Etiquetas

Hans Herbert Grimm - Historias y desventuras del desconocido soldado Schlump

Hans Herbert Grimm – Historias y desventuras del desconocido soldado Schlump

Volker Weidermann (1969, Darmstadt, Hesse, Alemania) es uno de los grandes especialistas en la búsqueda de libros y autores prohibidos por los nazis. Entre sus últimos, y más crueles, hallazgos se encuentra Historias y desventuras del desconocido soldado Schlump, cuyo autor, Hans Herbert Grimm, escondió un ejemplar de su obra tras una pared y luego se suicidó. Ochenta años después, Weidermann lo descubrió y fue publicado (ahora vez la luz en España, editado por Impedimenta). Un caso más de un relato tan fascinante como horrible.
– ¿ Qué le lleva a interesarse por la búsqueda de libros prohibidos por los nazis ?
– La curiosidad y la pasión. Por un lado, esa época es una de las más ricas y grandiosas de la Historia de la Literatura alemana, y por otro, todavía tiene mucho que descubrir, muchos libros y las historias de muchas vidas. La primera vez que vi la lista que sirvió de base para la primera quema de libros por parte de los nazis en mayo de 1933 sentí una fuerte impresión. Ciento treinta libros y tres autores, y más de la mitad de los nombres que aparecían en ella no los había oído mencionar a pesar de llevar mucho tiempo dedicado a ese periodo.
– ¿ Cuál es el proceso o la vía de investigación que le lleva al descubrimiento de este libro de Hans Herbert Grimm ?
– Sencillamente fue una cuestión de suerte. En mi Buch der verbrannten Bücher (Libro de los libros quemados), donde relato la historia de las vidas y las obras de cada uno de los 133 autores, también cuento la historia de Schlump. Hablo del libro y de que nadie sabía quién lo había escrito. Unos meses después de que saliese a la venta, la nuera del autor se puso en contacto conmigo. Me escribió diciéndome que sabía quién lo había hecho, que se llamaba Hans Herbert Grimm, que era su suegro, que ella vivía en la casa de él, en Altenburg, Alemania Oriental, y que fuese a verla, que me lo contaría todo. Fui y no salía de mi asombro. Me enseñó la grieta en la pared en la que Grimm había ocultado el libro por miedo a ser descubierto ; me mostró la habitación donde trabajaba, manuscritos, cartas, diarios, relatos, todo inédito ; las huellas de una vida secreta y oculta. Y me habló de su vida, de su lucha y de su suicidio.

Noticia completa (ABC).