Etiquetas

,

Pipa Kerman - Orange is the new black

Piper Kerman – Orange is the new black

Que ellos hayan contado sus experiencias en la cárcel es más habitual. Genet, Wilde o Jack Black son buena muestra de ello. Pero que las mujeres narren su vida entre rejas resulta más raro. La última en hacerlo ha sido la estadounidense Piper Kerman, condenada a 15 meses de prisión por tráfico de drogas y blanqueo de dinero. De aquel tiempo en prisión nació la obra testimonial Orange is the New Black, tomada como base para la serie de igual título y que en su primera temporada ha gozado del aplauso de público y crítica. « Hay diferencias y licencias creativas » cuenta Piper a 20 Minutos en cuanto al tono más cómico de la ficción televisiva. « Algunas compañeras de prisión me han dicho que se sienten mucho menos identificadas en la serie que en el libro, pero que lo entienden » señala. « Era ingenua, inconsciente, y estaba fascinada por una mujer sofisticada y elegante » explica Kerman. Fue por eso que transportó droga y blanqueó dinero, un hecho sucedido en 1993, por el que la condenaron a 15 meses de prisión en 1998 y por el que ingresó en una cárcel de baja seguridad en 2004. « Una espera complicada, pero no queda más remedio que seguir adelante con toda la normalidad que puedas », relata Kerman. « Mi familia en algún momento creyó que tal vez ya no ingresaría en prisión, pero yo sabía que iría ». El mejor momento era evidente : la salida de la cárcel, pero el más duro, después de la entrada… « El peor fue cuando murió mi abuela. No me dejaron salir. No pude ir al entierro » dice emocionada. Aunque la huella de la cárcel quede para siempre, Kerman no ha dejado que la coraza con la que logró sobrevivir la recubra del todo. « En EE UU no creen en la resinserción. Era una cárcel de baja seguridad, estábamos todas por delitos menores, y no me dejaron salir para el entierro de mi abuela. » El éxito del que goza su libro, más de medio millón vendidos sólo en Estados Unidos, y el de la serie no curan la cicatriz pero cambian la etiqueta. Piper ha pasado de exconvicta a casi una « estrella ». Su trabajo actual es por y con las reclusas, pero también acude a las promociones del libro y la serie que la requieren. Eso sí : « Si pudiera volver atrás, advertiría a aquella chica joven de las consecuencias de traficar con drogas. Yo no sabía ni lo que podía ocurrir ni el daño que ocasionaban ». Uno de los motivos por los que para Piper era importante relatar cómo fue su vida en prisión es éste : « Es muy diferente a como se suele imaginar ». Se trata efectivamente de un terreno menos conocido que el de las prisiones de hombres. No ha sido la primera en relatar su historia entre rejas, antes que ella lo hicieron Carolina Geel en Cárcel de mujeres ; Albertine Sarrazine, en El astrágalo ; Florence Cassez, en Nada encarcela a la inocencia. Un caso muy diferente es el de la popular Anne Perry, que a los 16 años asesinó con su amiga Pauline a la madre de esta. Quiso ocultar su pasado pero Peter Jackson lo sacó y con mucha resonancia en la película Criaturas celestiales.

Noticia completa (20 Minutos).

Anuncios