De Esopo a François Coppée: un popurrí de poemas – Nuevo capítulo de Tesoros Digitales

Destacado

Etiquetas

Félix Vallotton - La Loge de théâtre (1909)

Félix Vallotton – La Loge de théâtre (1909)

Tercera entrega de Telón y bambalinas: actores y teatros en la narrativa occidentalDe Esopo a François Coppée: un popurrí de poemas ofrece una variada selección de poemas, desde la Antigüedad y hasta el siglo XIX, en la que descubriremos los versos que los más grandes poetas dedicaron al teatro y a los actores…

Como siempre, los textos evocados en este trabajo se podrán descargar libre, legal y gratuitamente o leer en línea. ¡Pinche en los enlaces y disfrute del Dominio público!

Acceder a De Esopo a François Coppée: un popurrí de poemas

Anuncios

Una «Villarreal» de novela en Los Hijos de la fe (1866), de Enrique Pérez Escrich y ¡El Último Adiós!, o Los Dramas del hogar (1902), de Luis de Val

Destacado

Etiquetas

La labor de mediación digital de la Biblioteca Municipal de Vila-real – plasmada en el proyecto Tesoros Digitales – ha permitido el descubrimiento de una curiosidad histórico-literaria estrechamente vinculada con nuestro pueblo: dos novelas en las que parte del argumento transcurre en un pueblo imaginario llamado Villarreal, ubicado en algún lugar del norte de Valencia, cerca de Almenara, Burriana y Castellón.

Enrique Pérez Escrich - Los Hijos de la fe (1866)

Enrique Pérez Escrich – Los Hijos de la fe (1866)

Luis de Val - ¡El Último Adios!, o Los Dramas del hogar (1902)

Luis de Val – ¡El Último Adios!, o Los Dramas del hogar (1902)

Las dos novelas, Los Hijos de la fe: novela de costumbres (1866) y ¡El último adiós!, o Los Dramas del hogar (1902), son obras de dos autores valencianos, muy populares en su tiempo, dos maestros del folletín decimonónico: Enrique Pérez Escrich (1829-1897) y Luis de Val (1867-1930).

Leoncia de Villarreal, protagonista de «Los Hijos de la fe» (1866) de Enrique Pérez Escrich

Leoncia de Villarreal, protagonista de «Los Hijos de la fe» (1866) de Enrique Pérez Escrich

En los dos tomos de Los Hijos de la fe, publicados en 1866 por el editor Miguel Guijarro, Enrique Pérez Escrich invita a sus lectores a elucidar el misterio de los orígenes de Leoncia de Villarreal, entregada recién nacida a Miguel de los Reyes, organista de Villarreal:

«Señor don Miguel de los Reyes: Muy señor mío: Una madre desgraciada confia á usted el fruto de un amor culpable. Sabe que en usted concurren tres cualidades dignas de mejor suerte: la Honradez, la resignación y el amor hacia todo lo débil, todo lo desgraciado. Por eso elige á usted por depositario del querido trozo de sus entrañas. »Algún día, tal vez no muy lejano, sabrá usted el nombre de la que ahora se ve precisada á ocultarlo. »En el bolsillo adjunto encontrará el dinero suficiente para los gastos de un año, y media moneda de oro para que la cuelgue del cuello de la pobre espósita. »Si las circunstancias obligaran á su madre á guardar silencio, todos los años recibirá usted instrucciones y fondos. » No está bautizada: debe ponérsele por nombre Leoncia; por apellido Villarreal, qué es el pueblo de su nacimiento. »Esto es todo cuanto desea de usted, señor don Miguel, una madre infeliz.»

Retrato de Enrique Pérez Escrich por Ricardo María Navarrete Fos (1873)

Retrato de Enrique Pérez Escrich por Ricardo María Navarrete Fos (1873)

Enrique Pérez Escrich (Valencia, 1829 – Madrid, 1897) llegó a Madrid muy joven, después de una infancia difícil, según cuenta en El frac azul. Episodios de un joven flaco (1864), novela autobiográfica que recrea el ambiente de los círculos bohemios madrileños de la segunda mitad del siglo XIX. Empezó su carrera en el periodismo y escribiendo obras de teatro y zarzuelas. Después del éxito de su drama El Cura de aldea (1859), decidió reescribirlo como novela, iniciando una prolífica carrera de autor de novelas por entregas y folletines. Muy popular en la segunda mitad del siglo XIX y en las primeras décadas del XX, Pérez Escrich despilfarró su fortuna y terminó su vida arruinado y enfermo, en un modesto puesto de director de asilo para huérfanas.

Ilustración: Wikimedia Commons.

Luis de Val – ¡El Último Adios!, o Los Dramas del hogar (1902)

Luis de Val – ¡El Último Adios!, o Los Dramas del hogar (1902)

Folletín de más de 2000 páginas publicado en Barcelona por Juan Pérez & Cia, ¡El último adiós!, o Los Dramas del hogar (1902) cuenta, entre varias intrigas, el destino de Vicente Serraclara, modesto escribiente del Ayuntamiento de Villarreal, obligado a emigrar a Cuba para buscar fortuna y su regreso triunfal a su pueblo natal después de muchos años…

«Desembarcaron en Barcelona, é inmediatamente dirigiéronse por tierra á Valencia. Pero aun no estaba contento Serraclara con verse en España ni siquiera en Valencia; deseaba trasladarse á Villarreal, al pintoresco pueblecito donde había abierto los ojos á la luz por vez primera, y á Villarreal trasladáronse sin pérdida de momento. En el pueblo fué un acontecimiento extraordinario el regreso del antiguo y modesto escribiente del ayuntamiento, mucho más extraordinario aun, porque volvía rico y convertido en un gran señor.»

Luis de Val

Luis de Val

La biografía del autor de esta novela, Luis de Val (Valencia, 1867- Valencia, 1930), bien podría haber servido para uno de sus folletines. Nacido ciego, recobró la vista a los tres años, gracias a una operación. Interrumpió sus estudios universitarios a los diecisiete años para contraer matrimonio y se trasladó a Barcelona, donde empezó a trabajar como colaborador del escritor Rafael del Castillo. El éxito de su primera novela, Celos de esposa (1886), marca el inicio de una prolífica carrera, con más de doscientas novelas por entregas, numerosos cuentos publicados en revistas y algunas obras de teatro. Hacia 1920, aquejado de arteriosclerosis, decide retirarse a Valencia y no escribir más folletines. No obstante, después de la muerte de su esposa, aún escribirá cinco novelas, que los críticos consideran como sus obras maestras, de una gran calidad literaria. Titular de una inmensa fortuna, dueño de un palacete en Barcelona, propietario de caballos y perros, despilfarró en viajes y aventuras tanto como ganó y hasta llegó a dedicarse a criar perros de raza cuando sus ingresos literarios dejaron de ser suficientes. Amigo de Vicente Blasco Ibáñez, «un día, sobre las ruinas de la plaza de Blasco Ibáñez, le reventó súbitamente el corazón. Sesenta y tres años tenía» (Federico Miñana, Notas sobre la vida y la muerte de Luis de Val: el último folletinista, Nuevo Mundo, 31 de octubre de 1930).

Ilustración: Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España.

Si la visión novelesca de Vila-real en esta dos obras poco o nada tiene que ver con la realidad, no deja de ser una curiosidad literaria digna de ser conocida por los vila-realenses. Por esta razón, la Biblioteca Municipal de Vila-real ha adquirido, en unas librerías anticuarias, ejemplares de estas novelas, de las que quedan muy escasas unidades en bibliotecas y librerías. Se conservarán en el fondo local situado en la Biblioteca de la calle Solades. Los ciudadanos interesados en consultar estas obras podrán solicitarlo en el mostrador de la Biblioteca.

Enrique Pérez Escrich – Los Hijos de la fe (1866)

Enrique Pérez Escrich – Los Hijos de la fe (1866)

Enrique Pérez Escrich – Los Hijos de la fe (1866)

Enrique Pérez Escrich – Los Hijos de la fe (1866)

Luis de Val – ¡El Último Adios!, o Los Dramas del hogar (1902)

Luis de Val – ¡El Último Adios!, o Los Dramas del hogar (1902)

Luis de Val – ¡El Último Adios!, o Los Dramas del hogar (1902)

Luis de Val – ¡El Último Adios!, o Los Dramas del hogar (1902)

También se pueden leer las dos novelas en línea o descargarlas en formato PDF desde la Biblioteca Digital Hispánica, el portal libre y gratuito de documentos digitalizados de la Biblioteca Nacional de España:

Los ejemplares adquiridos por la Biblioteca

Los ejemplares adquiridos por la Biblioteca

Referencias:

♦♦♦

Christine Sétrin, con la colaboración de Juan Bernat y Ángel Pozo. Biblioteca Municipal de Vila-real. Mayo 2018.

88x31Este trabajo está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported.

Los comediantes y el teatro: dos temas de discusión inagotables – Nuevo capítulo de Tesoros Digitales

Destacado

Etiquetas

Johann Baptist Isenring, David Alois Schmid, Ludwig Burckhardt-Schonauer - Ginebra: la plaza nueva, el teatro y la puerta de Carouge (S. XIX)

Johann Baptist Isenring, David Alois Schmid, Ludwig Burckhardt-Schonauer – Ginebra: la plaza nueva, el teatro y la puerta de Carouge (S. XIX)

Segunda entrega de Telón y bambalinas: actores y teatros en la narrativa occidental, Los comediantes y el teatro: dos temas de discusión inagotable ofrece un largo recorrido filosófico, desde la Antigüedad y hasta las primeras décadas del siglo XX, en el que descubriremos los escritos de los más grandes pensadores sobre el teatro y los actores…

Como siempre, los textos evocados en este trabajo se podrán descargar libre, legal y gratuitamente o leer en línea. ¡Pinche en los enlaces y disfrute del Dominio público!

Acceder a Los comediantes y el teatro: dos temas de discusión inagotable

 

Dia Mundial del Teatro: Telón y bambalinas: actores y teatros en la narrativa occidental, nueva entrega de Tesoros Digitales

Etiquetas

Albert Guillaume – Au théâtre (principios S. XX)

Albert Guillaume – Au théâtre (principios S. XX)

Hoy, martes 27 de marzo, para celebrar el Día Mundial del Teatro, les invitamos a descubrir el primer capítulo de nuestra nueva entrega de Tesoros Digitales: Telón y bambalinas: actores y teatros en la narrativa occidental.

Durante todo el año 2018, vamos a hablar de los actores, los autores y los teatros como temas de inspiración literaria. Desde la poesía hasta la narrativa, pasando por las propias obras de teatro o el ensayo, les ofreceremos una amplia selección de obras que – como siempre en Tesoros Digitales – podrán descargar libre, legal y gratuitamente o leer en línea.

Acomódense, silencien sus teléfonos, la función va a comenzar…

Ilustración: Wikimedia Commons.