Etiquetas

Papiro Prisse : el primer best seller tiene 4.400 años

¿ Quién no tiene en las estanterías de su casa algún best seller bañado en polvo ? Este término que empezó a hacer fortuna en los años 20 del siglo pasado denomina un fenómeno nada nuevo en la historia. Siempre han existido libros superventas o, al menos, « super leídos ». Un caso paradigmático lo encontramos en la Biblia, para muchos, el escrito más antiguo que ha llegado hasta nosotros, ¿ quizás porque detalla los primeros días de la creación ? Sin duda, existen libros anteriores al Génesis que la arena del tiempo no ha logrado sepultar en el olvido. El más antiguo de todos ellos, el primer texto íntegro literario que conservamos son las Enseñanzas de Ptahhotep, visir del faraón Dyedkare-Izezi, de finales de la Dinastia V. Es decir, nos remontamos 4.400 años atrás para encontrar el primer libro de la historia. El azar ha jugado un papel protagonista en este caso, pero existe otro factor clave que ha favorecido su supervivencia. Las Enseñanzas de Ptahhotep ya eran consideradas en el antiguo Egipto un best seller de su literatura. Tal y como hacen nuestros escolares con El Quijote de Cervantes o el Tirant lo Blanch de Joanot Martorell, los jóvenes de entonces que se preparaban en las Casas de Vida (escuelas de escribas), practicaban la escritura jeroglífica e hierática copiando a sus clásicos. Y este era uno de ellos. No todos los papiros que los aplicados estudiantes copiaron de las Enseñanzas se convirtieron en polvo. El más famoso es el Papiro Prisse (1.900 a C) que se encuentra en el Louvre. Y un dato curioso : junto a Ptahhotep había tres escritores más que integraban el canon del clasicismo literario egipcio. El más antiguo de ellos era Imutes, del que no se ha conservado ni una línea, aunque sigue en pie su obra más colosal : la primera pirámide, la escalonada del faraón Dyoser. De los otros dos apenas poseemos fragmentos dispersos. Por lo tanto, dejemos abierta otra puerta al azar, por si algún día quisiera desenterrar del desierto alguno de estos otros papiros, todavía más antiguos, y reescribir de nuevo la historia. Si sorprende la idea que el texto más antiguo conservado sigue editándose 4.400 años después, quizás sorprenda todavía más la vigencia de su contenido. Como su nombre indica, se trata de unas enseñanzas pertenecientes al género de los aleccionamientos sapienciales, muy al uso en esa época. Los consejos de Ptahhotep van dirigidos a lograr el éxito acatando las normas cívicas, las leyes y la moral.

Noticia completa (La Vanguardia).

Ilustración : Gallica.

Anuncios