Etiquetas

Alexandr Radíschev - Viaje de Petersburgo a Moscú

Alexandr Radíschev – Viaje de Petersburgo a Moscú

« Las intenciones de este libro son evidentes en cada página: su autor está lleno y contagiado del extravío francés, recurre a cualquier cosa o persona para menoscabar el respeto al poder y la autoridad y para llevar al pueblo al resentimiento contra los gobernantes y el Estado. Estas páginas tienen un contenido de inspiración claramente criminal, completamente insurgente. Preguntar sobre esta oda al autor, con qué sentido ha sido compuesta y por quién. » Estas palabras fueron escritas por la emperatriz Catalina la Grande de Rusia en los márgenes de un libro que cayó en sus manos en junio de 1790. El libro se había publicado en mayo en una tirada de veintitrés ejemplares sin el nombre de su autor, y había ocasionado ya gran revuelo antes de que fuera leído por la emperatriz en su palacio de verano, en Tsárskoye Seló. La indignada emperatriz llamó al funcionario Ryleev, jefe de policía encargado de la censura, el cual no supo explicar por qué había firmado personalmente la licencia de impresión del libro, sin duda sin haberlo leído y confundido por su inofensivo título : Viaje de Petersburgo a Moscú. Dicha obra, casi desconocida para el lector español, es sin duda la más influyente que se ha escrito en Rusia ; su lectura fue obligatoria en los institutos de la Unión Soviética y todavía hoy lo sigue siendo en algunos centros de enseñanza. La emperatriz leyó el libro entre el 25 y el 26 de junio. El 30 su autor ya estaba preso en la fortaleza de Pedro y Pablo, en San Petersburgo. Su nombre era Alexandr Nikolayevich Radíschev, y resultó que no era un completo desconocido para la emperatriz. Ésta, poco después de ascender al trono, y contando él trece años, lo había nombrado paje, privilegio reservado a las leales familias de la nobleza, y que era entonces el paso previo para el acceso al cuerpo de oficiales del ejército imperial. Además, como premio a sus brillantes calificaciones, y teniendo él diecisiete años, la emperatriz lo incorporó a un selecto grupo de nobles que debía estudiar Derecho y lenguas extranjeras en la Universidad de Leipzig. Sobre este joven prometedor, convertido ahora en adulto que acababa de rebasar la cuarentena, recayó el 24 de julio de 1790, « por ser el autor de un libro lleno de las ideas más perniciosas contra la paz social, que menoscaban el debido respeto al poder, que tienen como fin provocar en el pueblo el descontento contra su gobierno y sus gobernantes, y que, por último, incluyen ofensas contra la autoridad y el poder del zar », la condena a muerte.

Noticia completa (La República cultural).

Anuncios