Etiquetas

,

Ángela Vallvey - Mientras los demás bailan

Ángela Vallvey – Mientras los demás bailan

Mujeres con sombrero, solitarias y misteriosas, llaman al lector desde las portadas de las novelas que protagonizan. Es tendencia en el diseño de edición, donde lo vintage está también de moda, una forma de hacer énfasis en la diferencia que hay entre el libro de papel y el electrónico. La portada de un libro es a veces determinante para el lector a la hora de decidir qué compra y, por eso, las editoriales cuidan hasta el último detalle para llamar su atención tanto desde la imagen, ya sea una fotografía o una ilustración, como de la tipografía del título con el objeto de ser únicos y conseguir la mayor visibilidad. Silvia Sesé, editora de Ficción de Destino, explica a Efe que « conseguir esa elección entre un montón de libros es algo que se determina a través de la portada ». « Muchas veces el lector escoge un libro porque le ha llamado la atención la cubierta y, después, hace el gesto de leer la contraportada », en la que se resume el argumento. Y en estas portadas hay una vuelta a diseños más tradicionales, indica a Efe Sol Fauquier, responsable de 99designs España, web mundial de diseño gráfico, que pone en contacto a empresas que buscan trabajos de diseño con más de 300.000 diseñadores gráficos de 192 países diferentes. « La clave está en hacer énfasis en la diferencia entre el libro tradicional y el ebook. Libro en papel versus libro electrónico es como la primera lucha entre radio y televisión, en la que se reforzó la primera como el medio para « los románticos ». Con el libro tradicional ocurre lo mismo », destaca Fauquier. Y en el diseño hay una inequívoca tendencia hacia lo « retro », agrega Fauquier. Para Ferrán López Olmo, director creativo del Departamento de Arte y Diseño Área Editorial Grupo Planeta, lo que ocurre con estas portadas « más que moda es una especie de mimetismo », todo dentro de el gusto general de regreso a objetos de los años 30 y 40.

Noticia completa (La Información).

Anuncios