Etiquetas

Frans Masereel - La Pasión de un hombre (1918)

Frans Masereel – La Pasión de un hombre (1918)

En el siglo XVI, Tintoretto ya proclamaba « No hay mejor color que el negro ». Trescientos años después las xilografías de Frans Masereel dejaron grabados con sus negros, rasgados por las betas de la madera, los excesos de una época oscura de la historia de Europa y toda la gloria de los corazones que la transgredieron. Frans Masereel nació en 1889 en Blankenberge, una pequeña ciudad de la costa belga. Su infancia trascurrió cómoda y tranquilamente en una familia de ideas liberales y hacia 1910 viajó a París, donde se cuenta que Quatre Bœufs, un comercial de materiales artísticos, le enseñó las reglas básicas del grabado sobre madera, la xilografía, técnica con la que años después Masereel dejó cincelado todo su talento. En el otoño de 1914 el ambiente en París se volvió irrespirable, sus ideas pacifistas comenzaron a ser peligrosas y el artista abandonó la capital francesa junto a su amigo Henry Gilbeaux, refugiándose en Ginebra. El horror de la guerra inspiró profundamente a Masereel, que en 1916 comenzó a publicar sus estampas y dibujos antibélicos en la revista Demain, dirigida por Guilbeaux, y en Les Tablettes, fundada por el propio Masereel junto al anarquista Claude Le Maguet. Masereel realizó importantes series de xilografías, muchas de las cuales tuvieron grandes tiradas, como por ejemplo The Idea, The Sun, Faces and Grimaces, Images from the Big City y The Work. Sus grabados dieron lugar a un estilo propio caracterizado por una gran sencillez que contrasta con una fuerte carga expresiva. Manchas blancas y negras que se entrelazan en equilibrio bajo la maestría técnica de una mente social y políticamente comprometida. « Aquí los pintores solo hablan de colores y técnicas… Yo puedo hablar de mi oficio y también del espíritu », escribió en una carta, « Lo que se quiere expresar es más importante que la forma de decirlo. […] El arte debe ser una acción en la medida de lo posible ». En 1925 publicó, simultáneamente en Francia y Alemania, La ciudad (La ville), novela en imágenes sobre la gran ciudad que surge de las ruinas de la guerra, entre el esplendor y la miseria. 100 fascinantes ilustraciones que sin lugar a dudas componen una de las grandes obras del arte gráfico de su época.

Noticia completa (El País).

Ilustración : Wikimedia Commons.

Anuncios