Etiquetas

Tumba de Antonio Machado en Collioure

Tumba de Antonio Machado en Collioure

El mejor cronista de los últimos días de Antonio Machado, hace 75 años, recién estrenado el exilio en Collioure (Francia), fue su hermano José. Él desveló su último verso, escrito a lápiz en papel arrugado : « Estos días azules y este sol de la infancia… », su último deseo (« Me dijo señalando a una de las humildes casitas de los pescadores que había en la playa : « Quien pudiera vivir tras una de esas ventanas, libre ya, de toda preocupación »») y acaso su última voluntad : ser enterrado en aquel pueblo marinero mientras continuase la guerra. Cuando el poeta murió, no faltaron anfitriones. Una vecina ofreció su panteón y varios intelectuales franceses ofrecieron París. « Es un deber para nosotros encargarnos de las cenizas del gran Antonio Machado, caído aquí, en tierra francesa donde había buscado y creído encontrar refugio », defendio el escritor Jean Cassou. Pero José Machado declinó la grandeur. En el diario que escribió en Chile, a partir de 1940, afirma : « Preferimos que durmiese el último sueño en el sencillo pueblo de pescadores de Collioure. Y en él esperará hasta que la bárbara guerra termine con el triunfo de la libertad, y pueda ser trasladado con la madre, y ya para siempre, a Madrid ». Acabó la guerra, se extinguió la dictadura y, como en otros campos, la democracia no ha zanjado un dilema que rebrota cada cierto tiempo. ¿ Deben regresar del exilio los restos del poeta ? La última voz en alzarse ha sido la del consejero andaluz de Cultura, Luciano Alonso, que durante su visita al cementerio de Collioure, reivindicó su exhumación para ser enterrado en Sevilla, donde nació en 1875. Días después, Alonso refrenó su demanda inicial y abogó por un debate para llegar a « un gran consenso » sobre el destino final del autor de Campos de Castilla cuando se cumplan 150 años de su nacimiento (2025). La familia, que rechazó cada tentativa de la dictadura para retornar al poeta, ha flexibilizado su posición, aunque no quiere encabezar nada. Creen que Machado es un símbolo que ya no les pertenece en exclusiva. « Tenemos una postura muy clara. Es una decisión que nos sobrepasa y que ya no depende de nosotros. Entendemos que es una decisión que debe tomar la ciudadanía. Si alguien lo promueve y tiene una aceptación amplia y muy escasas críticas, apoyaríamos el traslado de los restos a España », explica Manuel Álvarez Machado, sobrino-nieto del poeta e hijo de Leonor Machado.

Noticia completa (El País).

Foto : Wikimedia Commons.

Anuncios