VII, y un tal Eutrando o Luitprando, un religioso toledano del siglo X del que hasta entonces no existía noticia. En los valiosísimos volúmenes inéditos rescatados por Román de la Higuera, los datos aportados por estos autores de diversos siglos pintaban un cuadro evidente para cualquiera capaz de leer entre líneas : el de una España nacional en tiempos incluso de Roma, de integridad cristiana inquebrantable incluso pocos años después de morir Jesucristo y llamada por esto a jugar el papel principal en el concierto de las naciones. Avalado por ellos, Román de la Higuera incluso escribió un libro, la Historia eclesiástica de la imperial ciudad de Toledo, en el que interpretaba y pasaba a limpio las ideas contenidas en los textos históricos que había descubierto y le enmendaba la plana a grandes historiadores consagrados.

Noticia completa (Jot Down).

Ilustración : Google Libros.

Anuncios