Etiquetas

David Baldacci - Día cero

David Baldacci – Día cero

No sé con qué tranquilidad saldrá David Baldacci de la casa del estado de Virgina en la que vive con su familia no lejos de donde nació en 1960. No sé si puede mirar a sus vecinos sin pensar que son peligrosos terroristas o traidores irredentos. No sé si, después de 27 novelas llenas de asesinos, atentados, espías y conspiraciones al más alto nivel puede dejar descansar su mente y salir a cenar con sus amigos. El responsable de la serie de los detectives y antiguos miembros del servicio secreto King y Maxwell (de los que ya hablaremos) y de las tres novelas del asesino, patriota y funcionario del Gobierno de EE UU Will Robie (absténganse bienpensantes) está de actualidad en España con la publicación de Día Cero (Ediciones B, traducción de Cristina Martín). La novela, protagonizada por el militar e investigador John Puller tiene todos los ingredientes de los mejores libros de Baldacci : un personaje muy fuerte, acción, mucha documentación y una trama que se desliza, peligrosa y convincentemente, hacia las procelosas aguas de la conspiración. […] Sorprende ver la capacidad que tiene Baldacci, estudiante de derecho que se olvida de la ley y el orden tras el éxito de Poder absoluto (su primera novela, llevada al cine por Clint Eastwood) para retratar con precisión la vida en el ejército y, sobre todo, los entresijos, odios y luchas que se dan entre las agencias de seguridad de EE UU. Baldacci sabe de armas, códigos disciplinarios, departamentos, subagencias, operaciones secretas y luchas por el poder. También conoce el mundo millonario de los contratistas que asumen el trabajo que no puede o no quiere realizar el Estado y las luchas intestinas por quedarse con la mayor parte del pastel. Hoy en día, hasta el espionaje y la muerte se subcontratan. El autor es capaz de meterte el miedo en el cuerpo cuando te cuenta en Una muerte sospechosa (Ediciones B, como el resto de la obra publicada en España) que el sector privado y el Gobierno de EE UU luchan a brazo partido por ser los primeros en tener a su disposición las claves de la informática cuántica, algo que dejará desfasado todo lo que hoy conocemos. Baldacci, que no se corta ante nada, sitúa un caso de asesinato que han de investigar King y Maxwell en medio de una instalación supersecreta llena de prodigios y genios.

Noticia completa (El País).

Anuncios