Etiquetas

Año Internacional de la Luz y de las Tecnologías basadas en la Luz

Año Internacional de la Luz y de las Tecnologías basadas en la Luz

Después de pasar todo el año 2014 en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, con motivo del centenario de este mortífero conflicto, Tesoros Digitales vuelve a temas menos trágicos y más variados.

Este año 2015, se conmemoran varios acontecimientos y avances científicos relacionados con la óptica y la luz : los estudios sobre óptica de Ibn Al-Haytham (1015), los trabajos de Fresnel que llevaron a descubrir que la luz es una onda (1815), la teoría electromagnética de la propagación de la luz propuesta por Maxwell (1865), la teoría del efecto fotoeléctrico de Einstein (1865) y el descubrimiento de la radiación de fondo de microondas por Penzias y Wilson (1965). Para celebrar tantos eventos, la UNESCO ha decretado que 2015 sería el Año Internacional de la Luz y de las Tecnologías basadas en la Luz, con el fin de sensibilizar al mundo sobre la manera en que las tecnologías basadas en la luz pueden contribuir al desarrollo sostenible además de ofrecer soluciones para grandes desafíos mundiales en temas de energía, de educación, de agricultura y de salud.

Ilustración: Wikimedia Commons.

Más allá de los aspectos científicos, nos llama la atención las trayectorias de estos hombres que dedicaron todos sus esfuerzos persiguiendo un improbable resultado científico con el fin de mejorar nuestra existencia, a menudo en detrimento de la suya propia: Ibn Al-Haytham, Augustin Fresnel, James Clerk Maxwell, Albert Einstein, Arno Allan Penzias y Robert Woodrow Wilson, a los que podríamos añadir figuras como las de Alessandro Volta, Nikola Tesla, Thomas Edison, por quedarnos en el ámbito eléctrico, y cuántos otros de todas las ramas del conocimiento…

Thomas Edison

Thomas Edison

De esta figura, la del científico entregado a su investigación, a la del científico loco inmortalizado por la literatura, el cómic o el cine, sólo hay un paso. Un paso que, de hecho, saltaron escritores y guionistas al recrear, o reinventar, las vidas de estos científicos famosos en sus obras. La vida de Nikola Tesla, por ejemplo, fue novelada por Jean Echenoz en Relámpagos. Albert Einstein es el tío travieso del personaje protagonizado por Meg Ryan en la comedia romántica Fórmula para amar (I.Q., 1994) de Fred Schepisi o, lo veremos más adelante en este trabajo, Thomas Edison fue uno de los protagonistas de Auguste Villiers de L’Isle-Adam en su novela de anticipación L’Ève future.

Ilustración: Wikimedia Commons.

Reales o ficticios, despistados y simpáticos o despiadados y peligrosos, aventureros o gurús, locos o geniales, biólogos o químicos, físicos o psicólogos, los científicos han sido, sobre todo desde el siglo XIX, los protagonistas de obras narrativas muy variadas. Cuentos, novelas y cómics fantásticos, de ciencia-ficción, o al contrario ultra-realistas o humorísticos, han tenido a científicos como protagonistas principales. Es lo que les proponemos descubrir en esta nueva entrega de Tesoros Digitales: ¿Locos o genios? Los científicos en la literatura.

Como estas obras pertenecen al Dominio Público, se encuentran de manera libre, legal y gratuita para su consulta en línea o para la descarga. Les proponemos por lo tanto una multitud de enlaces que les permitirán acceder a todo tipo de contenidos : el texto en versión original, y, en algunos casos, en español, audiolibros e incluso películas basados en las obras. ¡No se olviden de hacer clic en ellos para descubrir todos estos documentos!

Y además, les regalamos materiales extra:

  • tres cuentos que hemos traducido y se encuentran disponibles en ePUB y PDF, en Los textos de Tesoros Digitales.
  • nuestro tablero Pinterest que reúne todas las ilustraciones de este trabajo, para que las puedan contemplar y compartir más cómodamente,
  • una nueva colección de quince marcapáginas, que esperan en nuestro Baúl para ser descargados e imprimidos.

¡Les deseamos un feliz verano cargado de lecturas!