Etiquetas

Una animación a la lectura dentro del programa « Give a child a book »

Una animación a la lectura dentro del programa « Give a child a book »

En los últimos meses Nigeria se ha desperezado como el gran gigante africano que es. El país más poblado del continente, la economía más poderosa y la promesa de que Lagos será la ciudad más poblada en 2015. Los parámetros culturales son más difíciles de medir, pero eso no impide que sea de dominio público la fuerza de Nollywood, la segunda industria cinematográfica más productiva del mundo (detrás de Bollywood, pero delante de Hollywood). Y este año, Port Harcourt, una ciudad nigeriana situada en el delta del Niger, es la capital mundial del libro. Por primera vez, esta elección realizada por la UNESCO ha señalado a una localidad de la región subsahariana del continente. Sin embargo, esta decisión no se debe únicamente al potencial del país. El proyecto, en sí, tiene el peso suficiente para acaparar este reconocimiento, igual que la trayectoria del Rainbow Book Club, la principal organización impulsora de la iniciativa. Desde 2008 el Rainbow Book Club se ha empeñado en el fomento de la lectura entre la sociedad nigeriana y en estos esfuerzos ha conseguido implicar a diversas personalidades de la vida política y social del país. Ahora, durante este año cargado de actividades, esta organización se enfrenta, al mismo tiempo, a su reto más importante y a su más destacable oportunidad. « Esta nominación ha contribuido a desencadenar un debate nacional sobre nuestra cultura de la lectura y su implicación en el futuro de nuestro país », comenta Chinedu Amah, el responsable de comunicación de Rainbow Book Club, desde Lagos. La UNESCO escogió Port Harcourt « por la calidad de su programa y en particular por sus propuestas para los jóvenes », según el comunicado en el que se hizo pública la decisión del organismo internacional. « Los niños y los jóvenes son el futuro de nuestro país. Estamos convencidos de que si podemos influir en ellos y modificar su actitud hacia los libros, podremos reformar el panorama educativo nigeriano », señala el miembro de la organización. Y así es como el programa de actividades de Port Harcourt World Capital Book incluye todo tipo de actividades orientadas a los escolares, incluso antes de que se celebrase la ceremonia de inauguración del evento. Desde donaciones de libros a los centros educativos con menos recursos, hasta campañas de fomento de la lectura. Se puede encontrar el proyecto de redacción conjunto de un libro por parte de los escolares del país, la creación de clubs de lectura, un concurso de ensayos o el diseño de planes de lectura para los colegios.

Noticia completa (El País).

Foto : Rainbow Book Club.

Anuncios