Etiquetas

,

Niños trabajando en una imprenta hacia 1900

Niños trabajando en una imprenta hacia 1900

Bienvenidos a la guía de qué es la autoedición. Pongamos un ejemplo que a muchos de mundillo les resultará familiar : autor novel, o no tanto, que acude a la editorial a presentar su proyecto… Y esas oscuras y manidas excusas: que si el sector está muy mal, que si la crisis no lo permite… O que aún no estás preparado y que sigas con ello. Vamos, las ya analizadas torturas de ser dibujante de cómics. Así que hay varios autores que deciden al final el liarse la manta a la cabeza y lanzar ellos mismos su cómic. Ya se sabe: sacarlo sin apoyo editorial, promocionarlo a través de sus blogs, páginas personales, redes sociales, páginas amigas… Y sacar un dinerillo a través de su arte a la par que pone una obra en el mercado, que siempre puede ser utilizada como tarjeta de visita. ¿ Cómo es esto de autoeditar ? Bueno, pues agarrar el cómic, llevarlo a la imprenta y sacarlo. ¡Hala! No, querido lector, no… Para empezar, tienes que hacer un trámite forzoso, con objeto de evitar posibles plagios y demás disgustos, acudir al depósito legal. Por dos razones, principamente : la primera porque es un requisito para poder proceder a la impresión. La segunda, el contar con un pequeño respaldo legal en caso de que acontezca algún tipo de disputa. ¡ Ojo ! No es un trámite obligatorio para el autor, pero sí es imprescindible si quieres llevar a cabo una impresión. Lo primero que has de hacer es pedir un presupuesto a la imprenta con poca antelación, porque los presupuestos tienen una validez limitada. Normalmente te cobrarán cinco libros más de los que encargues (no los consideraremos en los optimistas cálculos posteriores) para que reserves tu depósito legal. Es un trámite necesario, sencillo y, de momento, gratuito. Podréis consultar los requisitos para la Comunidad de Madrid aquí . Además, el llevar un cómic a editar implica un desembolso previo relativamente fuerte. Analicemos. Vamos a empezar considerando un supuesto : Atafumanasio Estigirita, un prometedor dibujante de cómic, quiere sacar su historieta. Así, a ojo, calcula un volumen en tamaño A4 a sangre de 60 páginas… Se pone con su escáner y sus programitas de edición para poder presentar un arte final digno para la imprenta, porque nuestro pobre Atafumanasio no puede gastarse demasiado. ¿ Por qué esta apreciación ? Bueno, si buscamos un presupuesto aleatorio en cualquier página web, nos encontramos fácilmente que una maquetación básica con diseño, maquetación y retoque básico, permitiendo dos correcciones de diseño, un PDF inicial con una corrección, el arte final y la correspondiente copia en DVD nos sale por… Unos 9 euros por página, lo que implica que si el volumen tendrá sus 60 páginas más portada y contraportada, 62 páginas, nos da un montante de 558 € en total. Obviamente, será posible encontrar sitios más económicos, pero nos vale para considerarlo como ejemplo. ¡ Menos mal que nuestro valiente autor sabe manejarse con programas de edición ! Así y todo, nuestro aguerrido creador corre un riesgo… Para maquetar algo, has de conocer el mundo del papel, y tener en cuenta que los gremlins de la imprenta existen (imágenes pixeladas, problemas al graduar los tonos de negros…). Además, el resultado final no queda igual sobre pantalla que sobre el papel (quizás el recurrir a un profesional, pese a todo, no sea mala idea).

Noticia completa (FantasyMundo).

Foto : Wikimedia Commons.

Anuncios