Etiquetas

Richard Hoggart - The Uses of literacy

Richard Hoggart – The Uses of literacy

A finales de 1945, apenas iniciada la postguerra, se formó en Londres una pareja que iba a estar unida quince años. Compartiendo crítica e investigación, llegaría a ser « la pareja política de izquierdas y de habla inglesa más influyente, que dominaría el campo de la historia social de las siguientes décadas », según afirmó uno de sus amigos. Ellos eran Edward Palmer Thompson y Dorothy Towers. El fiel amigo, que algunos años más tarde fundaría el Centre for Contemporary Cultural Studies, se llamaba Richard Hoggart. E.P. Thompson se había afiliado al Partido Comunista en 1942, mientras realizaba sus estudios en Cambridge. Ella era la hija única de un tendero y una maestra, y había ingresado a los quince años en la Liga de la Juventud Comunista. Al conocer a Thompson era experta en lenguas modernas y en las tradiciones orales del East End londinense, lo que incluía el habla de los marineros y el lenguaje del music hall. La Historia, afirmó, era « el punto de contacto de la literatura, la política y las tradiciones familiares ». Más tarde, al analizar las causas por las que la civilización no había sido totalmente destruida, E.P. Thompson escribió que « tenemos que agradecernos a nosotros mismos que eso no ocurriera. […] Lo que sucedió resultó glorioso e inspirador. Abandonados a menudo por sus líderes, y con traidores en su seno, la gente corriente del mundo aceptó el reto. El eslogan « No pasarán » saludaba a los fascistas en los muros de Madrid y en las calles de Bermondsey, donde intentaron desfilar los camisas negras. Seguramente no hemos olvidado todavía los días de las grandes ofensivas, […] ni las primeras noticias que nos llegaban desde Yugoslavia de cómo los campesinos habían huido a las montañas, luchando sin botas ni equipamiento, y con sólo las armas que arrancaban de las manos del enemigo ». Precisamente él y Dorothy trabajaron juntos en la llamada « Vía Férrea de la Juventud Yugoslava », tras lo cual, sabiéndose excluidos de la universidad a causa de sus ideas (igual que Eric Hobsbawm), optaron por una « elección obvia » : la educación de adultos, tarea que pese a las penurias económicas pudieron armonizar con sus investigaciones en el ámbito de la historia social. Valgan estas palabras para situar al lector en el contexto histórico y político. El amigo al que nos referíamos, que lo sería de ambos durante las siguientes décadas, había nacido en Leeds, en una familia obrera. Muertos primero su padre y después su madre, cuando él contaba respectivamente uno y ocho años de edad, fue criado por su abuela, y más tarde por una tía que lo animó a estudiar. Así pudo ingresar en la Cockburn High School, y gracias al director de ésta en la Universidad de Leeds. Durante la guerra sirvió en la Artillería Real, habiendo alcanzado en el momento de la desmovilización el grado de capitán. Pocos años después publicó su primer libro, un estudio sobre la poesía de Auden que señalaría el camino de una parte de su futura dedicación, la crítica literaria, y que iba a tener como complemento un empeño mayor, consagrado al estudio de la cultura, sobre todo la de raíz popular, que iba a hacer de él un innovador y a la vez un clásico cuya poderosa influencia todavía perdura. A esta esfera de su trabajo pertenece ya enteramente su segundo libro, que es también su obra maestra : The Uses of literacy.

Noticia completa (La República cultural).

Anuncios