Etiquetas

,

The Sick Rose. Disease and the art of medical illustration

Richard Barnett (ed.) – The Sick Rose. Disease and the art of medical illustration

Chancros sifilíticos, nodulos leprosos, tejidos necrotizados, víctimas del cólera, niños con la piel sembrada de ampollas, deformaciones, eritremas… The Sick Rose. Disease and the art of medical illustration (La rosa enferma. Enfermedad y el arte de la ilustración médica) no es un libro de ilustraciones para provocar dulces sueños o evocar historias con final feliz. El volumen es una recopilación de los macabros y fascinantes dibujos y litografías utilizados en los manuales y guías médicas como referencia para identificar patologías, enfermedades, deformaciones y secuelas. El libro, que acaba de publicar Thames & Hudson, propone, como dicen (y advierten) los editores, un recorrido « hermosamente horrible » y « extrañamente fascinante » a través de la enfermedad antes de la invención de la fotografía en color, cuando eran los ilustradores los encargados de documentar con todo detalla las secuelas y los casos más llamativos. El recopilador, el historiador de la medicina Richard Barnett, presenta su trabajo como un « recordatorio inolvidable y profundamente humano » de la lucha contra la enfermedad. En el prólogo cita las palabras del escritor inglés del siglo XIX William Hazlitt en un ensayo sobre ilustraciones médicas : « El aficionado cultivado es golpeado por la belleza de las capas del estómago al descubierto o contempla con curiosidad ansiosa las secciones transversales del cerebro… Luego llega la sensación de dolor y repugnancia, que es el único sentimiento que la visión de un cuerpo mutilado causa en los hombres comunes. Sucede tanto en el arte como en la ciencia ». Con más de 350 reproducciones de acuarelas, dibujos y litografías de entre los siglos XVIII y XX, The Sick Rose combina ilustraciones detalladas de pacientes afectados por síntomas o secualas extremas de enfermedades que eran mucho más comunes que hoy, como la lepra, una dolencia estigmatizante que afecta a la humanidad desde hace al menos 4.000 años y que siempre despertó horror y fascinación por las severas deformidades que podía conllevar, o la sífilis, una epidemia de la cual barrió Europa en el siglo XVII con tasas de mortalidad muy elevadas y centenares de miles de enfermos con el cuerpo cubierto de pústulas (chancros).

Noticia completa (20 Minutos).

Anuncios