Etiquetas

,

Walt Whitman

Walt Whitman

Acaban de cumplirse 195 años del nacimiento de Walt Whitman, uno de los cantores más entusiastas de los nacientes Estados Unidos, de la democracia y de la hermandad universal que abraza a hombres y mujeres, invitándolos a vivir auténticamente la propia existencia, a recuperar la capacidad de asombro y a conocerse mejor para descubrir lo indescriptiblemente hermoso que puede ser este mundo. Entre los temas explorados por el poeta destacan la celebración de la vida y el compromiso con las cuestiones políticas y sociales más candentes de su época, como el rechazo de la esclavitud, la aversión a las guerras, la crítica de la corrupción política, la emancipación de las mujeres, el reclamo de democracia social y la reivindicación de los derechos de la clase obrera. ¿ Pero qué aprendizajes nos proporciona la sabiduría poética y vital de Whitman para la reinvención actual de la democracia ? ¿ Contribuye su genio a crear una cultura política capaz de generar formas de relación en condiciones de justicia y dignidad ? A mi juicio, las principales aportaciones de Whitman a la cultura de la democracia pueden sintetizarse en las siguientes. La democracia como sentimiento de amor y comunión universal. Uno de los principios del trascendentalismo (la corriente filosófica fundada por Ralph W. Emerson) que mayor influencia ejerció en el pensamiento de Whitman fue la creencia en la unidad cósmica que envuelve a todos los seres. En sus Ensayos, Emerson explica el significado de esta doctrina : « En el interior del ser humano se halla el alma de todo, el silencio sabio, la belleza universal con la que cada parte y cada partícula están igualmente relacionadas, el Eterno Uno ». Este es uno de los temas más presentes en la obra de Whitman. En el Prefacio de Hojas de hierba declara : « Creo profundamente en una pista y un propósito en la Naturaleza, único y a la vez múltiple; y los resultados espirituales invisibles, tan ciertos y reales como los visibles, dan lugar a la vida concreta y a todo materialismo, a lo largo del tiempo ». Para justificar esta unidad con el universo vivo, argumenta que cada uno de nosotros se relaciona, integra y disuelve en aquello que lo rodea : « Mi lengua, cada átomo de mi sangre, provienen de este suelo y de este aire ». O también : « Me doy cuenta de que incorporo gneis, carbón, musgo de largos filamentos, frutos, granos y raíces comestibles. Que estoy hecho enteramente de cuadrúpedos y pájaros ». Esta creencia le lleva a rechazar los dualismos que atraviesan el pensamiento occidental (cuerpo/alma, bien/mal, individual/social, etc.) y a afirmar la unidad y cohesión entre los seres humanos y el ambiente : « La diversidad no será menos diversa, sino más fluida y unida ».

Noticia completa (Público).

Foto : Wikimedia Commons.

Anuncios