Etiquetas

,

Según el neuricientífico Stanislas Dehaene, las personas que leer a una velocidad de 400 a 500 palabras por minuto no solo son buenos lectores, sino que rocan la velocidad óptima, porque, con « el captor retiniano que poseemos, difícilmente se puede mejorar este resultado ». En efecto, los movimientos del ojo limitan nuestra velocidad de lectura. Si se pudiese eliminar esta necesidad natural, un buen lector podría alcanzar velocidades prodigiosas de 1100 a 1600 palabras por minuto. Dehaene supone que una presentación secuencial rápida, informatizada, constituiría seguramente un método de lectura revolucionario para el día de mañana. A eso hemos llegado. La empresa Spritz propone una tecnología de lectura secuencial rápida que sólo necesita una pantalla pequeña (el de un reloj, por ejemplo, o de un teléfono móvil) para acelerar radicalmente nuestra velocidad de lectura. Con Spritz, parametrado con 1000 palabras por minutos, sólo necesitaremos 77 minutos para leer el primer tomo de Harry Potter. El único límite a nuestra velocidad de lectura, será entonces nuestra aptitud cognitiva personal a reconocer las palabras e interpretar su significado. Existen otros sistemas parecidos, por ejemplo la aplicación Velocity o la aplicación Readline del navegador Chrome, pero la originalidad de Spritz es que se trata de un interfaz de programación de aplicaciones ; lo cual deja la posibilidad a otros desarrolladores de integrarlo en sus equipos. No será el usuario final el que usará este sistema, sino los dispositivos de lectura los que lo ofrecerán como servicio añadido. Queda por saber si nos acostumbraremos a este nuevo modo de lectura… Con un sistema que nos transforma a nosotros mismos en robots de lectura, ¿cómo conservamos un espacio para la evasión, la ensoñación…?

El sistema Spritz presentando palabras a una velocidad de 250 palabras por minuto

El sistema Spritz presentando palabras a una velocidad de 250 palabras por minuto

El sistema Spritz presentando palabras a una velocidad de 500 palabras por minuto

El sistema Spritz presentando palabras a una velocidad de 500 palabras por minuto

Esta entrada es un resumen de un artículo publicado en Le Monde.

Ilustración extraída del mismo artículo.

Anuncios