1914-1918 : una aproximación a la literatura de la Gran Guerra (1)

1914-1918 : una aproximación a la literatura de la Gran Guerra – (1) Experiencias vividas

Dossier elaborado por Christine Sétrin, con la colaboración de Ángel Pozo.

M. Tadini – Tavola de la conflagrazione europea (1914)

M. Tadini – Tavola de la conflagrazione europea (1914)

El 28 de Julio de 1914, hace cien años, estallaba la Primera Guerra Mundial, una contienda que alcanzó una intensidad sin precedentes, con sus 9 millones de muertos, 22 millones de heridos, 8 millones de inválidos. Auge de los imperialismos, nacionalismos extremos, conflictos anteriores mal resueltos, rivalidades económicas, e incluso malentendidos diplomáticos contaron entre las razones estructurales de esta guerra tan sangrienta que se desarrolló principalmente en territorio europeo, aunque también hubo batallas en África, Asia y el Atlántico Norte. Estos 4 años, 3 meses y nueve días (el 11 de noviembre de 1918 se firmó el armisticio que ratificaba la victoria de los Aliados), marcaron profundamente a aquellos que los vivieron, tanto en el frente como en la sociedad civil. Este trauma colectivo queda reflejado en la literatura de esta época, ya que desde los primeros meses del conflicto en 1914, y durante las décadas posteriores, aparecieron numerosos escritos que evocan el frente, las batallas, las condiciones de vida de los soldados o la vida civil, en las ciudades y los pueblos… Memorias, diarios de guerra, correspondencia, pero también novelas, poesías, obras de teatro, e incluso historietas y humor gráfico conforman la narrativa de estos años revueltos, que les proponemos descubrir en una doble entrega de Tesoros Digitales : 1914-1918 : una aproximación a la literatura de la Gran Guerra. La primera parte, que viene a continuación, evocará las experiencias vividas en primera persona : recuerdos, diarios, poesía y narración gráfica. Más adelante publicaremos la segunda parte, dedicada a la narrativa de ficción, adulta y juvenil, al teatro y al cine…

Ilustración : Base de datos Joconde.

Desde hace un siglo, se ha escrito mucho sobre la Primera Guerra Mundial, y todavía hoy se trata de un tema muy de moda. Sólo daremos un ejemplo : la novela ganadora del prestigioso premio Goncourt en 2013, Au revoir, là-haut de Pierre Lemaître, se ambienta en la Francia victoriosa de 1918, más preocupada de construir monumentos en homenaje a sus muertos que de dar un futuro a los soldados que han sobrevivido…

Evocaremos en este trabajo a los autores que han vivido estos años mortíferos y los han tratado en sus obras. Muchos de ellos vivieron aún muchos años para contar su guerra y sus obras, algunas de ellas emblemáticas del género, no pertenecen al Dominio Público. No obstante, añadiremos, al final de cada sección, una breve reseña de aquellas obras, con el fin de elaborar una lista lo más exhaustiva posible de la narrativa de Gran Guerra.

John Lavery – Troops embarking at Southampton para el Frente del Oeste (1917)

John Lavery – Troops embarking at Southampton para el Frente del Oeste (1917)

Ilustración : Wikimedia Commons.

Tiempos de propaganda

Postal de propaganda alemana (191?) « - ¡ Mon Dieu ! ¿ A dónde se lleva la Torre Eiffel ? - ¿ Dónde ? ¡ La voy a plantar en la Puerta de Brandeburgo ! »

Postal de propaganda alemana (191?) « – ¡ Mon Dieu ! ¿ A dónde se lleva la Torre Eiffel ? – ¿ Dónde ? ¡ La voy a plantar en la Puerta de Brandeburgo ! »

En estos tiempos agitados, era inevitable que los servicios de propaganda de ambos bandos intentaran apoderarse de la opinión pública. Carteles y panfletos florecieron, animando a los ciudadanos a que participaran en el esfuerzo de guerra. También nacieron, de forma espontánea, movimientos de unión patriótica. A estos movimientos dieron su soporte políticos, artistas, intelectuales, científicos, etc, que preconizaron que se pusieran de lado los conflictos políticos internos para hacer frente, todos juntos, al enemigo…. Así se llamó a la Union Sacrée (Unión sagrada) en Francia o al Burgfrieden (Paz de las fortalezas) en Alemania. Varios intelectuales dieron su soporte, de manera más o menos vehemente, a sus respectivos gobiernos. Por ejemplo el filósofo francés Henri Bergson abrió una sesión de la Academia de las Ciencias Morales y Políticas, en agosto de 1914, expresando su profundo rechazo al cinismo y la brutalidad de Alemania, mientras que 93 intelectuales alemanes de todas disciplinas firmaban un manifiesto (Aufruf an die Kulturwelt / An die Kulturwelt ! Ein Aufruf, texto en inglés) para recusar las acusaciones de cometer atrocidades en Bélgica que pesaban sobre su país… Pero sin duda, el alistamiento propagandístico institucional de escritores británicos es el caso más curioso…

Ilustración : Gallica.

Cartel de propaganda irlandés (1915)

Cartel de propaganda irlandés (1915)

Al estallar la guerra en 1914, el jefe del servicio de propaganda británica (War Propaganda Bureau), Charles Masterman, convocó a varios escritores de renombre en una reunión secreta con el fin de determinar acciones para promover los intereses del país durante la guerra. No se supo de esta reunión hasta 1935, cuando las actividades del War Propaganda Bureau se dieron a conocer al gran público. A la reunión asistieron : Arthur Conan Doyle, Arnold Bennett, John Masefield, Ford Madox Ford, William Archer, G. K. Chesterton, Sir Henry Newbolt, John Galsworthy, Thomas Hardy, Rudyard Kipling, Gilbert Parker, G. M. Trevelyan y H. G. Wells. Dos tipos de acciones resultaron de este brainstorming : por una parte, varios escritores escribieron panfletos y libros con el propósito de defender el punto de vista de su gobierno. Además de numerosos artículos de prensa, salieron textos como :

  • To arms ! (A las armas !, 1914), de Arthur Conan Doyle (1859-1930),

Ilustración : Europeana, Imperial War Museum.

Cartel de propaganda británico (191?)

Cartel de propaganda británico (191?)

  • Numerosos artículos publicados por la prensa y posteriormente agrupados en dos volúmenes A Sheaf (Un fajo, 1916) y Another Sheaf (Otro fajo, 1917), por John Galsworthy (1867-1933),

Ilustración : Europeana, Imperial War Museum.

A la publicación temprana de estos panfletos, se sumó otra actuación por parte de los VIP’s de la literatura británica. Varios de ellos se involucraron más aún en su compromiso y visitaron el frente, las trincheras para luego dar cuenta de ello en nuevos escritos. Así vieron la luz :

  • Arnold Bennet – Over there (1915), ilustración de Walter Hale : la nave derruida de la catedral de Soissons

    Arnold Bennet – Over there (1915), ilustración de Walter Hale : la nave derruida de la catedral de Soissons

    Over there : war scenes on the Western Front (Allá : escenas de guerra del Frente del Oeste, 1915), de Arnold Bennett. El escritor resultó profundamente traumatizado por las condiciones de vida en las trincheras, hasta tal punto que estuvo enfermo durante varias semanas. No obstante, decidió no mencionarlo y escribir un panfleto que animara a los hombres a alistarse en el ejército británico. El resultado fue Over there.

  • A visit to the three fronts (Una visita a tres frentes, 1916), de Arthur Conan Doyle, que pudo tener una visión de las líneas británicas, francesas e italianas. El padre de Sherlock Holmes, que perdió un hijo en 1917 (murió de una neumonía después de haber sido herido en la batalla de Somme), publicó, casi en tiempo real, una historia de las campañas británicas durante la guerra : The British Campaign in France and Flanders (La Campaña británica en Francia y Flandes, Tomo 1, Tomo 2, Tomo 3, Tomo 4, Tomo 5, Tomo 6),

Ilustración : Internet Archive.

  • France at war : on the frontier of civilization (Francia en guerra : en la frontera de la civilización, audiolibro en inglés, 1915), de Rudyard Kipling. En 1915 Kipling viaja al frente de Francia como corresponsal de guerra. El informe de la actividad militar que observó durante este viaje se publicó en seis artículos en los diarios Daily Telegraph y el New York Sun y recopilados en France at war. En este libro, los artículos están precedidos de una oda a Francia, hermoso poema que el escritor británico había compuesto en 1913, cuando Raymond Poincarré, entonces presidente de la República francesa, visitó Inglaterra, poema del que podemos oir la grabación de los primeros versos, con la voz del mismo Kipling, en Gallica.

« Broke to every known mischance, lifted over all
By the light sane joy of life, the buckler of the Gaul,
Furious in luxury, merciless in toil,
Terrible with strength that draws from her tireless soil;
Strictest judge of her own worth, gentlest of man’s mind,
First to follow Truth and last to leave old Truths behind-
France beloved of every soul that loves its fellow-kind ! »

Sir Arthur Conan Doyle (a la izquierda), Robert Donald y un oficial francés, en el frente del Oeste

Sir Arthur Conan Doyle (a la izquierda), Robert Donald y un oficial francés, en el frente del Oeste

De entre los escritores que asistieron a la reunión secreta del War Propaganda Bureau, varios tomaron una parte más activa en el frente : Ford Madox Ford abandonó la actividad de propagandista para alistarse en una división de transportes y fue herido en la batalla de Somme ; Henry Newbolt (1862-1938) sirvió como controlador de telecomunicaciones, nombrado caballero en 1915 y recibió el título de Companion of Honour en 1922 ; George Macaulay Trevelyan (1876-1962) no pudo combatir por tener la vista deficiente, pero en 1915 fue nombrado comandante de la primera unidad de ambulancias de la Cruz Roja que fue mandada a Italia y pasó toda la guerra transportando heridos, lo cual relatará en Scenes from Italy’s war (Escenas de la guerra de Italia, 1919) ; y Arthur Conan Doyle, con sus cincuenta y cinco años, sirvió en el Sexto Regimiento de Voluntarios de Sussex…

Ilustración : Spartacus.

Rudyard Kipling

Rudyard Kipling

Una mención especial haremos a Rudyard Kipling, por su conmovedora experiencia personal de la guerra. Su hijo, John, murió en la batalla de Loos en 1915. Se cree que su padre se sintió culpable de esta muerte porque él fue quién animó al joven a alistarse cuando podría haber tenido una dispensa por su miopía. Seguramente por esta razón, Kipling participó en la Comisión imperial de las sepulturas militares, organización encargada de velar los cementerios en los que soldados del Commonwealth habían sido inhumados. Fue él quién eligió la frase de la Biblia « Su nombre vivirá para siempre » grabado en las Piedras del Recuerdo de estos cementerios y fue elegida su propuesta de grabar en las tumbas de los soldados desconocidos la expresión « Conocido de Dios ».

Una bonita anécdota cuenta que un soldado francés fue salvado por un ejemplar de la novela Kim de Kipling, que tenía guardada en su bolsillo de pecho y recibió el impacto de la bala. Este soldado, después de la guerra, le ofreció al escritor el libro, con la bala dentro todavía, y la cruz de guerra que había recibido. El escritor y el veterano entablaron una amistad epistolar y cuando nació el hijo del soldado francés, Kipling insistió en devolver el libro y la cruz.

Ilustración : New York Public Library Digital Gallery.

Théophile-Alexandre Steinlen – Cartel de propaganda : Journée des régions libérées (1919)

Théophile-Alexandre Steinlen – Cartel de propaganda : Journée des régions libérées (1919)

Durante toda la guerra, florecieron en Francia numerosos volúmenes en los que escritores famosos recopilaban artículos sobre sus impresiones de la guerra o destinados a levantar el ánimo de las tropas. Por ejemplo :

  • Pendant l’orage (Durante la tormenta, 1915) recoge las observaciones, impresiones y sentimientos sobre los primeros meses de guerra del novelista, periodista y crítico cercano al movimiento simbolista Rémy de Gourmont (1858-1915), obligado a quedarse en París, víctima de problemas de movilidad causados por un lupus, y presa de una depresión. Podemos leer en sus páginas : « Nos podemos preguntar, si continua esta siega, si habrá un día de mañana para la joven literatura. Siempre hay un día de mañana, pero jóvenes y viejos se quedarán para siempre con un doloroso trastorno. »
  • Sur la voie glorieuse (Sobre la vía gloriosa, 1915) del premio Nobel de literatura 1921 Anatole France (1844-1924), crítica social y texto lleno de ambición guerrera y patriótica. Más tarde se arrepentirá de haber escrito estas líneas y abogará por una paz amistosa entre Francia y Alemania, tomando posición contra el Tratado de Versalles, considerando que las condiciones de la paz eran injustas.

Ilustración : Gallica.

  • Aujourd’hui et demain (Hoy y mañana, 1917) , del novelista emblemático del tradicionalismo rural y el catolicismo René Bazin (1853-1932). « Todos los trabajos del campo ya están hechos : la cosecha, la vendimia. Me vais a decir : « ¿ Como lo han hecho ellas ? » Tenéis razón de hablar en femenino : son las madres, las esposas, las hermanas que han organizado la faena y han participado en ella. »
  • Méditations d’un solitaire en 1916 (Meditaciones de un solitario en 1916, 1917) del novelista y ensayista Léon Bloy (1846-1917), mezcla de crítica social, de odio tanto hacia el pueblo como hacia la burguesía, recogimiento sobre la muerte de sus amigos, fraternidad con los soldados…
Romain Rolland

Romain Rolland en 1914

No obstante, no todos los escritores europeos ardieron con esta fiebre patriótica… ¡ y propagandista ! Durante toda la guerra, un grupo de intelectuales de varias nacionalidades se reunieron en Ginebra alrededor del escritor francés Romain Rolland (1866-1944), y abogaron por la paz y la fraternidad al mismo tiempo que rechazaban el empeño de los gobernantes en querer una victoria total, a cualquier precio. Escritor consagrado, en particular por su gran fresco novelesco en diez tomos titulado Jean-Christophe (1904-1912), en el que ya defiende la esperanza de una humanidad reconciliada a través de la amistad entre Francia y Alemania, Rolland se encuentra en Suiza cuando estalla la guerra. Tiene entonces 48 años y no es movilizable. Decide por lo tanto quedarse en territorio neutro y, desde Ginebra, llamar a la paz en Europa. Pronto se unen a su llamamiento otros artistas entre los que podemos nombrar al escritor austriaco Stefan Zweig, su discípulo y amigo que evocará estos años en su autobiografía Die Welt von Gestern. Erinnerungen eines Europäers (El Mundo de ayer. Memorias de un europeo), el ilustrador y grabador belga Frans Masereel, los escritores franceses René Arcos y Pierre Jean Jouve… A partir de agosto de 1914, Romain Rolland publica, en el periódico Le Journal de Genève (El Diario de Ginebra) una serie de panfletos agrupados bajo el título de Au-dessus de la mêlée (Encima de la batalla, audiolibro en francés), en los que quiere adoptar una postura de distanciamiento de los intereses nacionales y, situándose encima de los países (de ahí la explicación del título), aboga por una Europa unida y fraternizada ; lucha contra la guerra, denunciando el deseo de dominación de los países beligerantes que les lleva a esta obra de destrucción y muerte. Sus artículos, traducidos a varios idiomas (¡ menos el alemán !) y su obra cumbre Jean-Christophe contribuyeron a que le fuera otorgado el Premio Nobel de Literatura en 1915. Esta actitud poco patriótica le valió, durante la guerra y muchos años después, el odio de muchos intelectuales de su país que le acusaban de confraternizar con el enemigo. Sus compañeros de lucha pacifista publicaron a su vez obras de teatro (Zweig), poemas (Jouve), novelas (Arcos), grabados (Masereel), cada uno con su disciplina predilecta, en los que intentaban hacer llegar el mismo mensaje de paz… En 1919, Romain Rolland firmó un nuevo manifiesto, Déclaration de l’indépendance de l’esprit (Declaración de la independencia del espíritu), en el que llama a todos los intelectuales del mundo, los « Trabajadores del espíritu », a reanudar la unión fraternal rota por la guerra, poniendo por encima de naciones, razas o castas, la defensa de una intelectualidad universal…

Ilustración : Wikimedia Commons.

« Atrevámonos a decir la verdad a los familiares de estos jóvenes, a sus guías espirituales, a los dueños de opinión, a sus jefes religiosos o laicos, a los pensadores, a los tribunos socialistas. ¡ Qué ! ¡ Teníais, en vuestras manos, tantas riquezas vivas, estos tesoros de heroísmo ! ¿ Para qué los estáis gastando ? A esta juventud ávida de sacrificio, ¿qué objetivo habéis fijado para su devoción magnánima ? ¡ El degollamiento mutuo de estos jóvenes héroes ! La guerra europea, este cuerpo a cuerpo sacrilegio, que ofrece el espectáculo de una Europa demente, subiendo a la hoguera y desgarrándose con sus propias manos, como Hércules ! » (Au-dessus de la mêlée)

Cartel de propaganda inglés (1915)

Cartel de propaganda inglés (1915)

Ilustración : Wikimedia Commons.

Memorias y diarios de guerra

Charles Max Braemer – La Lecture, fait par un prisonnier de guerre (191?)

Charles Max Braemer – La Lecture, fait par un prisonnier de guerre (191?)

Nos ha llegado un sinfín de testimonios en primera persona de la Primera Guerra Mundial. Memorias, diarios, correspondencia de soldados, oficiales, médicos, enfermeras, sacerdotes… se pueden encontrar en diversas bibliotecas digitales del mundo. Algunos de esos documentos fueron editados durante o después de la guerra. La mayoría de ellos permanecieron ocultos en los baúles de recuerdos familiares. En el año 2013, diversos países europeos, capitaneados por Europeana, lanzaron un llamamiento a sus ciudadanos con el fin de reunir y digitalizar toda la documentación referente a la guerra que podían conservar en sus hogares : fotografías, cartas, diarios, documentos militares, dibujos, grabaciones de sonido, películas e incluso objetos… Con todo este material, se está constituyendo un fondo de gran valor histórico accesible libremente por Internet en diversos sitios, en particular en Europeana 1914-1918.
No evocaremos aquí estos testimonios anónimos : existen tantos y todos de tanto valor histórico, que resultaría difícil, y sobre todo injusto, realizar una selección… Nos limitaremos a los relatos personales de los escritores que dejaron su huella en la Literatura.

Ilustración : Europeana.

Vicente Blasco Ibáñez en una trinchera del frente francés (1915)

Vicente Blasco Ibáñez en una trinchera del frente francés (1915)

Ferviente defensor de las ideas republicanas, Vicente Blasco Ibáñez (1867-1928) se sentía incómodo en la España de Alfonso XIII y decidió autoexiliarse en 1909. Después de una estancia en Argentina de la que vuelve arruinado, la guerra le sorprende en París. Muy pronto, el escritor valenciano ve la ocasión de ofrecer a la prensa española grandes reportajes sobre el desarrollo del conflicto. Su fama de escritor reconocido internacionalmente le abre puertas y, gracias a recomendaciones del gobierno francés, logra los permisos necesarios para visitar el frente y las trincheras. Así verá la luz una serie de artículos, publicados entre 1914 y 1915, en la revista La Esfera : Los Dos Soldados (24/10/1914), Los Españoles en la guerra (12/12/1914), Un héroe (02/01/1915) o Visiones de la guerra (12/06/1915)… « He pasado ocho días en « el frente », viviendo en el cuartel general de Franchet d’Esperey, general en jefe del quinto ejército francés. He pasado una noche en una trinchera, a ciento cincuenta metros de los alemanes, oyendo sus conversaciones y sus cánticos, como algo lejano y profundo que surgía del fondo de la tierra. He vivido la misma experiencia ordinaria del combatiente. He presenciado un combate de artillería pesada, viendo cómo tiran en pleno campo, borrando granjas y segando bosques, los grandes cañones que antes sólo se empleaban en el asedio de las ciudades. He oído el abejorreo pegajoso de las balas de fusil, bajando instintivamente la cabeza. He visto pasar las granadas por el espacio. Iban muy altas ; pero las he visto. » (Visiones de guerra)

Ilustración : Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Vicente Blasco Ibáñez – Historia de la Guerra Europea de 1914

Vicente Blasco Ibáñez – Historia de la Guerra Europea de 1914

Al mismo tiempo, su editorial valenciana, Prometeo, empieza a sacar, el mismo año 1914, los primeros capítulos de su Historia de la Guerra Europea de 1914, monumental obra publicada en fascículos semanales entre 1914 y 1921, ilustrada con miles de fotografías, dibujos y láminas, que alcanzaría, en su edición recopilada, un total de nueve tomos, de más de 600 páginas cada uno. Más que un simple trabajo de corresponsal de guerra, la Historia de la Guerra Europea de 1914 (Tomo 1, Tomo 2, Tomo 3, Tomo 4, Tomo 5, Tomo 6, Tomo 7, Tomo 8, Tomo 9) es un documento antropológico, social y político completo, en el que Blasco Ibáñez quiso hacer entender las causas de la guerra y dar a conocer a sus protagonistas, no sólo a los líderes, sino también a los soldados y los pueblos implicados en el conflicto. A pesar de que se le pueda reprochar cierta parcialidad a favor de los Aliados y un marcado odio contra Alemania, esta obra colosal, redactada casi en tiempo real a medida que iba desarrollándose la guerra, es un magnífico testimonio de lo que fue y de cómo se vivía este conflicto que podría resumirse en dos palabras : muerte y destrucción. Observemos de paso que únicamente los tres primeros tomos fueron redactados íntegramente por el emblemático escritor valenciano ; a partir del cuarto volumen empezó a reducir sus aportaciones personales y a delegar la redacción a sus colaboradores de Prometeo, aprovechando toda clase de materiales periodísticos y militares… Volveremos sobre la figura de Vicente Blasco Ibáñez en nuestra próxima entrega, dedicada a la narrativa de la Gran Guerra, para evocar su trilogía de guerra empezada por Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis

Ilustración : Internet Archive.

Vicente Blasco Ibáñez – Historia de la Guerra Europea de 1914

Vicente Blasco Ibáñez – Historia de la Guerra Europea de 1914

Ilustración : Internet Archive.

Vicente Blasco Ibáñez – Historia de la Guerra Europea de 1914

Vicente Blasco Ibáñez – Historia de la Guerra Europea de 1914

Ilustración : Internet Archive.

Anna Bowman Dodd – Heroic France (1915)

Anna Bowman Dodd – Heroic France (1915)

Anna Bowman Dodd (1855-1929), que descubrimos en entregas precedentes de Tesoros Digitales con las reseñas de The Republic of the Future (Precursores de la ciencia-ficción : de Luciano de Samosata a Edgar Rice Burroughs) y On the knees of Gods (Romanos, Griegos, Egipcios y Babilonios : el mundo antiguo en la narrativa occidental de 1750 a 1935), fue una escritora estadounidense conservadora. Estaba en Francia cuando estalló la guerra. En su libro Heroic France (Francia heroica, 1915), hace una presentación histórico-social de Francia, no desprovista de tópicos (« El Gascón es hablador ; el Borgoñón, truculento ; el Bretón ; testarudo o imprudentemente valiente ; el Provenzal, ardiente y tempestuoso ; el Normando, silencioso, aunque pronto dispuesto a una nueva aventura ; y el hombre del norte, terco, agresivo, lleno de la resistencia flamenca ») y llena de exaltación patriótica…

Ilustración : Internet Archive.

Matilde Serao

Matilde Serao

Emblema del naturalismo italiano, la escritora y periodista Matilde Serao (1856-1927) colaboró, a lo largo de su vida, en numerosos periódicos. Cuando estalló la guerra escribía para el diario Il Giorno, que había fundado en 1904. Entre 1915 y 1916, publicó en este medio una serie de artículos extraídos de su diario, en los que rinde homenaje al oculto heroísmo y al sacrificio de sus hermanas, las mujeres italianas : evoca el trabajo de las mujeres en las fábricas o en el campo, los sentimientos de las madres y las esposas que ven marchar a sus seres queridos al frente, y cuenta anécdotas e historias recogidas en su contribución al esfuerzo de guerra (Matilde Serao, que tenía tres hijos en el frente, leía las cartas de sus hijos a las madres y visitaba a los soldados heridos en los hospitales). Estos valiosos testimonios, que nos ofrecen un retrato de la sociedad italiana durante la guerra, fueron recogidos en 1916 en un volumen titulado Parla una donna : diario femminile di guerra, maggio 1915-marzo 1916 (Habla una mujer : diario femenino de guerra, mayo 1915-marzo 1916)

Ilustración : Wikimedia Commons.

Mary Augusta Ward

Mary Augusta Ward

Los valores de la sociedad victoriana y las cuestiones existenciales alrededor de la religión fueron los temas de predilección de las novelas de la británica Mary Augusta Ward (1851-1920), cuyo nombre de pluma era Mrs. Humphry Ward. Entregada a causas humanitarias como fueron los settlement movements, estos movimientos sociales populares en Inglaterra y Estados Unidos a principios del siglo XX que tenían como objetivo estrechar los vínculos solidarios entre ricos y pobres, a través de tareas educativas que realizaban voluntariamente los más acomodados en beneficio de los más humildes, esta escritora fue no obstante fervientemente contraria al voto de las mujeres, llegando a escribir series de artículos y novelas con el fin de criticar la postura de las suffragettes… Durante la Primera Guerra Mundial, el presidente de Estados Unidos, Theodore Roosevelt le pidió que describiera, para el público estadounidense, cómo Inglaterra vivía el esfuerzo de guerra. Este encargo la llevó a visitar las trincheras del Frente del Oeste y se plasmó en tres volúmenes : England’s Effort, six letters to an American friend (El Esfuerzo de Inglaterra, seis cartas a un amigo americano, 1916), Towards the goal (Hacia la meta, 1917), y Fields of Victory (Los Campos de la Victoria, 1919).

Ilustración : Wikimedia Commons.

Harold Chapin

Harold Chapin

Aunque nació en Brooklyn, Harold Chapin (1886-1915) fue un actor y dramaturgo británico. Combatió bajo la bandera británica, y murió en la Batalla de Loos (1915) con 29 años. Se le considera uno de los mayores talentos teatrales perdidos durante la guerra. Soldier and dramatist : being the letters of Harold Chapin, american citizen, who died for England at Loos on September 26th, 1915 (Soldado y dramaturgo : las cartas de Harold Chapin, ciudadano americano, que murió para Inglaterra en Loos, el 26 de Septiembre 1915, 1916) es la recopilación de las emocionantes cartas a su mujer, su hijo pequeño y su madre, en las que da cuenta de su día a día. Hasta figuran varios dibujos para mejor entendimiento del niño…

Ilustración : Brigham Young University.





Harold Chapin - Soldier and dramatist : being the letters of Harold Chapin, american citizen, who died for England at Loos on September 26th, 1915

Harold Chapin – Soldier and dramatist : being the letters of Harold Chapin, american citizen, who died for England at Loos on September 26th, 1915

Ilustración : Brigham Young University.

Enrique Gómez Carrillo

Enrique Gómez Carrillo

Crítico literario, escritor, periodista, el guatemalteco Enrique Gómez Carrillo (1873-1927) fue cónsul de su país y representante de Argentina en París, además de académico de la Real Academia Española. Premiado en varias ocasiones en Francia por sus traducciones al francés de sus propias obras, más parisino que los parisinos, este amigo de Oscar Wilde, Rubén Darío y Paul Verlaine ha sabido, en sus crónicas, rendir el aspecto mágico y cosmopolita de la capital gala en la Belle Époque. Su doble calidad de diplomático y de periodista internacional le permite visitar diversos sitios del frente entre 1914 y 1915, visitas que quedan plasmadas en varios artículos publicados en el periódico El Liberal y posteriormente reunidos en los volúmenes Campos de batalla y campos de ruinas (1915) y En las trincheras (1921). Los artículos de guerra de Gómez Carrillo presentan el inconveniente de quedar limitados a lo que las autoridades militares le dejaran ver y que los servicios de propaganda le dejaran escribir, sin contar con de su propia subjetividad francófila. No obstante, su pluma lírica, las referencias históricas con las que este escritor culto supo completar sus relatos, y su profundo humanismo, hacen de los mismos un conjunto representativo de cierto subgénero de la literatura de guerra… « En la llanura desnuda y gris, el pobre muerto es lo único que hace pensar en la vida. Una congoja inmensa me oprime el corazón, y no sé si es por el hombre que está a treinta pasos, extendido para siempre, o por la indiferencia de los que los que se hallan a mi lado ; pero lo cierto es que mis nociones de moral se desvanecen de pronto. ¿ Qué es morir, qué es matar, qué es todo lo que en general parece lo más grave, lo más terrible ?… No es nada… Ese alemán vivía esta mañana… Estos franceses viven ahora, y esta tarde Dios sabe si aún vivirán… » Casado hacia 1924 con Consuelo Suncín Sandoval de Gómez, que sería años más tarde, la esposa y musa del también escritor Antoine de Saint-Exupéry, Enrique Gómez Carrillo fue condecorado con la Legión de honor y París ofreció, a su muerte en 1927, un emplazamiento en el famoso cementerio de Père Lachaise, en el que descansan tantas personalidades de la cultura…

Ilustración : Wikimedia Commons.

Louis Pergaud

Louis Pergaud

El destino del francés Louis Pergaud (1882-1915) fue otro de esos truncados brutalmente por la guerra : en abril de 1915, no volvió de un ataque y su cuerpo nunca fue encontrado. Cuando fue mandado al frente, este maestro ya era un escritor reconocido, ganador en 1910 del prestigioso premio Goncourt con su conjunto de relatos de animales agrupados bajo el título de De Goupil à Margot (1911) y era el autor de la famosa Guerre des boutons (La Guerra de los botones, audiolibro en francés, 1913), historia de rivalidades entre los chavales de dos pueblos, llevada cinco veces a la pantalla. Del efímero paso de Pergaud por el frente, se conservan unos cuadernos, publicados por primera vez en 2011 (y por lo tanto no libres de derechos), y su correspondencia (audiolibro en francés) con su mujer y sus amigos, publicada en 1955. Un testimonio conmovedor…

Ilustración : Wikimedia Commons.

John Reed – The War in Eastern Europe, ilustración de Boardman Robinson (1916)

John Reed – The War in Eastern Europe, ilustración de Boardman Robinson (1916)

John Silas « Jack » Reed fue un periodista, poeta y activista socialista estadounidense. Es el autor de Ten Days that shook the world (Díez días que estremecieron el mundo, audiolibro en inglés, 1919) en el que relata el desarrollo de la Revolución Rusa de 1917, acontecimiento que vivió en persona en Moscú. Intrépido corresponsal, Reed está en México en 1910-1911 para dar cuenta de la Revolución Mexicana, siguiendo el ejército de Pancho Villa. En 1914 se traslada a Europa y la neutralidad de Estados Unidos durante los primeros años de la guerra le permite acceder a todos los frentes, en los dos bandos. En 1915 pasa varios meses en Europa del Este : Salónica, Serbia, Rusia, Constantinopla y los Balcanes. Dará cuenta de su estancia en la zona en The War in Eastern Europe (La Guerra en Europa del Este, 1916).

Ilustración : Internet Archive.

Alice Askew y Claude Askew, con uniformes serbios

Alice Askew y Claude Askew, con uniformes serbios

En Serbia, también estuvo la pareja de escritores británicos Alice (1874-1917) y Claude Askew (1865-1917). Juntos fueron los prolíficos autores de unas noventa novelas y seriales populares. También juntos viajaron a Serbia en 1915, después de leer un artículo relatando las duras condiciones de los soldados serbios durante el invierno 1914-1915, después de haber recogido fondos y material para crear un hospital británico de campo destinado a asistir al ejército serbio. (Recordemos que Serbia, uno de los elementos desencadenantes de la guerra, venía acosada por intentos de invasión austríacos desde 1914 y conseguía resistir y preservar su territorio). Aunque en un principio, la pareja iba a Serbia con el fin de poner su fama y su talento a contribución para dar a conocer la situación, no desdeñaron prestar una mano en las tareas que se les pidió. Siguieron la campaña serbia durante los seis meses del invierno 1915-1916, encariñándose con Serbia y sus habitantes, hasta la derrota y la retirada del ejército a Albania y Grecia. The Stricken Land : Serbia as we saw it (La Tierra golpeada : Serbia como la vimos, 1916) es el relato de estos duros meses, dedicado a la memoria de los soldados serbios que murieron durante la retirada. Después de un viaje a Londres para publicar The Stricken Land, Claude, que había sido nombrado mayor honorario del ejército serbio, regresó solo a Serbia, mientras Alice se quedaba en Londres para dar a luz, pero la pareja volvió a juntarse en octubre de 1916 en Serbia. Juntos murieron Alice y Claude Askew, en 1917, víctimas del torpedo de un submarino alemán que hundió el barco en el que viajaban hacia Corfú…

Ilustración : Wikipedia.

Ramón María del Valle-Inclán

Ramón María del Valle-Inclán

Ramón María del Valle-Inclán (1866-1936) ya era un escritor consagrado cuando estalló la guerra y afirmó sus opiniones firmando, junto con otros destacados artistas e intelectuales, entre los que podemos nombrar a Santiago Rusiñol, Manuel de Falla, Joaquín Turina, Azorín, Antonio Machado o Benito Pérez Galdós, un Manifiesto de adhesión a las naciones aliadas que se publicaría en julio de 1915. Esta toma de posición lleva al gobierno francés a invitar al famoso escritor a visitar diversos frentes de guerra. Entre abril y junio de 1916, Valle-Inclán visitó el frente como corresponsal del Imparcial. Durante estos dos meses, dará cuenta de sus visiones caleidoscópicas de trincheras y bombardeos, playas de Flandes llenas de cadáveres alemanes flotando entre dos aguas, convoyes de la Cruz Roja u hospitales militares, soldados ciclistas, jinetes indios, vuelos aéreos… todo envuelto en la niebla, la lluvia, el granizo, el viento y el lodo… Estas crónicas se publicarían en El Imparcial en dos series, Visión estelar de la medianoche (octubre-diciembre de 1916), posteriormente recogidos en forma de volumen bajo el título La Media Noche, y En la luz del día (enero-febrero 1917).

Ilustración : Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

« Nieblas espesas en la costa del mar. Ya cantó dos veces el gallo. Las estrellas tiemblan sobre la gran plana inundada de las Flandes. Cerca de Furnes, en un estero, la marinería desembarcada de la escuadra forma la vanguardia. Sopla el viento del mar, y la resaca arrastra hacia la orilla los cadáveres amoratados e hidrópicos de algunos soldados alemanes : flotan entre aguas. Una ola los levanta en la espumosa cresta, otra ola los anega. Sus botas negras y encharcadas se entierran en la arena, sus grandes cuerpos hinchados tumban sordamente. La escuadra de marineros que acordona la playa permanece silenciosa, mirando al horizonte rizado y sin fondo. Son pescadores de Normandía y Bretaña, mozos crédulos, de claros ojos, almas infantiles valientes para el mar, abiertas al milagro, y temerosas de los muertos. Muchos rezan en voz baja, acordándose de las apariciones en los cementerios y en los pinares de sus aldeas ; otros trincan aguardiente y humean la pipa ; tal vez alguno prueba a cantar. La luna navega en cerco de nieblas, y los cuerpos hidrópicos de los soldados alemanes vienen y van con la resaca. »

Pierre Loti en 1892

Pierre Loti en 1892

Escritor y oficial de la marina, Pierre Loti (1850-1923), autor de obras famosas como Aziyadé (audiolibro en francés, 1879), Le Roman d’un spahi (La Novela de un spahi, audiolibro en francés, 1881), Madame Chrysanthème (audiolibro en francés, 1887), defensor de la emancipación de Turquía, la gran causa de su vida, se sirvió de sus vivencias marítimas y exóticas para sus novelas de inspiración autobiográfica. Jubilado del ejército en 1914, con 64 años, Loti pide ser movilizado de nuevo y le asignan un puesto de oficial de enlace. Durante toda la guerra publicará reportajes y relatos de guerra, como por ejemplo La Hyène enragée (La Hiena rabiosa, 1916), que vehículan propaganda oficial de soporte a la causa aliada. Recibirá, en 1922, la gran cruz de la Legión de Honor…

Ilustración : Wikimedia Commons.

Paul Lintier

Paul Lintier

Paul Lintier tenía 20 años en 1914 y acababa de alistarse en la artillería. « Íbamos a cenar. Destapé una botella de Burdeos. De la calle, por la ventana abierta, sube un gran murmullo. Al mismo tiempo, algo magnético, de indecible y de preciso nos atraviesa de repente a los dos. Nos miramos… La botella se quedó inclinada sobre la copa. Digo : « ¡ ya está ! ». Mi amigo asiente. Nos asomamos a la ventana. Todas las caras reflejan la misma expresión de estupor, angustia o distracción. » Los recuerdos de este joven del momento del anuncio de la declaración de la guerra, fielmente consignados en su diario, se publicarían en un volumen titulado Ma pièce, souvenirs d’un canonnier (Mi pieza, recuerdos de un artillero, audiolibro en francés, 1917). Este libro iba a propulsar a su autor a la celebridad… de manera póstuma. Paul Lintier, después de haber sido herido en septiembre de 1914, había regresado voluntariamente al frente, con una mano paralizada, en julio de 1915, y una metralla lo mató en marzo de 1916. Al mismo tiempo su libro salía de la imprenta… Premiado por la Academia francesa, sería seguido, el mismo año, por otro volumen Le Tube 1233 (El Tubo 1233). Durante sus apenas dos años de guerra, Paul Lintier redactó cuidadosamente su día a día y el de sus compañeros que depositaron en él su memoria. Por si le pasara algo en combate, le habían pedido que redactara, en la primera página de sus cuadernos, una nota pidiendo a sus compañeros que conservaran los cuadernos hasta que pudiesen hacerlos llegar a su familia. En efecto, estaba prohibido registrar a los muertos y sin aquella nota testamentaria, las últimas páginas Le Tube 1233 podrían haber sido sepultadas con el cuerpo de su autor…

Ilustración : Gallica.

Alan Seeger

Alan Seeger

Alan Seeger (1888-1916) escribió poesía muy joven. Llegó de Inglaterra a París en agosto de 1914 para alistarse en la Legión extranjera y combatir con los Aliados. Desfiló el 24 de agosto, enarbolando la bandera estadounidense, al frente de los americanos de París decididos a luchar por Francia. Teniendo la posibilidad de dejar la Legión extranjera, en la que coincide con « lo más bajo de la sociedad, condenados, delincuentes, mandados por oficiales que nos trataban a todos sin distinción », rechaza la oferta sabiendo que a estos cuerpos se les mandaba a las misiones más peligrosas. « [La muerte] no es tan terrible, después de todo. Incluso puede suponer algo más maravilloso que la vida ; en todo caso, no puede suponer nada peor para el buen soldado. » Seeger murió en combate en 1916, el 4 de julio, día nacional de Estados Unidos. Su poesía no fue publicada hasta 1917 (ver a continuación nuestra sección sobre Poesía), después de su muerte. El mismo año vió la luz Letters and diary of Alan Seeger, 1888-1916 (Cartas y diario de Alan Seeger, 1888-1916), que recoge sus últimos meses de vida, desde el inicio de la guerra hasta su muerte. Unas páginas llenas de lirismo o de humor según describe los paisajes o la vida monótona de las trincheras, siempre conmovedoras en los relatos de combate…

Élie Faure

Élie Faure

Ilustración : Wikipedia.

Élie Faure (1873-1937) fue un historiador del arte y ensayista francés. Movilizado como médico de guerra, relata en La Sainte Face (La Santa Faz, 1917), más que recuerdos, las impresiones que provocaron en él la observación de la guerra. Además de descripciones detalladas de momentos históricos, Faure salpica su relato de pinceladas más personales, observaciones de momentos fugitivos, de estados de ánimo… : la alegría de los heridos por haberse salvado de la carnicería, o la que se siente cuando uno se puede quitar la máscara antigás, el valor bajo la mirada de los otros, la tenacidad de los de la retaguardia que han hecho el sacrificio de los del frente… y reflexiones más políticas : « Así, está permitido que los hombres de Europa, cuando les atacan otros hombres de Europa, lancen contra ellos hombres negros, amarillos, cobrizos o color de olivas… » Una obra atípica, perturbadora… Entre las dos guerras, Élie Faure colaborará activamente en asociaciones que luchaban contra el fascismo, y en particular militó a favor de la República española…

Ilustración : Ministère de la Culture (France), Médiathèque de l’architecture et du patrimoine.

Andreas Latzko

Andreas Latzko

Nacido a Budapest, Andreas Laztko (1876-1943) fue un escritor austro-húngaro en lengua alemana, aunque sus primeras obras fueron escritas en húngaro. Oficial del ejército austro-húngaro, es enviado en 1914 al frente del Isonzo, en Italia. Aunque enfermo de malaria, le obligaron a seguir combatiendo hasta que fue gravemente herido a consecuencia de un ataque de la artillería italiana. En convalecencia en Davos (Suiza), empieza a redactar lo que iba a ser una de las obras emblemáticas del pacifismo, Menschen im Krieg (Hombres en guerra, texto en inglés, audiolibro en alemán) que sería publicada anónimamente en Zurich en 1917. Este relato sin concesiones ni censura de la experiencia de Latzko en el frente del Isonzo impactó mucho a la comunidad pacifista de Suiza capitaneada por Romain Rolland. Pero, a pesar de encontrar un gran éxito público y de ser traducida a 19 idiomas, la obra fue prohibida por casi todos los países beligerantes y el ejército austríaco relevó a Latzko de sus funciones… En 1918, el escritor escribió otras obras inspiradas en la Gran Guerra : Friedensgericht (El Juicio de la paz, texto en inglés), sobre los soldados alemanes en el Frente del Oeste, Der wilde Mann (El Hombre salvaje), y Frauen im Krieg (Mujeres en guerra). Judío, se vio obligado a huir del nazismo en 1933 y a emigrar a Estados Unidos, donde moriría diez años más tarde en una pobreza absoluta.

Ilustración : Wikipedia.

Edith Wharton en el frente

Edith Wharton en el frente

Edith Wharton (1862-1937) la gran dama de las letras estadounidenses, autora de Ethan Frome (audiolibro en inglés, 1911) o The Age of Innocence (La Edad de la Inocencia, audiolibro en inglés, 1920, premio Pulitzer 1921), se instala en París en 1907, dónde se moverá en los ambientes intelectuales, entablando amistad con autores de la talla de Paul Bourget, André Gide o Jean Cocteau. Durante la guerra, crea los American Hostels for Refugees, recoge fondos, y, gracias a influyentes contactos con el gobierno francés, es autorizada a viajar a las líneas del frente. Fighting France : from Dunkerque to Belfort (Francia combatiente : de Dunkerque a Belfort, audiolibro en inglés, 1918) es la recopilación de seis artículos, publicados a partir de 1915 en el periódico Scribner’s Magazine, en los que Wharton relata sus visitas al frente, describiendo paisajes desolados, con el propósito de instar a Estados Unidos a entrar en guerra para ayudar a los franceses. «Desde que dejamos París ayer, hemos pasado por calles y más calles de casas asesinadas, en una ciudad y en otra. […] Antes de estos agujeros negros, había hogares y, al borde de estos abismos que fueron calles, hemos visto flores y verduras creciendo en jardines recientemente rastrillados y regados. »

Ilustración : Internet Archive.

Interior de una cabaña de las YMCA, en Rouen, en 1917

Interior de una cabaña de las YMCA, en Rouen, en 1917

Cuñado de Sir Arthur Conan Doyle, Ernest William Hornung (1866-1921) fue un escritor británico de novelas policíacas y de aventuras. Es el creador del personaje de Arthur J. Raffles (audiolibros en inglés, véase La Última Aventura de Raffles, adaptación teatral de 1922 en español por Carlos Grau y Campuzano), gentleman-ladrón, protagonista a partir de 1890 de una novela y tres colecciones de relatos, además de una multitud de adaptaciones cinematográficas y televisivas. Después de perder a su único hijo, muerto en la segunda batalla de Ypres en julio de 1915, Hornung publicó un volumen con las cartas de guerra de su hijo y empezó a acompañar a los soldados pertenecientes a la asociación cristiana de jóvenes, la YMCA (Young Men’s Christian Association), que se encontraban en el frente. El diario de esta experiencia se publicó en 1919 bajo el título de Notes of a camp-follower on the Western Front (Notas de un seguidor de campamento en el Frente del Oeste, audiolibro en inglés). Entre anécdotas de la vida cotidiana y escenas llenas de emoción, Hornung narra experiencias como ésta : « La idea de dedicar toda una cabaña para instalar una biblioteca destinada a las tropas no fue mía. Sólo que me eligieron para llevar el experimento. » y después de contar toda la fase de creación de la biblioteca, nos enseña su reglamento : « Este libro puede ser llevado en préstamo después de dejar un depósito de 1 franco, que será devuelto cuando se devuelva el libro. No se puede cambiar un libro por otro más de una vez al día y el Lector sólo puede llevarse un libro a la vez. Un libro se puede llevar en préstamo tanto tiempo como sea necesario : pero en el interés de todos, se ruega a los Lectores que devuelvan los libros en cuanto les sea posible, y en el mejor estado posible. »

Ilustración : Imperial War Museums.

Ethel Alec-Tweedie

Ethel Alec-Tweedie

Women and soldiers (Mujeres y soldados, 1918), de la escritora polifacética Ethel Alec-Tweedie (1862-1940) aportó una visión novedosa sobre la presencia de las mujeres en tiempo de guerra. Escritora, historiadora, periodista, ilustradora, viajera, Ethel Alec-Tweedie es recordada por sus libros de viajes. Defensora de los derechos de la mujer, y de su derecho de voto, la autora, que perdió a un hijo en el frente en 1916, expone en este volumen publicado al final de la guerra, un punto de vista interesante sobre el papel de las mujeres en la sociedad y su participación en la esfera pública. Según Alec-Tweedie, « cada hombre es un soldado y cada mujer es un hombre », lo cual le sirve para justificar que las mujeres deberían ser autorizadas a combatir en las trincheras, al lado de los hombres. A partir de 1914, las mujeres empezaron a ocupar los puestos de los hombres para hacer funcionar la industria y, de la misma manera que la sociedad británica aceptó esta situación y que la mujer ocupara un papel determinante en el funcionamiento del país, podría llegar a aceptar que tenga protagonismo en el ejército… En 1919, Mrs Alec-Tweedie publicó A Woman on four battle-front (Una mujer en cuatro frentes de batalla).

Ilustración : Wikimedia Commons.

Henri Pirenne en el campo de detención para oficiales de Krefeld (18 de marzo - 12 de mayo 1916)

Henri Pirenne en el campo de detención para oficiales de Krefeld (18 de marzo – 12 de mayo 1916)

Profesor de la Universidad de Gante de 1886 a 1930, historiador medievalista, el belga Henri Pirenne (1862-1935) tuvo que abandonar su puesto durante más de dos años, de marzo 1916 a noviembre 1918, periodo en el que fue prisionero en Alemania. Desde la invasión de Bélgica por los alemanes, Pirenne se erigió como una de las grandes figuras de la resistencia no violenta al ocupante. En marzo de 1916, fue interrogado por los alemanes, detenido y deportado a Alemania. No se dejó desmoralizar por su detención y se volcó en el trabajo. Como le negaban el acceso a los libros, aprendió el ruso gracias a otro prisionero, un oficial ruso, y leerá libros rusos, en ruso, que le prestaron los prisioneros rusos. Además emprendió un trabajo faraónico : empezó a escribir una Historia de la Europa medieval. De memoria, sin apuntes, redactó una obra en la que, más que una cronología estricta, proponía una aproximación de las tendencias sociales, políticas y comerciales, destacable por su objetividad. « Nunca abandoné esta regla de vida, independientemente del tiempo o de la temporada. Me daba la inapreciable ventaja de saber, desde la mañana, lo que tenía que hacer hasta la noche. Ponía una barrera a las vagancias de la mente, calmaba las preocupaciones y alejaba el aburrimiento. Acabé interesándome realmente por mi trabajo. » Al final de la guerra, Pirenne volvió a su casa, recuperó su puesto en la Universidad (del que deberá dimitir en 1930, por no hablar el flamenco, idioma adoptado por la institución como oficial y único) y abandonará su Historia de Europa, que se quedará truncada en el siglo XVI. Esta obra será publicada de manera póstuma en 1936. En 1920, Henri Pirenne publicó en la Revue des Deux-Mondes dos artículos en los que revive sus recuerdos de los meses de cautividad en Alemania : Souvenirs de captivité en Allemagne (mars 1916 – novembre 1918).

Ilustración : Digithèque de l’Université de Bruxelles.

Thomas Edward Lawrence, el soñador cuyos sueños se hicieron realidad, fotografía de Lowell Thomas (1919)

Thomas Edward Lawrence, el soñador cuyos sueños se hicieron realidad, fotografía de Lowell Thomas (1919)

Seven Pillars of Wisdom (Los Siete Pilares de la sabiduría, 1922-1926) es el relato autobiográfico de las aventuras de Thomas Edward Lawrence (1888-1935), como oficial británico durante la Rebelión árabe contra el Imperio otomano, que tuvo lugar entre 1916 y 1918, rebelión impulsada por los Aliados. En la península del Sinaí desde 1914, bajo el pretexto de excavaciones arqueológicas, Lawrence era en realidad un agente de los servicios secretos británicos. Su conocimiento del mundo árabe le habilitó para una misión en el desierto para informar de las revueltas nacionalistas árabes. Pronto entabla amistad con el príncipe Faysal ibn Husayn, cabeza visible de la sublevación, y se le ve combatiendo al lado de los árabes. Montado a camello, con traje árabe, su figura y sus aventuras forman parte de la leyenda al ser inmortalizadas gracias a la película Lawrence de Arabia (1962) dirigida por David Lean, con Peter O’Toole en el papel de Lawrence. Empezó a redactar Seven Pillars of Wisdom a partir de 1919, reescribiendo el texto varias veces hasta 1922, fecha de la primera edición, que fue una edición privada de ocho ejemplares. 200 nuevos ejemplares de una versión más corta fueron impresos en 1926, y de manera póstuma, en 1935, marcando el éxito de la obra. El título procede de una frase del Libro de los Proverbios en la Biblia : « La Sabiduría edificó su casa, talló sus siete columnas, inmoló sus víctimas, mezcló su vino, y también preparó su mesa ». Antes de estallar la guerra, Lawrence había proyectado escribir un libro sobre las siete ciudades de Oriente y de titularlo Los Siete Pilares de la Sabiduría. Esta obra nunca vió la luz y Lawrence utilizó el título para su autobiografía. Además de Seven Pillars of Wisdom, otro trabajo contribuyó a la popularidad de Thomas Edward Lawrence, en la postguerra. El corresponsal de guerra norteamericano Lowell Thomas (1892-1981) realizó en 1918 un documental sobre Lawrence y publicó el libro With Lawrence in Arabia (Con Lawrence en Arabia, 192?), biografía del aventurero durante su estancia en Arabia, ilustrada con numerosas fotografías. La gloria y las hazañas autoproclamados de Lawrence suscitaron mucha controversia : otros personajes históricos que tuvieron parte en este conflicto pusieron en duda algunos de sus actos de heroísmo y criticaron su actitud indisciplinada, insolente, o su desprecio hacia los árabes… Pero más allá de las críticas y más allá del mito, la vida del aventurero Lawrence, su carrera militar y su talento literario contribuyeron a su popularidad, tanto en Occidente como en el mundo árabe.

Ilustración : Wikimedia Commons.

Charles Edward Montague

Charles Edward Montague

Antes de iniciarse la contienda, el periodista y escritor inglés Charles Edward Montague (1867-1928) tomó postura en contra de la guerra, pero una vez declarada, pensó que era justo apoyar a su país, con la esperanza de un rápido desenlace. De hecho, a pesar de tener 47 años en 1914, no dudó en alistarse, llegando a teñir su pelo blanco de negro para parecer más joven y ser aceptado por el ejército… Ascendió rápidamente en la jerarquía y acabó su prestación bélica como escolta armado de las personalidades que visitaban el frente, entre otros a los escritores H.G. Wells y George Bernard Shaw. En 1922 publicó Disenchantment (Desencanto), relato autobiográfico lleno de amargura de sus años de guerra y violento alegato en contra de la guerra, uno de los primeros textos en los que se critica abiertamente la manera en la que se llevaron los combates y la política de guerra. Esta obra marcará un antes y un después en la literatura sobre la Primera Guerra Mundial. « La libertad de Europa. La guerra para ganar la guerra. El derrumbe del militarismo. La causa de la civilización. La gente actualmente cree en tan poca cosa, que le costaría entender la simplicidad y la intensidad de la fe con la que estas frases fueron adoptadas por nuestras tropas, o la certitud que tenían cientos de miles de hombres, muertos ahora, de que si los mataban, su monumento sería una nueva Europa, que no estaría manchada por el odio y las envidias de la vieja. Habíamos fallado, habíamos ganado el combate pero perdido el premio ; la guirnalda de la guerra se secó antes de ser ganada. Los años perdidos, la juventud rota, los amigos muertos, las vidas ensombrecidas de las mujeres, la agonía y el sudor sangriento, todo había oscurecido las manchas que la mayoría de nosotros habíamos pensado borrar del mundo en el que nuestros hijos iban a vivir. » Después de la guerra, Montague intentó retomar su actividad de periodista, pero sintió que su papel había perdido fuerza y se dedicó a la escritura de novelas y relatos.

Ilustración : Spartacus.

Frederick George Scott

Frederick George Scott

Frederick George Scott (1861-1944) fue un poeta canadiense, autor de trece volúmenes de poesía de inspiración cristiana y patriótica. Ferviente defensor del imperialismo británico, compuso varios himnos a la gloria de Reino Unido, elogiando su papel durante la guerra de los Bóeres y la Primera Guerra Mundial. Con cincuenta años en 1914, se alistó en la Primera División Canadiense, con el rango de Mayor y estuvo combatiendo durante toda la guerra. The Great War as I saw it (La Gran Guerra tal como la ví, 1922), una de sus escasas obras en prosa, es el relato de sus recuerdos del frente. Curiosamente, estas memorias no ostentan el patriotismo exacerbado de su poesía. Al contrario, no están desprovistas de cierta desilusión, al descubrir el autor la crueldad, la injusticia y lo absurdo de la guerra (relata por ejemplo cómo la policía militar, con una orden de matar a los perros errantes, « ejecuta » a su propia perrita sin más miramientos) e incluso llega a compadecerse de los soldados enemigos…

Ilustración : Internet Archive.

Raymond Poincaré en una trinchera

Raymond Poincaré en una trinchera

Raymond Poincarré (1860-1934) fue un político francés, sin duda una de las figura políticas más influyentes de la III República. Presidente de la República entre 1913 y 1920, su mandato fue marcado por la Primera Guerra Mundial. Es el creador, junto con otros políticos franceses, de la Union sacrée (Unión sagrada), movimiento de unión política que tenía como objetivo reunir a todos los franceses, independientemente de sus tendencias políticas, frente al enemigo, y representa, para todo el país, una Francia decidida a no concederle nada más a Alemania. En los primeros meses de su mandato, refuerza los vínculos con Reino Unido y sella la alianza franco-rusa justo antes de que se inicie la guerra. Poincaré también es el representante de una Francia exhausta : se le ve en varias ocasiones, desafiando el peligro, en el frente y en una Alsacia recién reconquistada, para animar a las tropas (podemos oír uno de sus discursos, pronunciado el 14 de julio de 1915). Las dificultades militares y políticas le obligan, en noviembre de 1917, a llamar a su viejo enemigo, el radical socialista Georges Clémenceau al frente del gobierno : Clémenceau será el instrumento de la victoria, arrebatándole el protagonismo al Poincaré… En Au service de la France : neuf années de souvenirs (Al servicio de Francia : nueve años de recuerdos, 1926-1933) el que fue presidente de la República evoca recuerdos desde la Crisis de Agadir en 1912, primer incidente diplomático entre Francia y Alemania, hasta el armisticio de 1918.

Ilustración : Gallica.

Théophile Alexandre Steinlen – Les Permissionnaires (1917)

Théophile Alexandre Steinlen – Les Permissionnaires (1917)

Ilustración : Base de datos Joconde.

A continuación presentamos un resumen de los títulos que todavía no pertenecen al Dominio Público en Europa. No obstante, muchos de ellos sí han entrado en el Dominio Público en Estados Unidos por haber sido publicados antes de 1923. Es la razón por la que podemos ofrecer un enlace hacia el texto digitalizado de algunas de las obras…

May Sinclair
(1863-1946)

May Sinclair

May Sinclair

A Journal of Impressions in Belgium
(Un diario de impresiones en Bélgica, 1915)

May Sinclair fue una escritora británica muy popular, autora de numerosas novelas, relatos y poemas. Activista de la defensa del derecho de voto de las mujeres, en 1914 fue enfermera voluntaria, con sus 51 años, en el frente de Bélgica. A las pocas semanas fue mandada de regreso a su país y se dedicó a escribir sobre su experiencia, tanto en prosa como en poesía.

Ilustración : Wikimedia Commons.

Fritz Kreisler
(1875-1962)

Fritz Kreisler

Fritz Kreisler

Four Weeks in the trenches : the war story of a violinist
(Cuatro semanas en las trincheras : la historia de guerra de un violinista, 1915)

Nacido en Austria, nacionalizado francés en 1938 y luego estadounidense en 1943, Fritz Kreisler fue compositor y violinista. Se le considera uno de los mejores violinistas de la historia. Sirvió brevemente en el ejército austriaco en 1914 antes de ser herido y relevado del servicio a la patria. Cuenta su corta experiencia militar en Four Weeks in the trenches. (Se pueden escuchar algunas grabaciones de Kreisler en el jukebox de la Biblioteca del Congreso).

Ilustración : Internet Archive.

Mary Roberts Rinehart
(1876-1958)

Mary Roberts Rinehart

Mary Roberts Rinehart

Kings, Queens, and Pawns : an american woman at the front
(Reyes, Reinas y Peones : una mujer americana en el frente, 1915)

A Mary Roberts Rinehart, se la define a menudo como la « Agatha Christie americana », aunque su primera novela de misterio se publicó 14 años antes de las de la dama del crimen británica. Es, por otro lado, la creadora de un superhéroe criminal, disfrazado de murciélago, que inspiró a Bob Kane para Batman… Esta mujer intrépida, a la que le costaba conciliar su vida de escritora famosa con sus responsabilidades familiares y maternales, fue enviada como corresponsal de guerra al frente de Bélgica. Tuvo ocasión de entrevistar al Rey de Bélgica, a Winston Churchill y a la reina consorte del Reino Unido. Kings, Queens, and Pawns recoge sus recuerdos de su estancia en Europa y sus entrevistas a famosos.

Ilustración : Wikimedia Commons.

Valentine Williams
(1883-1946)

Valentine Williams

Valentine Williams

With our army in Flanders
(Con nuestro ejército en Flandes, 1915)

The Adventures of an ensign
(Las Aventuras de un alférez, 1917)

El británico George Valentine Williams fue, bajo el pseudónimo de Valentine Williams, el autor de diversas series de novelas populares de detectives y de espías publicadas entre las dos guerras. También fue guionista en Hollywood a partir de 1941. Reportero de guerra antes de ser movilizado en 1915, recibió la cruz militar y relató sus vivencias en dos volúmenes autobiográficos.

Ilustración : Internet Archive.

Henry Beston Sheahan
(1888-1968)

Henry Beston Sheahan

Henry Beston Sheahan

A Volunteer Poilu
(Un poilu voluntario, 1916)

Escritor y naturalista estadounidende, Henry Beston Sheahan fue profesor de la Universida de Lyon hasta 1914, fecha de su regreso a Harvard. En 1915 se alistó en el ejército francés y sirvió como conductor de ambulancias. Sus recuerdos están recogidos en el volumen A Volunteer Poilu. Después de la guerra escribió cuentos fantásticos y, sobre todo, la novela The Outermost House (1925), considerada como un clásico de la literatura de naturaleza.

Ilustración : Harvard Magazine.

Julio Camba
(1882-1962)

Julio Camba - Alemania, impresiones de un español (1916)

Julio Camba – Alemania, impresiones de un español (1916)

Alemania, impresiones de un español (1916)

Corresponsal en París, Julio Camba es invitado a abandonar Francia por sus crónicas demasiado críticas con la colonia española parisina y llega a Berlín en 1912. Entre 1913 y 1915, firmará artículos para el diario ABC. Sin conocer el país ni la lengua, firma crónicas muy literarias y llenas de humor, pero sin informaciones sobre el contexto político-social. Añorando la frivolidad parisina, su pluma es en cambio bastante acerba sobre lo que observa en Alemania : el militarismo, la ciencia y la cultura, o la lengua alemana…

Ilustración : Internet Archive.

Pierre Chaine
(1882-1963)

Pierre Chaine - Les Mémoires d'un rat (1916)

Pierre Chaine – Les Mémoires d’un rat (1916)

Les Mémoires d’un rat
(Las Memorias de una rata, 1916)

Dramaturgo, Pierre Chaine redactó Les Mémoires d’un rat en las trincheras a partir de 1915. Esta ficción satírica pone en escena a Ferdinand, una rata sarcástica, que cuenta la vida cotidiana de las trincheras, al mismo tiempo que reflexiona sobre el carácter absurdo de la guerra.

Ilustración : Abri Mémoire.org.

Ellen N. La Motte
(1873-1961)

Ellen N. La Motte

Ellen N. La Motte

The Backwash of War : The Human Wreckage of the battlefield as witnessed by an american hospital nurse
(La Repercusión de la Guerra : náufragos humanos del campo de batalla según el testimonio de una enfermera americana, 1916)

Enfermera, periodista y escritora, Ellen N. La Motte fue una de las primeras enfermeras americanas en llegar al frente europeo. Sus diarios de guerra se publicaron en 1916 bajo el título The Backwash of War, pero fueron pronto retirados : las escenas presentadas en el libro eran demasiado crudas y desagradables. Hubo que esperar al año 1934 para que se volviera a publicar esta obra.

Ilustración : Medical Archives of The John Hopkins Medical Institutions.

Patrick MacGill
(1889-1963)

Patrick MacGill - The Great Push (1916)

Patrick MacGill – The Great Push (1916)

The Great Push : an episode of the Great War
(El Gran Empuje : un episodio de la Gran Guerra, 1916)

Herido en la batalla de Loos en 1915, el periodista, escritor y poeta irlandés Patrick MacGill empezó a redactar The Great Push en las trincheras, unas horas antes de la batalla, y lo terminó en el hospital. Un testimonio en directo y en primera persona de una batalla en la que perdieron la vida casi 60.000 hombres.

Ilustración : Internet Archive.

Cecil J. C. Street
(1884-1965)

Cecil J. Street

Cecil J. Street

The Making of a gunner
(Nacimiento de un artillero, 1916)

Antes de convertirse en un exitoso escritor de novelas de detectives, Cecil Street fue artillero en el ejército británico. Durante la guerra sirvió como propagandista del MI7, el servicio de inteligencia militar de Reino Unido, y ascendió al grado de mayor. The Making of a gunner fue escrito en un intento de dar a conocer mejor el papel de la artillería después de la ofensiva británica en la batalla del río Ancre en 1916.

Ilustración : National Portrait Gallery.

Jean Galtier-Boissière
(1891-1966)

Le Crapouillot (1933)

Le Crapouillot (1933)

En rase campagne, 1914. Un hiver à Souchez, 1915-1916
(En la campaña rasa, 1914. Un invierno en Souchez, 1915-1916, 1917)

Movilizado cuando hacía su servicio militar desde 1911, Jean Galtier-Boissière creó en las trincheras un periódico satírico de tendencia anarco-pacifista, titulado Le Crapouillot, que se convertirá en una publicación importante después de la guerra. Sus recuerdos bélicos ponen de relieve el horror y la injusticia de la guerra, que forjarán en su alma un carácter opuesto a toda ideología totalitaria, a toda autoridad impuesta por gobiernos estúpidos.

Ilustración : Wikimedia Commons.

Agustí Calvet « Gaziel »
(1887-1964)

Agustí Calvet «Gaziel»

Agustí Calvet «Gaziel»

De París a Monastir (1917)

En 1915, el periodista y escritor español Agustí Calvet, más conocido por su pseudónimo, Gaziel, emprende un viaje desde París hasta Monastir (Macedonia), con el propósito de escribir un reportaje sobre la situación bélica en el sur de Europa. Estas crónicas de guerra, algunas publicadas en el diario La Vanguardia, se editaron en varios volúmenes, siendo el más impactante De París a Monastir (1917), marcaron un hito en el periodismo español.

Ilustración : Wikipedia.

Max Deauville
(1881-1966)

Max Deauville - Jusqu'à l'Yser (1934)

Max Deauville – Jusqu’à l’Yser (1934)

Jusqu’à l’Yser
(Hasta el río Yser, 1917)

La Boue des Flandres
(El Lodo de Flandes, 1922)

Médico militar en el frente, el belga Maurice Duwez publicó sus cuadernos de recuerdos bajo el pseudónimo de Max Deauville.

Ilustración : Web dedicada a Max Deauville.

Arthur Guy Empey
(1883-1963)

Arthur Guy Empey

Arthur Guy Empey

Over the top by an American soldier who went
(Encima de la cumbre, por un soldado americano que estuvo, 1917)

Harto de la neutralidad de su país, el militar estadounidense Arthur Guy Empey se alistó en el ejército británico en 1915. Herido en la batalla de Somme, fue mandado de vuelta a Estados Unidos, donde publicó sus recuerdos del frente, Over the top by an American soldier who went, que se convirtió rápidamente en un éxito editorial. Hasta tal punto fue así, que se adaptó para el cine en 1918, con el propio Empey como guionista y actor principal. Después de la guerra se dedicó a escribir historias para revistas pulp.

Ilustración : Project Gutenberg.

Enid Bagnold
(1889-1981)

Emid Bagnold

Emid Bagnold

A Diary without dates
(Un diario sin fechas, audiolibro en inglés, 1918)

The Happy Foreigner
(La Extranjera feliz, 1920)

Enid Bagnold fue una escritora y dramaturga británica, conocida por su novela National Velvet (Fuego de juventud, 1935), inmortalizada en la pantalla por Elizabeth Taylor. Durante la guerra sirvió como enfermera. Pero sus duras críticas a la administración del hospital le valieron ser relevada de sus funciones. No obstante, permaneció en Francia y se hizo chófer para el ejército francés hasta el final de la guerra. A diary without dates cuenta su experiencia en el hospital mientras que The Happy Foreigner es el relato de sus años pasados al volante.

Ilustración : Spartacus.

Ernst Johannsen
(1898-1977)

Westfront 1918, cartel sueco de la película

Westfront 1918, cartel sueco de la película

Vier von der Infanterie, ihre letzten Tage an der Westfront
(Cuatro de infantería, y sus últimos días en el frente), 1918

El pacifista alemán, Ernst Johannsen cuenta en Vier von der Infanterie, de inspiración autobiográfica, las impresiones de cuatro soldados alemanes en el frente. Cuatro jóvenes de condición social baja, extraídos de sus mundos para ser lanzados a la carnicería de la guerra. La película rodada por Georg Wilhelm Pabst en 1930 a partir de este libro, Westfront 1918 (Frente del Oeste 1918), es una de las mejores cintas dedicadas a la Gran Guerra. Con unos diálogos y música casi ausentes, la banda sonora se compone casi exclusivamente de los ruidos de la guerra : bombardeos, explosiones, gritos…

Ilustración : Wikipedia.

Winston Churchill
(1871-1947)

Winston Churchill

Winston Churchill

A Traveller in war-time, with An essay on the american contribution and the democratic idea
(Un viajero en tiempos de guerra, con un ensayo sobre la participación estadounidense y la idea democrática,
Audiolibro en inglés, 1918)

Winston Churchill fue uno de los novelistas estadounidenses más importantes de principios del siglo XX (no confundir con otro Winston Churchill, primer ministro del Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial). A traveller in war-time es una recopilación de artículos en los que el autor da cuenta de su viaje a través de Europa. Publicados inicialmente en 1917 en la prensa americana, estos artículos fueron editados en un volumen en 1918.

Ilustración : Wikipedia.

William Allen White
(1868-1944)

William Allen White – The Martial Adventures of Henry and me (1918), ilustración de Tony Sarg

William Allen White – The Martial Adventures of Henry and me (1918), ilustración de Tony Sarg

The Martial Adventures of Henry and Me
(Las Aventuras marciales de Henry y yo
, 1918)

William Allen White fue un editor de periódico estadounidense y escritor y se dedicó a la política, llegando a ser el líder del movimiento progresista de su país. The Martial Adventures of Henry and Me es el relato de dos directores de prensa estadounidenses, White y su amigo Henry, en una Europa en guerra.

Ilustración : Internet Archive.

Ernst Jünger
(1895-1998)

Ernst Jünger

Ernst Jünger

In Stahlgewittern
(Tempestades de acero, 1920)

Relato autobiográfico de la experiencia y primer a obra del futuro emblemático escritor alemán. Uno de los primeros testimonios literarios sobre la guerra. Ernst Jünger tiene 19 años en 1914 y se alista voluntariamente para servir en el ejército de Guillermo II. Herido catorce veces, recibirá al final de la guerra la más alta condecoración alemana. In Stahlgewittern es el relato de su experiencia de la guerra. Ernst Jünger describe las heridas y las muertes de manera clínica, reservando su emoción y su entusiasmo para los relatos de asaltos y por eso le acusaron de elogiar la guerra. No obstante, In Stahlgewittern no deja de ser un testimonio excepcional de la vida en el frente y las batallas a las que participó su autor.

Ilustración : Wikimedia Commons.

Philip Gibbs
(1877-1962)

Philip Gibbs - Now it can be told (1920)

Philip Gibbs – Now it can be told (1920)

Now it can be told
(Ahora se puede decir, 1920)

Sir Philip Gibbs, periodista y novelista, fue uno de los cinco reporteros oficiales de Gran Bretaña durante la guerra. Además de una multitud de artículos, es autor de numerosos libros de análisis bélico y político. Now it can be told es una obra más personal en la que da cuenta de su propia experiencia en una Europa desgarrada por la guerra.

Ilustración : Internet Archive.

Henry Bordeaux
(1870-1963)

Henry Bordeaux

Henry Bordeaux

Voici l’heure des âmes
(Ahora viene la hora de las almas, 1921)

Simpatizante del catolicismo social y del tradicionalismo, el novelista Henry Bordeaux fue miembro de la Academia francesa. También fue autor en 1919 de una biografía dedicada al héroe de la aviación francesa Georges Guynemer.

Ilustración : Wikimedia Commons.

Edmund Blunden
(1896-1974)

Edmund Blunden - Undertones of War (1928)

Edmund Blunden – Undertones of War (1928)

Undertones of War
(Trasfondos de guerra, 1928)

Enviado al frente en 1915 con apenas 20 años, el británico Edmund Blunden, poeta y escritor, logró sobrevivir sin sufrir ninguna herida física. No obstante, permaneció profundamente marcado psicológicamente por esta experiencia, hecho que pondría sobre el papel durante una estancia en Japón en los años 1920, como profesor en la Universidad de Tokyo, y publicó en 1929 bajo el título Undetones of war.

Ilustración : The First World War Poetry Digital Archive.

Mary Borden
(1886-1968)

Mary Borden

Mary Borden

Forbidden Zone
(Zona prohibida, 1929)

Hija de un millonario de Chicago, la novelista Mary Borden creó un hospital para los heridos y dirigió ella misma un equipo de enfermeras. Forbidden zone, a la vez ensayo, ficción, poesía, documental, es el relato de su experiencia durante la guerra. Un documento fuera de lo común, lleno de imágenes fantasmagóricas y apocalípticas…

Ilustración : Open letters monthly.

Guy Chapman
(1889-1972)

Guy Chapman

Guy Chapman

A passionate prodigality : fragments of autobiobraphy
(Una prodigalidad apasionada : fragmentos de autobiografía, 1933)

Historiador y escritor, profesor de Historia Moderna en la Universidad de Leeds, Guy Chapman llegó a servir en el ejército británico para las dos guerras mundiales. A passionate prodigality recoge sus memorias de guerra y constituye un testimonio de primera mano de la vida de los soldados en las trincheras.

Ilustración : Spartacus.

Vera Brittain
(1893-1970)

Vera Brittain

Vera Brittain

Testament of youth
(Testamento de juventud, 1933)

Feminista, pacifista, Vera Brittain fue una escritora británica. Testament of youth es la primera parte de su autobiografía y abarca los años 1900-1925. De sus años de guerra cuenta su trabajo como enfermera voluntaria en Londres, Malta y Francia.

Ilustración : Wikimedia Commons.

Alan Alexander Milne
(1882-1956)

Alan Alexander Milne

Alan Alexander Milne

Peace with honour
(Paz con honor, 1934)

Alan Alexander Milne fue el creador del famoso Winnie the Pooh. Combatió en varios regimientos del ejército británico hasta que en 1916 fue contratado por los servicios de inteligencia militar para escribir artículos de propaganda. Publicó en 1934 un panfleto pacifista para condenar la guerra, Peace with honour, del cual se retractó en 1940 con otro texto War with honour.

Ilustración : Wikimedia Commons.

Pierre Mac Orlan
(1882-1970)

Pierre Mac Orlan

Pierre Mac Orlan

Propos d’infanterie
(Palabras de infantería, 1936)

Autor prolífico, entre las dos guerras, de novelas fantásticas y de aventuras, Pierre Mac Orlan fue movilizado en 1914 y herido en 1916. Dedicó varias obras a sus recuerdos de guerra, la mayoría de ellos contenidos en la recopilación Propos d’infanterie en 1936. Se le reprochó en su tiempo haber evocado la guerra como una farsa grotesca y de haber dedicado páginas a los batallones disciplinarios.

Ilustración : Wikimedia Commons.

Percy Wyndham Lewis
(1882-1957)

Percy Wyndham Lewis – A Battery Shelled (1919)

Percy Wyndham Lewis – A Battery Shelled (1919)

Blasting and Bombardiering
(Dinamitando y bombardeando, 1937)

Pintor y escritor británico, cofundador del vorticismo, Percy Wyndham Lewis fue mandado a un cuerpo de artillería antes de ser elegido como artista oficial de guerra por los ejércitos inglés y canadiense. Contó su experiencia en Blasting and Bombardiering y pintó dos cuadros emblemáticos, A Canadian Gun-Pit (1918) para Canadá y A Battery Shelled (1919) para el Reino Unido.

Ilustración : Wikipedia.

Alain
(1868-1951)

Alain - Souvenirs de guerre (1937)

Alain – Souvenirs de guerre (1937)

Souvenirs de guerre
(Recuerdos de guerra, 1937)

El filósofo francés Alain (pseudónimo de Émile-Auguste Chartier) era militante pacifista. No obstante se alistó desde 1914, opuesto a la idea de quedarse a salvo mientras se enviaba a los mejores a la masacre y rechazó todas las propuestas de ascenso que se le ofrecieron. Herido en 1916, se le asignó tareas en el servicio de meteorología hasta 1917, año en el que fue desmovilizado.

Ilustración : Les Classiques des sciences sociales.

Blaise Cendrars
(1887-1961)

Blaise Cendrars

Blaise Cendrars

La Main coupée
(La Mano cortada, 1946)

De origen suizo, el escritor Blaise Cendrars se alistó como voluntario extranjero en el ejército francés. Perdió su mano derecha en combate en 1915. La Main coupée, segunda entrega de su tetralogía autobiográfica, relata sus años de guerra en una sucesión de retratos y recuerdos, rindiendo homenaje a los hombres que combatieron a su lado y dando de la guerra la visión de una aventura humana y de una lección de amistad.

Ilustración : Sources de la Grande Guerre.

Maurice Genevoix
(1890-1980)

Maurice Genevoix

Maurice Genevoix

Ceux de 14
(Los de 14, 1949)

  • Sous Verdun (Bajo Verdún, 1916),
  • Nuits de Guerre (Noches de guerra, 1916),
  • Au seuil des guitounes (En el umbral de las tiendas de campaña, 1918),
  • La Boue (El Lodo, 1921),
  • Les Éparges (1921)

Escritor y poeta, narrador de las relaciones entre el Hombre y la Naturaleza, Maurice Genevoix combatió en infantería y publicó, a partir de 1915, cinco obras en las que reseñó de manera muy precisa todo lo que había vivido y observado. En 1949 reunió estos cinco volúmenes bajo el título de Ceux de 14.

Ilustración : Asociación « Je me souviens de Ceux de 14 ».

John Singer Sargent - Gassed (1919)

John Singer Sargent – Gassed (1919)

Ilustración : Wikimedia Commons.

Poesía

Jean Richepin – Allons, enfants de la patrie !, Le Triomphe du Poilu, ilustración de Job (1920)

Jean Richepin – Allons, enfants de la patrie !, Le Triomphe du Poilu, ilustración de Job (1920)

Muchos autores contaron su experiencia de la guerra, como lo acabamos de leer, a través de sus diarios, cartas o memorias. Otros eligieron la poesía para expresar el horror de aquellos tiempos. Se cree que cerca de dos mil autores, muchos de ellos de lengua inglesa, publicaron poemas sobre y durante la guerra, pero hoy en día sólo se recuerda una pequeña proporción de estas obras ; el resto ha caído en el olvido.

Podemos distinguir dos grandes géneros en la producción poética de estos años : los himnos y odas, destinados a la propaganda patriótica, y una poesía más íntima y desgarradora, en la que los autores expresan su desamparo, su soledad, frente a la crueldad del campo de batalla.

Entre los autores que escribieron poesía propagandística, podemos citar a Rudyard Kipling (For all we have and are, Para todo lo que tenemos y somos, audiolibro en inglés, 1914), Robert Bridges (1844-1930) (Wake Up, England !, ¡ Despierta Inglaterra !, 1914), John Jay Chapman (1862-1933) (Ode on the Sailing of Our Troops for France, Oda sobre la navegación de nuestras tropas hacia Francia, 1917), Everard Jack Appleton (1872-1931) (With the colors : songs of the American Service, Con los colores : canciones del Servicio Americano, 1917), Jean Richepin (1849-1926) (Poèmes durant la guerre (1914-1918), Poemas durante la guerra (1914-1918), 1919, y Allons, enfants de la patrie !, 1920, treinta y tres poemas a la gloria del soldado francés desde Santa Genoveva hasta el Poilu de la Gran Guerra) o Gabriele d’Annunzio (1863-1938) (Canti della guerra latina, Cantos de la guerra latina, 1918)…

Ilustración : Internet Archive.

Dedicaremos esta sección a la poesía más íntima, en la que los autores han relatado sus sufrimientos y los horrores de la guerra : después de una breve presentación biográfica de estos poetas, les daremos la palabra y descubriremos algunas de sus composiciones más emblemáticas…

Georg Trakl

Georg Trakl

Georg Trakl (1887-1914)

Poeta austríaco, uno de los máximos representantes del expresionismo. Movilizado en los servicios sanitarios, participa en septiembre de 1914 a la batalla de Grodek en Polonia. En Octubre, después de un primer intento fallido, se suicida con una sobredosis de cocaína. Su poesía está recogida en el volumen Die Dichtungen (Los Sellos, 19?).

Ilustración : Wikimedia Commons.

« Am Abend tönen die herbstlichen Wälder […] »

« Por la tarde resuenan en los bosques otoñales
las mortíferas armas, y en las llanuras áureas
y en los lagos azules rueda el sol más oscuro.
La noche abraza a los guerreros moribundos,
irrumpe el lamento salvaje de sus bocas quebradas.
Pero silenciosas en la pradera,
rojas nubes que un dios airado habita
convocan la sangre derramada, la frialdad lunar ;
y todos los caminos desembocan en negra podredumbre.
Bajo el dorado ramaje de la noche y las estrellas
vaga la sombra de la hermana por el bosque silencioso
saludando las almas de los héroes,
las cabezas sangrantes.
Y en el cañaveral suenan las oscuras flautas del otoño.
Oh, qué soberbio duelo, con altares de bronce ;
un terrible dolor nutre hoy la ardiente llama del espíritu,
por los nietos que no han nacido aún. »

Grodek
(Grodek, audiolibro en alemán, Versión de Helmut Pfeiffer)

« Schlaf und Tod, die düstern Adler […] »

« Sueño y muerte, águilas de tiniebla,

rondan rumor de noche esa frente :
a la dorada imagen del hombre
parece engullir la ola helada
de lo eterno. En arrecifes estremecedores
púrpura el cuerpo zozobra.
Y se alza la oscura voz en su queja
de la mar.
Hermana en turbulenta pesadumbre,
mira una barca de angustia sumirse
entre estrellas
en el callado rostro de la noche. »

Klage
(Queja, Versión de José Luis Arántegui)

Georg Schöbel – En la batalla de Argonne (1915)

Georg Schöbel – En la batalla de Argonne (1915)

Ilustración : Wikimedia Commons.

Alfred Lichtenstein

Alfred Lichtenstein

Alfred Lichtenstein (1889-1914)

Alfred Lichtenstein fue un poeta expresionista alemán. Empezó a publicar sus primeros poemas en 1910, destacando el poemario Die Dämmerung (El Crepúsculo, 1913). Alistado voluntariamente en la infantería alemana desde octubre de 1913, combate desde los primeros días de la guerra en agosto de 1914. Sus poemas de guerra expresan su desesperanza y su premonición de la muerte. En particular Abschied (Adios), su último poema que termina con este verso «Tal vez esté muerto dentro de trece días. »

Ilustración : Wikimedia Commons.

« Vorm Sterben mache ich noch mein Gedicht.
Still, Kameraden, stört mich nicht.
Wir ziehn zum Krieg. Der Tod ist unser Kitt.
O, heulte mir doch die Geliebte nit.
Was liegt an mir. Ich gehe gerne ein.
Die Mutter weint. Man muss aus Eisen sein.
Die Sonne fällt zum Horizont hinab.
Bald wirft man mich ins milde Massengrab.
Am Himmel brennt das brave Abendrot.
Vielleicht bin ich in dreizehn Tagen tot. »

Abschied

« Before dying I am making my poem.
Quiet, comrades, don’t disturb me.
We are going off to war. Death is our cement.
If only my beloved did not shed these tears for me.
What am I doing. I go gladly.
Mother is crying. One must be made of iron.
The sun sinks to the horizon.
Soon I shall be tossed into a gentle mass grave.
In the sky the fine red of evening is burning.
Perhaps in thirteen days I’ll be dead. »

Farewell

A Man in a Trench: April 1917, two miles from the Hindenburg Line

William Orpen – A Man in a Trench: April 1917, two miles from the Hindenburg Line

Ilustración : Imperial War Museum.

Rupert Brooke

Rupert Brooke

Rupert Brooke (1887-1915)

Poeta inglés, conocido tanto por sus sonetos idealistas sobre la guerra como por su gran belleza, celebrada por el poeta irlandés W. B. Yeats. Movilizado en la marina británica, muere en abril de 1915 de las consecuencias de una septicemia provocada por una picadura de mosquito. 1914, and other poems (1914, y otros poemas, 1915) reúne sus poemas de guerra.

Ilustración : Wikimedia Commons.

« If I should die, think only this of me :
That there’s some corner of a foreign field
That is for ever England. […] »

« Si yo muero, pensad esto sólo de mí :
que allí donde me entierren habrá un rincón de tierra
extraña, que será para siempre Inglaterra.
El polvo generoso que ha de esconderse allí
el ser debió a Inglaterra que maternal le dio
flores que amar y sendas que recorrer, un día,
y un cuerpo todo suyo, pues de su aire vivía,
lo bañaron sus ríos y su sol lo curtió.
Y pensad que este pecho, de mal purificado,
hará con ritmo eterno, donde muera el soldado,
brotar los pensamientos porque Inglaterra es ;
sus campos, sus rumores, ensueños de ventura,
y risas aprendidas de amigos, y ternura
en pechos que atesoran paz, bajo un cielo inglés. »

The Soldier
(El Soldado, Versión de Domingo Rivero, audiolibro en inglés)

William Orpen – The Thinker (1918)

William Orpen – The Thinker (1918)

Ilustración : Wikimedia Commons.

Katharine Tynan

Katharine Tynan

Katharine Tynan (1859-1931)

Escritora británica nacida en Irlanda. Autora de cerca de cien novelas, cinco volúmenes autobiográficos y numerosos poemas. Flower of youth (La Flor de la juventud, 1915) es una serie de poemas de guerra.

Ilustración : Wikipedia.

« Jesus Christ they chased away
Comes again another day.
Could they do without Him then
His poor lost unhappy men ?
He returns and is revealed
In the trenches and the field.

Where the dead lie thick He goes,
Where the brown earth’s red as a rose,
He who walked the waters wide
Treads the wine-press, purple-dyed,
Stoops, and bids the piteous slain
That they rise with Him again.

To His breast and in his cloak
Bears the younglings of the flock:
Calls His poor sheep to come home
And His sheep rise up and come.
They shall rest by a clear pool
‘Mid the pastures beautiful !

Jesus Christ they chased away
Has come back another day. »

The Fields of France « Nous avons chassé ce Jésus Christ »
(Los Campos de Francia « Hemos ahuyentado a este Jesucristo »)

Félix Vallotton – Les Fils de fer (C'est la guerre), 1916

Félix Vallotton – Les Fils de fer (C’est la guerre), 1916

Ilustración : Gallica.

August Stramm

August Stramm

August Stramm (1874-1915)

Dramaturgo y poeta alemán, precursor del expresionismo. Movilizado en las filas alemanas en agosto de 1914, muere el año siguiente, en un combate mano a mano en Horodec (actual Bielorrusia). Tropfblut (Gotas de sangre, 1919) recopila sus poemas de guerra. Podemos leer algunos textos en alemán desde Wikisource y en inglés desde Poem Hunter.

Ilustración : Wikimedia Commons.

« Schollenmürbe schläfert ein das Eisen
Blute filzen Sickerflecke
Roste krumen
Fleische schleimen
Saugen brünstet um Zerfallen.
Mordesmorde
Blinzen
Kinderblicke. »

Schlachtfeld
(Campo de batalla)

« Yielding clod lulls iron off to sleep

bloods clot the patches where they oozed
rusts crumble
fleshes slime
sucking lusts around decay.
Murder on murder blinks
in childish eyes. »

Battlefield
(Campo de batalla)

Laszlo Mednyánszky – Los Soldados muertos (191?)

Laszlo Mednyánszky – Los Soldados muertos (191?)

Ilustración : Wikimedia Commons.

Émile Verhaeren, por John Singer Sargent

Émile Verhaeren, por John Singer Sargent

Émile Verhaeren (1855-1916)

Poeta belga, influenciado por el simbolismo. Supo expresar su consciencia social pintando con lirismo las grandes ciudades y celebrando la belleza del esfuerzo humano. Refugiado en Inglaterra durante la guerra, escribe poemas pacifistas y lucha contra la locura guerrera en varias antologías, entre las cuales podemos citar, por ejemplo, Les Ailes rouges de la guerre (Las Alas rojas de la guerra, 1916). Muere accidentalmente en 1916, arrojado por la multitud a la vía de un tren.

Ilustración : Wikimedia Commons.

 

« I

Avec les mille éclats de ses mille tonnerres,

Se glissant sous le sol, ou montant vers les cieux,
Avec tous ses marteaux, ses enclumes, ses feux,
La fumante industrie enveloppe la guerre.

À la voir s’exalter derrière chaque front

En des usines d’or sous les hautes murailles,
On dirait un orage innombrable et profond
Auquel un peuple immense immensément travaille.

Fonte rouge, qui peu à peu deviens acier,

Lorsque tu sors soudain, éblouissante et nue,
Comme un sang de soleil de tes sombres cornues,
Tu éclaires, le soir, le pays tout entier.

L’ombre longue subit tes lueurs successives :

Et c’est le champ, et c’est la mare, et c’est le bois,
Et c’est au loin la grange et l’étable massives
Et la ferme d’en haut dont s’allument les toits.

II

Ainsi pour que le front avance ou se maintienne,

On excite les feux partout – et c’est là-bas
Que s’embrasent Woolich, Poutilow et Skoda,
Et que s’éclaire, ici, Chamond et Saint-Etienne.

Oh ces métaux tassés en leurs parcs à lopins !

Les hauts fours embrasés tour à tour s’en nourrissent ;
Autour de leurs flancs creux les ringards retentissent,
Tandis que l’acier mou se serre en des grappins.

De pesants cubes d’or promènent leur lumière

Au ras du sol, avant de se fixer dûment,
Sous la chute précise et sous le poids fumant
Des marteaux s’abattant au long de leurs glissières.

L’obus, d’un seul coup net, se creuse et s’emboutit.

De place en place, on le polit, on le travaille ;
On le bourre à foison de plomb et de mitraille
Et la charge s’endort pour s’éveiller en lui.

Il se glisse et se tasse en de roulants carricles ;
On en mesure et la hauteur et les contours ;
Oh ! ce vrombissement inlassable des tours
Sous le hall formidable et noir où les feux giclent.

Oh ! le geste des mains et des doigts ramassés

Autour du tournoiement de l’acier et du cuivre,
Et les cris des métaux, que leur souffrance enivre
Et qui chantent à se sentir martyrisés

Et s’accordent déjà avec la chanson rouge

Et les cris des soldats qui se ruent pour mourir
Et pour donner leur sang joyeux à l’avenir,
Quand passe la victoire et que le destin bouge.
III

Dites, l’effort total à l’arrière, à l’avant,

Et la docile ardeur de cette double armée
Dans le bruit innombrable et l’énorme fumée
Que tour à tour l’usine ou la lutte enfle au vent !

C’est pour lui, le soldat, que l’ouvrier s’efforce,

Que sa gorge s’embrase à la flamme des fours,
Qu’il y brûle ses yeux peu à peu, tous les jours,
Et que ses bras vieillis se vident de leur force.

C’est au travail féroce et précis des canons

– Quand la fonte se change en lave au fond des cuves
Et que le hall s’enrage et bout, tel un Vésuve –
Qu’en son torse tanné se sèchent ses poumons.

C’est au vacarme fou des moteurs qu’on essaie

Et qui happent et qui mâchent l’air qui bruit
Que son oreille un jour s’émousse ou s’assourdit
Et que parfois sa main n’est plus que sang et plaie.

Oh ! l’héroïque et clair et fraternel accord,

Entre tous ceux qui font et qui portent les armes
Et qui s’emploient, sous le tonnerre et ses vacarmes,
À rebâtir la vie au ciment de la mort.

IV

Et transportant au rythme ardent de leurs machines,

Par delà les forêts, les champs et les collines,
Des lieux où l’on travaille aux lieux où l’on se bat,
Les schrapnells par milliers et les obus par tas,

Les trains, durant la nuit, indiscontinûment,

Avec leur formidable et secret chargement
Serré en des fourgons ou caché sous des toiles,
Les trains après les trains roulent sous les étoiles.

Jusque dans les hameaux des lointaines provinces,

Le sol comme exalté en trépide et en grince,
Le fleuve répandu, le canal encaissé
Au frisson de ses flots sent la guerre passer.

Les trains roulant toujours sous les astres, la nuit,

Emportent, dirait-on, des morceaux du pays :
Plombs, fer, étains, salpêtre, aciers, boulets, mitraille
Et les soldats qui seront grands dans la bataille.

Si bien que c’est le peuple et, avec lui, la terre

Profonde et l’eau multiple et le roc réfractaire
Qui imposent, à l’ennemi enfin dompté,
Pour le présent et l’avenir, leur volonté. »

Les Usines de guerre (Las Fábricas de guerra)

George Andrew Reid – Operarias en una fábrica de obuses (1919)

George Andrew Reid – Operarias en una fábrica de obuses (1919)

Ilustración : Wikimedia Commons.

Stefan George

Stefan George

Stefan George (1868-1933)

Poeta alemán, traductor de Dante Alighieri, Shakespeare o Baudelaire. Figura innovadora de la poesía alemana, cercano al simbolismo francés, autor de una poesía hermética, esotérica, George fue un puente entre el siglo XIX y el Modernismo alemán. En 1914 pronostica un final trágico para su país, visión que plasmará en 1916 en el poema Der Krieg (La Guerra, 1916). La exaltación del heroísmo y del auto-sacrificio en su poesía le hizo ganar popularidad entre las filas nacionalsocialistas. En 1933, rechaza el ofrecimiento de Joseph Goebbels de dirigir la Academia de las Artes y prefiere exiliarse a Suiza (donde morirá a los pocos meses) para que su figura no sea utilizada como instrumento de propaganda por los nazis.

Ilustración : Wikimedia Commons.

« Wie das getier der wälder das bisher […] »

« As jungle beasts, which slink away or snarl

At one another in their greed to rend,
Seek company and huddle in a flock
When forests are ablaze, or mountains quake,
So in our country, split to factions, foes
United at the cry of war. A breath
Not felt before, a breath of union floated
From rank to rank, and a confused divining
Of what was now to come. The people, seized
By tremors great as changing worlds, one instant
Forgot the glut and gauds of coward years
And saw themselves majestic in their need.

They journeyed to the hermit on the hill:

« Does this stupendous fate still leave you calm ? »
He said: These shudders were your best response.
What grips you now – I knew it long ago!
Long have I sweated blood of anguish while
They played and played with fire. I exhausted
My tears before and I have none today.
The thing was almost done and no one saw,
The worst is yet to be and no one sees.
You yield to pressure goading from without…
These are the beacons only, not the tidings.
The struggle, as you wage it, is not mine.
The seer is never thanked, he meets with scorn
And stones when he foretells disaster, fury
And stones when it arrives. The crimes unnumbered
Which all ascribe to force or luck, the hidden
Descent of man to larva call for penance !
What are the slaughtered multitudes to him,
If life itself is slain ! He cannot splutter
Of native virtue and of Latin malice.
Here whining women, old and sated burghers
Are more at fault than bayonets and guns
Of adversaries, for our sons’ and grandsons’
Dismembered bodies, for their glassy eyes !

His charge is praise and blame, amends and prayer.

He loves and serves upon his way, with blessings
Dispatched the youngest of those dear to him.
They do not march for catchwords, but themselves.
They know what drives, what renders them immune !
His dread goes deeper, for he feels the powers
Are more than fable. Who can grasp his plea :
You, who on reeking corpses swing your scourges,
May you preserve us from too light an ending
And from the worst, the blood-betrayal ! Races
Committing this will wholly be uprooted
Unless their best is used to halt the doom. »

Der Kreig (La Guerra, versión en inglés extraída de German History Documents)

Ernest Salmon – Dans la tranchée (1914-1918)

Ernest Salmon – Dans la tranchée (1914-1918)

Ilustración : Joconde.

Florence McLandburgh (1850-1934)

Escritora americana, autora de relatos de anticipación (The Automaton Ear, and other stories, La Oreja autómata, y otras historias, 1876). Publicó poesía bajo el nombre de McLandburgh Wilson, como, por ejemplo, The Little Flag on Main Street (La Pequeña Bandera en la Calle Mayor, 1917), volumen dedicado al Tío Sam y sus aliados…

« The little flag on Main Street
Is floating all the day,
Its stars are fairly sparkling,
Its stripes are glad and gay.
It stops the passing zephyrs
To tell them as they dance :
« I have a battle brother
Who flies today in France ! »

The little flag on Main Street

Is streaming all the night,
It hails the wheeling planets
Upon their glowing flight.
It tells the joyful tidings
And calls to all its kin :
I have a battle brother
Who marches to Berlin ! »

The Little Flag on Main Street
(La Pequeña Bandera en la Calle Mayor)

McLandburgh Wilson – The Little Flag on Main Street (1917)

McLandburgh Wilson – The Little Flag on Main Street (1917)

Ilustración : Internet Archive.

Alan Seeger

Alan Seeger

Alan Seeger (1888-1916)

Alistado en la Legión extranjera de Francia, Alan Seeger murió en la batalla de Somme en 1916 (ver arriba la reseña del capítulo dedicado a memorias y diarios de guerra). Durante su corta estancia en el frente escribió varios poemas que fueron reunidos con toda su obra poética, anterior a la guerra, en 1917 bajo el título Poems (Poemas). Entre ellos destaca el premonitorio I have a rendez-vous with Death (Tengo una cita con la Muerte, audiolibro en inglés).

Ilustración : Wikipedia.

« I have a rendezvous with Death
At some disputed barricade […] »

« Tengo una cita con la muerte

en una trágica trinchera.
Cuando retorna primavera
regando flores en su viaje,
tengo una cita con la Muerte
bajo su límpido celaje.

Quizá me tome de las manos

y me conduzca a sus arcanos,
ahogando párpados y aliento;
quizá yo mismo pase inerte.
Tengo una cita con la Muerte
sobre un alud penoso y lento,
cuando retorna primavera
regando flores por doquiera.
Dios sabe cuánto más me agrada
entre la seda perfumada,
dormir de amores al impulso,
soplo con soplo, pulso a pulso,
donde hay amenos despertares.
Mas tengo cita con la Muerte,
en noche tétrica y macabra,
cuando se incendian los hogares
y primavera resucita…
y siendo fiel a mi palabra,
no he de faltar a nuestra cita ! »

I have a rendez-vous with Death (Tengo una cita con la Muerte, versión de Pedro Requena Legarreta y Antonio Castro Leal, Antología de poetas muertos en la guerra, 1919).

Adrian Hill – Arras Railway Station (1918)

Adrian Hill – Arras Railway Station (1918)

Ilustración : Imperial War Museum (licencia de uso no comercial del IWM).

Henry van Dyke

Henry van Dyke

Henry Van Dyke (1852-1933)

Pastor, escritor y educador estadounidense. Amigo del presidente Thomas Woodrow Wilson, fue enviado a Holanda como embajador en 1913. Al estallar la Gran Guerra, muchos turistas estadounidenses esparcidos por toda Europa se refugiaron en Holanda y Van Dyke fue encargado de acogerlos y tranquilizarlos. Al terminar su mandato, volvió a Estados Unidos y sirvió en el cuerpo de capellanes del US Naval Reserve. En 1918 publica un manual para capellanes de la Marina : Navy Chaplain’s Manual. Además de sermones y de textos patrióticos justificando la participación en la guerra de Estados Unidos (Fighting for peace (Combatir por la paz, 1917) y What peace means (Lo que significa la paz, 1919), es autor de numerosos poemas sobre la guerra, recogidos en los volúmenes : The Red Flower, poems written in war time (La Flor roja, poemas escritos en tiempo de guerra, 1919) y Golden Stars, and other verses following « The Red Flower » (Las Estrellas doradas, y otros versos que continúan « La Flor Roja », 1919).

Ilustración : Wikimedia Commons.

« In the pleasant time of Pentecost,
By the little river Kyll,
I followed the angler’s winding path
Or waded the stream at will.
And the friendly fertile German land
Lay round me green and still.

But all day long on the eastern bank

Of the river cool and clear,
Where the curving track of the double rails
Was hardly seen though near,
The endless trains of German troops
Went rolling down to Trier.

They packed the windows with bullet heads

And caps of hodden gray ;
They laughed and sang and shouted loud
When the trains were brought to a stay ;
They waved their hands and sang again
As they went on their iron way.
No shadow fell on the smiling land,
No cloud arose in the sky ;
I could hear the river’s quiet tune
When the trains had rattled by ;
But my heart sank low with a heavy sense
Of trouble,- I knew not why.

Then came I into a certain field

Where the devil’s paint-brush spread
‘Mid the gray and green of the rolling hills
A flaring splotch of red,
An evil omen, a bloody sign,
And a token of many dead.

I saw in a vision the field-gray horde

Break forth at the devil’s hour,
And trample the earth into crimson mud
In the rage of the Will to Power,-
All this I dreamed in the valley of Kyll,
At the sign of the blood-red flower. »

The Red Flower (La Flor Roja, audiolibro en inglés)

William Orpen – German Planes visiting Cassel (1917)

William Orpen – German Planes visiting Cassel (1917)

Ilustración : Imperial War Museum.

Guillaume Apollinaire

Guillaume Apollinaire

Guillaume Apollinaire (1880-1918)

Nacido polaco, Wilhelm Albert Włodzimierz Aleksander Apolinary Kostrowicki se instala en París en 1901. Alterna trabajos diversos y remunerados con la escritura, hasta que ésta última le permitiera vivir. Amigo de Picasso y de otros intelectuales de la época, intenta alistarse en el ejército francés en agosto 1914. En un segundo intento, en diciembre de 1914, es aceptado, lo cual le permite naturalizarse francés, bajo el nombre de Guillaume Apollinaire. Herido en la sien en marzo de 1916, es sometido a una trepanación. Muy debilitado por la herida y la operación, no logra recuperarse de la gripe española y muere el 9 de noviembre de 1918, dos días antes del armisticio. Sus años de guerra están marcados por tres amores sucesivos, tres mujeres a las que Apollinaire dedicará cartas y poemas. En 1918, publica Calligrammes, poèmes de la paix et de la guerre 1913-1916 (Caligramas, poemas de la paz y de la guerra 1913-1916), inventando esta particular forma de poema-dibujo, en los que expresa las impresiones producidas por la guerra.

Ilustración : Gallica.

« Que c’est beau ces fusées qui illuminent la nuit
Elles montent sur leur propre cime et se penchent
pour regarder
Ce sont des dames qui dansent avec leurs regard pour
yeux bras et cœurs

J’ai reconnu ton sourire et ta vivacité

C’est aussi l’apothéose quotidienne de toutes mes Bérénices

dont les chevelures sont devenues des comètes
Ces danseuses surdorées appartiennent à tous les temps
et à toutes les races
Elles accouchent brusquement d’enfants qui n’ont que
le temps de mourir

Comme c’est beau toutes ces fusées

Mais ce serait bien plus beau s’il y en avait plus encore
S’il y en avait des millions qui auraient un sens complet
et relatif comme les lettres d’un livre
Pourtant c’est aussi beau que si la vie même sortait des
mourants

Mais ce serait plus beau encore s’il y en avait plus encore

Cependant je les regarde comme une beauté qui s’offre
et s’évanouit aussitôt
Il me semble assister à un grand festin éclairé à giorno
C’est un banquet que s’offre la terre
Elle a faim et ouvre de longues bouches pâles
La terre a faim et voici son festin de Balthasar cannibale
Qui aurait dit qu’on pût être à ce point anthropophage
Et qu’il fallût tant de feu pour rôtir le corps humain
C’est pourquoi l’air a un petit goût empyreumatique qui
n’est ma foi pas désagréable
Mais le festin serait plus beau encore si le ciel y mangeait
avec la terre
il n’avale que les âmes
Ce qui est une façon de ne pas se nourrir
Et se contente de jongler avec des feux versicolores

Mais j’ai coulé dans la douceur de cette guerre avec

toute ma compagnie au long des longs boyaux
Quelques cris de flamme annoncent sans cesse ma présence
J’ai creusé le lit ou je coule en me ramifiant en mille
petits fleuves qui vont partout
Je suis dans la tranchée de première ligne et cependant
je suis partout ou plutôt je commence à être partout
C’est moi qui commence cette chose des siècles à venir
Ce sera plus long à réaliser que non la fable d’Icare
volant

Je lègue à l’avenir l’histoire de Guillaume Apollinaire

Qui fut à la guerre et sut être partout
Dans les villes heureuses de l’arrière
Dans tout le reste de l’univers
Dans ceux qui meurent en piétinant dans le barbelé
Dans les femmes dans les canons dans les chevaux
Au zénith au nadir aux 4 point cardinaux
Et dans l’unique ardeur de cette veillée d’armes

Et ce serait sans doute bien plus beau

Si je pouvais supposer que toutes ces choses dans lesquelles
je suis partout
Pouvaient m’occuper aussi
Mais dans ce sens il n’y a rien de fait
Car si je suis partout à cette heure il n’y a cependant
que moi qui suis en moi »

Merveille de la guerre (Maravilla de la guerra, audiolibro en francés)

Marc-Henry Meunier – The Searchlights (1917)

Marc-Henry Meunier – The Searchlights (1917)

Ilustración : Wikimedia Commons.

John McRae

John McRae

John McRae (1872-1918)

Médico canadiense, John McRae fue también poeta. Enviado al frente como cirujano del ejército de su país, ejerció entre 1915 y 1918 en el hospital canadiense de Boulogne sur Mer, donde murió de una neumonía en enero de 1918. Su poema In Flanders fields (En los campos de Flandes, 1915, publicado en 1919, audiolibro en inglés) fue compuesto después del funeral de uno de sus compañeros, caído en la segunda batalla de Ypres. El éxito de este poema fue tal que la amapola fue elegida, en los países del Commonwealth, como símbolo de los soldados muertos en combate…

Ilustración : Wikimedia Commons.

« In Flanders fields the poppies blow
between the crosses…»

« En los campos de Flandes
crecen las amapolas.
Fila tras fila
entre las cruces que señalan nuestras tumbas.
Y en el cielo aún vuela y canta la valiente alondra,
escasamente oída por el ruido de los cañones.

Somos los muertos.
Hace pocos días vivíamos,
cantábamos, amábamos y éramos amados.
Ahora yacemos en los campos de Flandes.
Contra el enemigo continuad nuestra lucha,
tomad la antorcha que os arrojan nuestras manos agotadas.

Mantenerla en alto.
Si faltáis a la fe de nosotros muertos,
jamás descansaremos,
aunque florezcan
en los campos de Flandes,
las amapolas. »

In Flanders fields (En los campos de Flandes)

John McRae – In Flanders fields, ilustración de Ernest Clegg (1921)

John McRae – In Flanders fields, ilustración de Ernest Clegg (1921)

Ilustración : Internet Archive.

Mary Carolyn Davies

Mary Carolyn Davies

Mary Carolyn Davies (1888-1940?)

Mary Carolyn Davies fue una prolífica escritora estadounidense, autora de numerosos volúmenes de poesía, una novela, relatos y teatro. The Drums in our street (Los Tambores en nuestra calle, 1918), recopila sus poemas de guerra publicados en diversas revistas, fue su primer libro editado y está dedicado a sus tres hermanos, los tres en el ejército.

Ilustración : Internet Archive.

« Little white body of mine, so broken,
Little white body that tried to be brave,
Lying, without any thought or emotion,
On a long bed like a grave,

On a long hospital cot in the stillness;
Supple soft body, all bandaged and strange,
How you have run in the sun on the hillside,
Raced on the range !

How you have danced with the leaves in the forest,
Where with the other swift nymphs you belong !
Joyous, wild body, I mourn for your stillness –
You that were song,

When out of the swathings, grotesque and uncomely,
I smile as the men I have nursed so long, do,
As my drowsy eyes gaze down the mounds and the hillocks
And the folds in the sheets that are you.

I am too weak now to fear or be grieving;
That will come later, and tears for you then,
Little white body, who cannot believe yet
You will never be dancing again. »

Wounded Red Cross Nurse (La Enfermera de Cruz Roja herida)

William Hatherell – Last message (1918)

William Hatherell – Last message (1918)

Ilustración : Imperial War Museum.

Christopher Brennan

Christopher Brennan

Christopher John Brennan (1870-1932)

Christopher John Brennan fue un poeta y universitario australiano. Inspirado por los simbolistas franceses, su obra maestra se titula simplemente Poems : 1913 (Poemas : 1913, 1914). En 1918 publica A chant of Doom, and other verses (Un canto del destino, y otros versos), en el que, bajo el pretexto de su soporte a la causa Aliada, expresa su despecho frente a sus problemas domésticos, y su mala relación con sus esposa, alemana, y su suegra…

Ilustración : Australian Poetry Library.

« Two years, since heaven was blotted from our sight
In swirling storm ; two years, that forced the cry
Of pain, to watch our friend and kinsman die ;
And doubt, and dread, and rumour of the night ;
And patience in our goddess, angry ; bright,
Erect and sure against that weltering sky,
Till the collected lightning of her eye
Leap forth and slay the banded foes of right.

For hers our cause is, hers, whose voice the Greek
First heard, the call that hallow’d man to wreak
God’s doom upon the wrong that earth abhors :
Whence yet the freeman hath prerogative,
And faith, and strength, and victory : – « Whoso wars
On Justice, to deny her, must not live. » »

The second Anniversary of War (El Segundo Aniversario de la Guerra)

Norman G. Arnold – The Last Fight of Captain Ball, VC, DSO and 2 Bars, MC, 7th May 1917 (1919)

Norman G. Arnold – The Last Fight of Captain Ball, VC, DSO and 2 Bars, MC, 7th May 1917 (1919)

Ilustración : Imperial War Museum (licencia de uso no comercial del IWM).

Isaac Rosenberg

Isaac Rosenberg

Isaac Rosenberg (1890-1918)

Isaac Rosenberg estudió Bellas Artes en Londres y llegó a exponer sus pinturas en 1914. Paralelamente publicó sus primeros poemas en 1912, en el volumen Night and Day (Noche y Día). No obstante, es sobre todo por sus poemas de guerra, agrupados bajo el título Poems from camp and trench (Poemas de campamiento y trinchera) que es recordado como uno de los poetas de guerra más relevantes de este conflicto. Alistado en 1915, participó en el Frente del Oeste y murió en combate en 1918.

Ilustración : Internet Archive.

« The darkness crumbles away.
It is the same old Druid Time as ever.
Only a live thing leaps my hand,
A queer sardonic rat,
As I pull the parapet’s poppy
To stick behind my ear.
Droll rat, they would shoot you if they knew
Your cosmopolitan sympathies.
Now you have touched this English hand
You will do the same to a German
Soon, no doubt, if it be your pleasure
To cross the sleeping green between.
It seems, odd thing, you grin as you pass
Strong eyes, fine limbs, haughty athletes,
Less chanced than you for life,
Bonds to the whims of murder,
Sprawled in the bowels of the earth,
The torn fields of France.
What do you see in our eyes
At the shrieking iron and flame
Hurl’d through still heavens ?
What quaver – what heart aghast ?
Poppies whose roots are in man’s veins
Drop, and are ever dropping,
But mine in my ear is safe –
Just a little white with the dust. »

Break of the day in the trenches (El Final del día en las trincheras)

Adrian Hill - Men in the Trenches, near Hendicourt (191?)

Adrian Hill – Men in the Trenches, near Hendicourt (191?)

Ilustración : Imperial War Museum (licencia de uso no comercial del IWM).

Wildred Owen

Wildred Owen

Wilfred Owen (1893-1918)

Wilfred Owen es sin duda el poeta más emblemático de este característico género que son los poemas de la Gran Guerra. Cuando la moda todavía estaba en los versos patrióticos, Owen fue uno de los primeros en abordar, con mucho realismo, los horrores de la guerra de las trincheras y de los ataques con gas. Alistado desde 1915 en el Artist’s Rifles, regimiento que reunía artistas de todo origen deseosos de combatir por Reino Unido, le diagnostican en 1917 el síndrome de shell shock, trastorno de ansiedad, debido a varias experiencias traumáticas. Es hospitalizado en Edinburgo, donde conoce al también poeta Siegfried Sassoon que tendrá mucha influencia sobre Owen. De regreso al frente en otoño de 1918, es muerto en combate el 4 de noviembre, una semana antes de firmarse el armisiticio. Sus poesías están recogidas en Poems (Poemas, audiolibro en inglés), publicado en 1920.

Ilustración : Internet Archive.

« What passing-bells for these who die as cattle ?
Only the monstrous anger of the guns.
Only the stuttering rifles’ rapid rattle
Can patter out their hasty orisons.
No mockeries for them; no prayers nor bells,
Nor any voice of mourning save the choirs, –
The shrill, demented choirs of wailing shells ;
And bugles calling for them from sad shires.

What candles may be held to speed them all ?
Not in the hands of boys, but in their eyes
Shall shine the holy glimmers of goodbyes.
The pallor of girls’ brows shall be their pall;
Their flowers the tenderness of patient minds,
And each slow dusk a drawing-down of blinds. »

Anthem for doomed youth (Himno para la juventud condenada)

« Bent double, like old beggars under sacks,
Knock-kneed, coughing like hags, we cursed through sludge,
Till on the haunting flares we turned our backs,
And towards our distant rest began to trudge.
Men marched asleep. Many had lost their boots,
But limped on, blood-shod. All went lame, all blind;
Drunk with fatigue; deaf even to the hoots
Of gas-shells dropping softly behind.

Gas ! GAS ! Quick, boys ! – An ecstasy of fumbling
Fitting the clumsy helmets just in time,
But someone still was yelling out and stumbling
And flound’ring like a man in fire or lime. –
Dim through the misty panes and thick green light,
As under a green sea, I saw him drowning.

In all my dreams before my helpless sight
He plunges at me, guttering, choking, drowning.

If in some smothering dreams, you too could pace
Behind the wagon that we flung him in,
And watch the white eyes writhing in his face,
His hanging face, like a devil’s sick of sin,
If you could hear, at every jolt, the blood
Come gargling from the froth-corrupted lungs
Bitter as the cud
Of vile, incurable sores on innocent tongues, –
My friend, you would not tell with such high zest
To children ardent for some desperate glory,
The old Lie : Dulce et decorum est
Pro patria mori. »

Dulce et decorum est

Jean Veber – Les Gaz (1918)

Jean Veber – Les Gaz (1918)

Ilustración : Gallica.

John Nash – We are making a new world (1918)

Paul Nash – We are making a new world (1918)

Se pueden descubrir otros poemas de guerra, esencialmente de lengua inglesa, en diferentes antologías publicadas durante e inmediatamente después de la Gran Guerra, así como en el portal de la Universidad de Oxford, First World War Poetry Digital Archive :

Ilustración : Imperial War Museum (licencia de uso no comercial del IWM).

Alain-Fournier (1886-1914), Charles Dumas (1881-1914), Frantisek Gellner (1881-1914), Hans Leybold (1892-1914), Hermann Löns (1866-1914), Ernst Wilhelm Lotz (1890-1914), Charles Péguy (1873-1914), Ernest Stadler (1883-1914), Jean de la Ville de Mirmont (1886-1914) no tuvieron tiempo de contar su guerra. Estos poetas, combatientes de ambos lados, murieron en el frente durante los primeros meses de guerra.

Muirhead Bone - The Loos Salient and Burning Lens (1918)

Muirhead Bone – The Loos Salient and Burning Lens (1918)

Ilustración : Imperial War Museum (licencia de uso no comercial del IWM).

A continuación presentamos un resumen de los títulos que todavía no pertenecen al Dominio Público en Europa. No obstante, muchos de ellos sí han entrado en el Dominio Público en Estados Unidos por haber sido publicados antes de 1923. Es la razón por la que podemos ofrecer un enlace hacia el texto digitalizado de algunas de las obras…

Pierre Jean Jouve
(1887-1976)

Retrato de Pierre Jean Jouve por Frans Masereel

Retrato de Pierre Jean Jouve por Frans Masereel

Vous êtes des hommes (Sois hombres, 1915)

Poème contre le grand crime (Poema contra el gran crimen, 1916)

El pensamiento del escritor, poeta y crítico francés Pierre Jean Jouve tuvo varias vidas. Adepto al unanimismo, movimiento literario inspirado en el concepto de conciencia colectiva, hasta 1914, se vuelca, al estallar la guerra, en el movimiento pacifista animado por el escritor Romain Rolland. Más tarde se interesará por el psicoanálisis y la influencia del subconsciente sobre la creación artística, y a partir de 1938, será una de las grandes figuras de la resistencia intelectual al nazismo. No apto para el servicio militar, sirve, desde 1914, como enfermero voluntario en un hospital en el que acogen a soldados con enfermedades infecciosas graves. Vous êtes des hommes, gran fresco poético y pacifista, fue redactado durante esta época. En 1915, Jouve contrae una afección pulmonar grave y se marcha a Suiza para seguir un tratamiento. En Suiza, Jouve se integra en la comunidad de intelectuales pacifistas, en la que se cruza, entre otros, con Romain Rolland, Stefan Zweig o el ilustrador belga Frans Masereel. Poème contre le grand crime, del que se puede leer un fragmento en esta dirección, testimonio de su compromiso con la causa pacifista, es publicado en 1916. Intenta colaborar de nuevo en un hospital militar, pero le prohíben el contacto con los soldados, por miedo a su militancia pacifista. En 1918 Jouve publicará un volumen de inspiración autobiográfica titulado Hôtel-Dieu : récits d’hôpital 1915 (Hôtel-Dieu : relatos de hospital 1915), ilustrado por los grabados de su amigo Frans Masereel, sobre su experiencia como enfermero…

Ilustración : Pierrejeanjouve.org.

Yvan Goll
(1891-1950)

Yvan Goll

Yvan Goll

Requiem for the Dead of Europe (Réquiem por los Muertos de Europa, 1916)

Nacido en el Este de Francia, cuando aún era territorio alemán, Yvan Goll (pseudónimo de Isaac Lang) fue un poeta de expresión alemana, inglesa y francesa, afín al movimiento dadaísta. Entre 1914 y 1919 milita dese Suiza por el pacifismo. Su activismo se plasma en un largo poema : Requiem for the Dead of Europe (1916).

Ilustración : Wikipedia.

Robert W. Service
(1874-1958)

Robert W. Service

Robert W. Service

Rhymes of a Red Cross Man (Rimas de un hombre de la Cruz Roja, 1916)

De origen británico, Robert W. Service emigró a Canadá a los 21 años, donde sus versos llenos de humor sobre la vida de los buscadores de oro le convirtieron en el poeta del Yukón. En 1913, después de una estancia en los Balcanes como corresponsal de guerra para el Toronto Star, se instala en Francia y se casa con una joven parisina. A pesar de tener 41 años cuando estalla la guerra, se quiere alistar, pero no le aceptan en el ejército por su salud deficiente. Colaborará entonces como conductor de ambulancias para la Cruz Roja americana, mientras su estado de salud se lo permitió. Durante una convalecencia en París, escribe Rhymes of a Red Cross Man, conjunto de poemas inspirados en su experiencia en el frente. Le otorgarán, al final de la guerra, cuatro medallas militares.

Ilustración : Blog dedicado a Robert W. Service.

J.R.R. Tolkien
(1892-1973)

J.R.R. Tolkien

J.R.R. Tolkien

The Lonely Isle (La Isla Solitaria, 1916)

El autor de El Señor de los anillos combatió como oficial de las filas británicas. Llegado a Francia en 1916, participó en la batalla de Somme, pero en noviembre enferma de la fiebre de las trincheras, enfermedad causada por los piojos. Muy debilitado, pasará el resto de la guerra en la retaguardia y en hospitales. Los expertos de su obra coinciden en que la huella de la Gran Guerra se encuentra en sus escritos más emblemáticos. El poema The Lonely Isle (1916), despedida de Tolkien a su tierra, fue compuesto durante la travesía del Canal de la Mancha hacia las costas francesas…

Ilustración : Wikipedia.

Robert Graves
(1895-1985)

Robert Graves - Over the brazier (1916)

Robert Graves – Over the brazier (1916)

Over the brazier (Sobre el brasero, 1916)

Fairies and Fusiliers (Hadas y fusileros, 1917)

Robert Graves, el autor de Yo Claudio tenía 19 años en 1914 y fue movilizado desde el principio de la guerra. Gravemente herido en la batalla de Somme, logró recuperarse y volver al frente hasta el final de la guerra. Fue uno de los primeros poetas en describir su experiencia en el frente y lo hizo de manera realista, en su colección de poemas Over the brazier, publicado en 1916. En 1917 publicó otro volumen, Fairies and Fusiliers, en el que varios poemas celebran su amistad con el también poeta Siegfried Sassoon. Después de la guerra, prefirió omitir estos poemas de las recopilaciones que se hicieron de su obra, con el argumento de que formaban parte del boom de la poesía de guerra… En 1929, Robert Graves publicó Goodbye to all that (Adiós a todo eso), volumen autobiográfico en el que evoca sus años de guerra sin sentimentalismos.

Ilustración : Internet Archive.

Helena Coleman
(1860-1953)

Helena Coleman

Helena Coleman

Marching Men (Hombre en marcha, 1917)

Profesora de música y poeta, la canadiense Helena Coleman expresa en los versos de Marching Men los sentimientos que puede tener una mujer al ver a sus hijos, o sus nietos (Coleman tenía 57 años cuando publicó este libro) marcharse a la guerra : tristeza, añoranza, necesidad de creer en el fervor patriótico y un propio sentimiento de inutilidad…

Ilustración : University of Pennsylvania Library.

Amelia Josephine Burr
(1878-1968)

Amelia Josephine Burr - In deep places (1914)

Amelia Josephine Burr – In deep places (1914)

In deep places (En lugares profundos, 1914)

Life and living (Vida y vivir, 1916)

The Silver Trumpet : a book of verses (La Trompeta de plata : un libro de versos, 1918)

Hearts awake (Los Corazones despiertan, 1919)

Conocida antes de la guerra como autora de poemas tiernos, no desprovistos de humor, la estadounidense Amelia Josephine Burr se convirtió a partir de 1914 en uno de los más prolíficos poetas de guerra de su país. Además de los poemas recopilados en los cuatro volúmenes nombrados arriba, publicó más de sesenta en diversos diarios y revistas.

Ilustración : Internet Archive.

Edgar A. Guest
(1881-1959)

Edgar Guest

Edgar Guest

Over here : war time rhymes (Por aquí : rimas en tiempo de guerra, 1918)

Edgar A. Guest fue un prolífico poeta estadounidense (escribió cerca de 11.000 poemas). El tono sentimental y optimista de sus escritos contribuyó a su gran popularidad. Publicó sus poemas en diversos diarios y, durante la década de los años 1930, animó un popular programa de radio. Aunque escribió sobre la Gran Guerra, en el volumen Over here : war time rhymes, por ejemplo, no participó en los combates.

Ilustración : Wikipedia.

Siegfried Sassoon
(1886-1967)

Siegfried Sassoon

Siegfried Sassoon

Counter-Attack, and other poems (Contraataque, y otros poemas, 1918)

The War Poems of Siegfried Sassoon (Los Poemas de guerra de Siegfried Sassoon, 1919)

Siegfried Sassoon fue un poeta y escritor inglés. Llevado por su patriotismo, se alista en 1914. Su heroismo en combate le valió la Cruz Militar. No obstante, en 1917, presa de una severa depresión por las duras condiciones de horror y miseria que los soldados tenían que vivir, se niega a volver al frente después de un permiso de convalescencia, y abraza las tesis pacifistas. Se salva del tribunal militar gracias a la intervención de su amigo, el escritor Robert Graves. Sus poemas de guerra, publicados en Counter-Attack, and other poems expresan el desánimo de los soldados y lo absurdo de la guerra.

Ilustración : Wikipedia.

Luc Durtain
(1881-1959)

Luc Durtain

Luc Durtain

Le Retour des hommes (El Regreso de los hombres, 1920)

Médico especialista de otorrinolaringología André Robert Gustave Nepveu fue, bajo el pseudónimo de Luc Durtain un poeta, novelista, ensayista y dramaturgo francés. Por su profesión fue mandado al frente como médico en un servicio de ambulancia. No obstante pronto pedirá su traslado en un batallón, y recibirá la Cruz de Guerra en 1917. Especialista en los años veinte de los reportajes de viajes y reportajes novelados, publica en 1920 Le Retour des hommes, colección de sus poemas de guerra.

Ilustración : Wikimedia Commons
.
Henry-Jacques
(1886-1973)

Henry-Jacques - La Symphonie héroïque (1921)

Henry-Jacques – La Symphonie héroïque (1921)

La Symphonie héroïque (La Sinfonía heroica, 1921)

Henry-Jacques, poeta, periodista, musicólogo, es enviado al frente en 1914, con 28 años. Profundamente marcado por esta experiencia, compone el poema La Symphonie héroïque, homenaje a una generación sacrificada en el combate. Lleno de hiperrealismo, de detalles morbosos, el poema acerca al lector a lo vivido por los soldados y es, sin duda, uno de los textos épicos más importantes sobre y en contra de la guerra.

Ilustración : Open Library.

Louis Aragon
(1897-1982)

Louis Aragon

Louis Aragon

Est-ce ainsi que les hommes vivent ? (¿ Así tienen que vivir los hombres ?, 1956)

Pilar, con André Breton y Paul Éluard, del surrealismo, Louis Aragon estudiaba medicina cuando fue mandado al frente para transportar a los heridos. Los horrores de la guerra dejarán una huella indeleble en él, apareciendo en sus obras, y serán el origen de su compromiso con el comunismo. En 1956, se publica Le Roman inachevé (La Novela inacabada), su autobiografía poética, en la que figura Est-ce ainsi que les hommes vivent ?, largo poema en el que Aragon describe la soledad del soldado, su añoranza de las mujeres, su desconcierto frente a todo lo que lo rodea…

Ilustración : Dadart.com.

Frederic Cayley Robinson - Veteranos y enfermos en la puerta del hospital (1920)

Frederic Cayley Robinson – Veteranos y enfermos en la puerta del hospital (1920)

Ilustración : Wellcome Library.

Narraciones gráficas

asasas

Kirkland Hart Day – Camion Cartoon (1919)

La cobertura mediática de la Gran Guerra, en una época en la que la prensa conocía un auge sin precedentes, fue tal que nos ha llegado una amplia variedad de imágenes tomadas casi « in vivo » : cuadros, dibujos, grabados e incluso fotografías nos dan un testimonio de primera mano de lo que pudo ser este conflicto ; la Primera Guerra Mundial es sin duda la primera guerra en ser documentada tan detalladamente de manera gráfica. Al igual que escritores y poetas, numerosos pintores, dibujantes e ilustradores de todos los países estuvieron en el frente : artistas oficiales enviados por sus gobiernos respectivos, ilustradores de prensa encargados de representar la guerra para los lectores de periódicos en la vida civil, o… simples soldados, artistas reconocidos o aficionados, quienes, además de combatir, dejaron plasmada su visión personal de la vida en las trincheras en dibujos, a veces simples bocetos, otras veces, viñetas humorísticas, como el soldado estadounidense Kirkland Hart Day, que ilustraba las cartas que enviaba a su madre con viñetas llenas de humor y de auto-ironía (se publicaron las cartas y las viñetas en 1919 bajo el título Camion cartoons), e incluso enfermeras como Olga Bing, que nos legó un cuaderno de esbozos llenos de delicadeza y ternura, Gestes d’infirmières, 1916-1917 (Gestos de enfermeras, 1916-1917).

Ilustración : Internet Archive.


Olga Bing – Gestes d’infirmières (Lavage d’une plaie – Infirmière à la seringue – Les Ventouses – Les Convalescents – Premiers Pas, 1916-1917)

Ilustración : Gallica.

Rudolf Mayr – Música de cámara en un campo de prisioneros (1917)

Rudolf Mayr – Música de cámara en un campo de prisioneros (1917)

Existe una multitud de géneros en el Arte de la Primera Guerra Mundial y existieron artistas especializados en ciertos temas : por ejemplo, hubo pintores para dedicarse casi exclusivamente a retratar altos cargos del ejército, o a pintar maquinaria militar, tanques, aviones…, o batallas. Otros artistas, en general los que estaban en el frente para servir como soldados, ofrecieron una visión más íntima de la guerra, dibujando a sus compañeros o las poblaciones locales, la vida cotidiana en las líneas de frente, los paisajes por los que pasaban… Sería imposible evocarlos todos. Varios museos y bibliotecas digitales ofrecen amplías selecciones en las que podemos sumergirnos : el Imperial War Museum británico, Joconde, la base de datos de los museos franceses, Gallica, Europeana, Wellcome, la base de imágenes de medicina de Reino Unido… No obstante nos detendremos aquí un poco para recordar los testimonios de algunos reconocidos artistas, ilustradores habituales de la prensa y de libros : un abanico variado de dibujos y grabados que abarca desde representaciones fidedignas del frente hasta ilustraciones satíricas o de denuncia…

Ilustración : Europeana.

Geoffrey Stephen Allfree – Getting in a sweep (191?)

Geoffrey Stephen Allfree – Getting in a sweep (191?)

Geoffrey Stephen Allfree (1889-1918) fue el único artista de guerra oficial británico en morir en combate. Alistado en la Marina, dejó numerosos cuadros y dibujos sobre la vida en los buques y de batallas navales.

Ilustración : Imperial War Museum.

Walter Jack Duncan

Walter Jack Duncan

Formado en la Art Students League, prestigiosa escuela de Bellas Artes de Nueva York, Walter Jack Duncan (1881–1941) fue, antes de la guerra, un famoso ilustrador de prensa, colaborador habitual de periódicos como Century Magazine, Scribner’s, McClure’s Magazine, o Harper’s (ver por ejemplo las ilustraciones sobre Nueva York que realizó para acompañar el artículo An Impressionist’s New York (Nueva York vista por un impresionista, 1905) de H.G. Dwight y publicado en Scribner’s Magazine. Conocido como el « mago de la pluma y de la tinta », Duncan fue mandado a Francia como artista de guerra, en apoyo de las Fuerzas Expedicionarias de América. Después de la guerra, continuó con su actividad de ilustrador de prensa y de libros, ilustrando en particular varias obras de Christopher Morley.

Ilustración : Wikipedia.

Walter Jack Duncan - A battery of French 75s - Newly Arrived Troops Debarking at Brest (191?)

Walter Jack Duncan – A battery of French 75s – Newly Arrived Troops Debarking at Brest (191?)

Ilustración : Dutch US Dough Boys.

Will Dyson, retratado por George James Coates (1921)

Will Dyson, retratado por George James Coates (1921)

Will Dyson (1880-1938) fue un popular ilustrador y caricaturista político de Australia. Los años que precedieron a la guerra, Dyson se trasladó a Londres donde colaboró con varios periódicos, entre los que se encontraba el Daily Herald, periódico de tendencia laborista. Aunque estaba opuesto a la entrada en guerra, Dyson, sensible a la suerte de los países invadidos por Alemania, se alistó y se convirtió en 1915 en artista oficial en el frente para Australia. En 1918 recopiló sus dibujos de guerra más importantes en el libro Australia at War (Australia en la guerra). Al terminar la guerra, Will Dyson siguió viviendo en Londres hasta su muerte en 1938 (menos cinco años pasados en Australia entre 11925 y 1930), colaborando habitualmente en el Daily Herald. Es muy conocido el dibujo satírico titulado Peace and future cannon fodder publicado en mayo de 1919 en este diario por su carácter visionario estremecedor… Representa a David Lloyd George, Vittorio Orlando y Georges Clémenceau, jefes de gobiernos de Gran Bretaña, Italia y Francia, y Woodrow Wilson, el presidente de Estados Unidos, justo después de firmar el Tratado de Versalles. A Clémenceau le parece oír llorar a un niño, y efectivamente, escondido detrás de un pilar, está un niño llorando, con la leyenda siguiente : « Quinta de 1940 ». Según muchos expertos, las condiciones del tratado de paz iban a llevar a una nueva guerra unas décadas después… Dyson sólo se equivocó de unos meses…

Ilustración : Art Gallery NSW.

Will Dyson - Peace and future cannon fodder (1919)

Will Dyson – Peace and future cannon fodder (1919)

Ilustración : Wikimedia Commons.

Will Dyson – Tunnellers under german territory - The Cook – At the tunnel-hill 60 (1918)

Will Dyson – Tunnellers under german territory – The Cook – At the tunnel-hill 60 (1918)

Ilustración : Gallica.

François Flameng

François Flameng

Pintor, grabador, ilustrador, amigo del también pintor estadounidense John Singer Sargent, el francés François Flameng (1856-1923) fue un artista muy apreciado en su tiempo, llegando a ser invitado a Rusia por el zar Alejandro III, que le había comprado un cuadro, para realizar retratos de las personalidades de la corte imperial, o de ser el diseñador de uno de los primeros billetes de 5000 francos en cuatricromía. Nada extraño, por lo tanto, que Flameng fuera enviado al frente en 1914 como pintor oficial del ejército francés. Durante los más de cinco años de guerra, recorrerá los distintos frentes con un coche con chófer, realizando bocetos, acuarelas y sepias, para posteriormente pasarlos a lienzos en su taller. Estos bocetos no estaban, en un primer momento, destinados a ser publicados : Flameng había decidido donarlos al Ministerio del Ejército, una vez realizados los cuadros. Pero las personas que los vieron, tanto amantes del arte como oficiales, le animaron a dar difusión a estos trabajos. Además de ser publicadas periódicamente en la revista L’Illustration (La Ilustración), las acuarelas de Flameng fueron el objeto exclusivo de un suplemento de cerca de 130 páginas de la misma revista. Si estos dibujos pueden resultar algo románticos a nuestros ojos, acostumbrados a tantos horrores publicados en prensa y televisión, molestaron en su tiempo por ser considerados demasiado realistas… Jean Flameng, hijo del artista, combatió en la Infantería y fue retratado en uniforme por su propio padre. Este cuadro, así como la mayor parte de los cuadros de guerra de Flameng, se conserva en París, en el Museo del Ejército.

Ilustración : Gallica.

François Flameng – Croquis de guerre (1914-1918) : Dans les tranchées de Notre-Dame de Lorette après un orage – Kamarade ! - Au campement de la Cavalerie des Indes, près de Fricourt (Somme) – La toilette des poilus la veille de la bataille

François Flameng – Croquis de guerre (1914-1918) : Dans les tranchées de Notre-Dame de Lorette après un orage – Kamarade ! – Au campement de la Cavalerie des Indes, près de Fricourt (Somme) – La toilette des poilus la veille de la bataille

Ilustración : Gallica.

François Flameng – Jean Flameng, soldat au 28ème régiment d'infanterie de ligne, 20 décembre 1914

François Flameng – Jean Flameng, soldat au 28ème régiment d’infanterie de ligne, 20 décembre 1914

Ilustración : Página dedicada a François y Jean Flameng.

Jean-Louis Forain - « - Parece que tengas compasión por los « Boches »... - ¡ Hombre, nosotros, por lo menos, estamos seguros de que nuestros padres comen ! » (1916)

Jean-Louis Forain – « – Parece que tengas compasión por los « Boches »… – ¡ Hombre, nosotros, por lo menos, estamos seguros de que nuestros padres comen ! » (1916)

Cercano al impresionismo, Jean-Louis Forain (1852-1931) fue el pintor de la vida cotidiana y de la modernidad de la Belle Époque : escenas mundanas, de calles, de espectáculos o de carreras fueron sus temas predilectos en su pintura. Pero al mismo tiempo, fue un dibujante satírico y político muy popular en la prensa conservadora de los años 1880. En 1914, con 62 años, se alista voluntariamente y es nombrado en 1915 inspector general de la reciente creada Sección de Camuflaje. Además de colaborar en el diseño de uniformes y materiales más discretos, Forain acompaña a los soldados en las trincheras dibujándolos y arropándolos moralmente. Forain asumió su compromiso social y patriótico diseñando carteles de propaganda, esencialmente a fines humanitarios. Al mismo tiempo continuó con su actividad de dibujante satírico, enviando viñetas a diversos periódicos. Algunas de estas viñetas fueron editadas como postales y folletos y arrojadas por aviones encima de las líneas alemanas, para hundir el ánimo de las tropas enemigas. Una de ellas, por ejemplo, representa a dos soldados franceses : « – Parece que tengas compasión por los « Boches »… – ¡ Hombre, nosotros, por lo menos, estamos seguros de que nuestros padres comen ! ». Una obra que, por su humor negro y su amargura, tiene cierta resonancia con Los Desastres de la guerra de Goya, artista al que Forain admiraba…

Ilustración : Institut Nacional d’Histoire de l’Art.

Jean-Louis Forain – Recuerdos de niño. Pasan los prisioneros : - ¡ Mamá !... ¿ Son éstos los que han matado a Papá ? (1916) - En el hospital : - ¡No te preocupes ! Podrás volver al frente... (1916) – Visita en el frente : - ¡ Voyeurs !... (1915) – Sus venenos : - Después de Wagner, ahora los gases... (1915)

Jean-Louis Forain – Recuerdos de niño. Pasan los prisioneros : – ¡ Mamá !… ¿ Son éstos los que han matado a Papá ? (1916) – En el hospital : – ¡No te preocupes ! Podrás volver al frente… (1916) – Visita en el frente : – ¡ Voyeurs !… (1915) – Sus venenos : – Después de Wagner, ahora los gases… (1915)

Ilustración : Institut Nacional d’Histoire de l’Art. (Souvenir d’enfant ; À l’hôpital ; Visite au front ; Leurs poisons)

Olive Mudie-Cooke - In an ambulance : a VAD lighting a cigarette for a patient

Olive Mudie-Cooke – In an ambulance : a VAD lighting a cigarette for a patient

Olive Mudie-Cooke (1890-1925) fue una de las pocas mujeres que dejaron un testimonio gráfico de la Primera Guerra Mundial. Esta artista británica se alistó como voluntaria en el First Aid Nursing Yeomanry, asociación exclusivamente femenina de asistencia en el frente. Acompañada por su hermana, Olive Mudie-Crooke se marchó a Francia e Italia en 1916, donde estuvo conduciendo ambulancias hasta 1918. Durante todo este tiempo dibujó y pintó las escenas que la rodeaban, especialmente movimientos de tropas evacuadas, y la actividad de los servicios médicos en los que colaboraba. En los años 1920, Mudie-Crooke publicó un libro con sus recuerdos de la guerra, With the VAD convoys in France, Flanders and Italy (Con los convoyes de voluntarios en Francia, Flandes e Italia) ilustrado por sus propias litografías.

Ilustración : Imperial War Museum.

Olive Mudie-Cooke - VAD ambulance driver in theory, in popular fiction and in real life (1920)

Olive Mudie-Cooke – VAD ambulance driver in theory, in popular fiction and in real life (1920)

Ilustración : Google Libros.

Olive Mudie-Cooke – A VAD Convoy, Italy : a car skidding in the snow on a mountain – Arquata : Italy. Ambulance Convoy: Italy – After the War : a VAD ambulance bringing in French peasants wounded by shells left on the Somme Battlefield – Camiers Siding : a VAD convoy unloading an ambulance train at night after the Battle of the Somme

Ilustración : Imperial War Museum (A VAD Convoy, Italy : a car skidding in the snow on a mountain ; Arquata : Italy. Ambulance Convoy ; After the War : a VAD ambulance bringing in French peasants wounded by shells left on the Somme Battlefield ; Camiers Siding : a VAD convoy unloading an ambulance train at night after the Battle of the Somme)

William Orpen, autorretrato (1917)

William Orpen, autorretrato (1917)

Habiendo sido rechazado como caricaturista por el periódico Punch Magazine, el pintor irlandés afincado en Londres William Orpen (1878-1931) se volcó en la pintura a principios del siglo XX. Poco a poco su fama como retratista fue ganando peso y en 1917 el War Propaganda Bureau lo recluta y lo manda al Frente del Oeste para pintar retratos oficiales de oficiales y políticos. Paralelamente a esta actividad institucional, dibuja y pinta soldados, muertos en combate y prisioneros alemanes. Poco a poco, muy afectado por los sufrimientos de los que ha sido testigo, empieza a despreciar los retratos de altos cargos para interesarse cada vez más por los combatientes reales. Su recuerdos de guerra están recogidos en el volumen An onlooker in France 1917-1919 (Un espectador en Francia 1917-1919, 1921), que ilustra con grabados y representaciones de sus propios cuadros. Dos grandes obras de 1919 ilustran la doble actividad de William Orpen, la oficial y la íntima : por una parte, el 28 de junio está en el Salón de los Espejos del Palacio de Versalles para inmortalizar el momento en el que los jefes de estado firmaron el Tratado de Paz. Por otra parte, el mismo año expone el cuadro To the Unknown British Soldier in France (Al Soldado británico desconocido en Francia), y crea la polémica : el cuadro representaba un féretro cubierto por la bandera británica guardado por dos soldados afectados por el trauma post-bélico. Las siluetas fantasmales de los guardias emocionaron tanto la opinión pública que Orpen se vio obligado a hacerlas desaparecer del cuadro, dejando el féretro solo…

Ilustración : Wikimedia Commons.

William Orpen - The Signing of Peace in the Hall of Mirrors, Versailles, 28th June 1919 (1919)

William Orpen – The Signing of Peace in the Hall of Mirrors, Versailles, 28th June 1919 (1919)

Ilustración : Wikimedia Commons.

William Orpen - To the Unknown British Soldier in France

William Orpen – To the Unknown British Soldier in France

Ilustración : Wikimedia Commons.

William Orpen – An onlooker in France 1917-1919 (Men resting, La Boisselle – Howtizer in action – German Prisoners – The Château, Thiepval)

Ilustración : Internet Archive.

Ernest Peixotto

Ernest Peixotto

Ernest Peixotto (1869-1940) fue un artista estadounidense, reconocido muralista, ilustrador para la revista Scribner’s Magazine, y autor de libros de viajes. Como había efectuado varias estancias en Francia, su conocimiento del país y de la lengua contribuyó a que fuera elegido, a pesar de su edad (tenía 55 años en 1914), como uno de los ocho artistas oficiales de la Fuerza Expedicionaria Estadounidense, además se servir como capitán del Cuerpo de Ingenieros del ejército de su país. En el libro The American Front (El Frente americano, 1919), Peixotto narra e ilustra su experiencia en el frente, entre marzo y diciembre de 1918, siguiendo las fuerzas americanas en su progresión hacia el Rin : los grabados representan la desolación y la destrucción generadas por la guerra en las zonas atravesadas por el artista… Después de la guerra, contribuirá a estrechar vínculos entre Francia y Estados Unidos, lo cual, además de su trabajo durante la guerra, le valdrá la Legión de Honor gala que le será otorgada en 1921.

Ilustración : U.S. Army Center of Military History.

Ernest Peixotto – The American Front (1919) (Ships unloading american war material at St. Nazaire – A Major’s Dugout in Belleau Wood – The Church, Cierges – First Americans crossing the Rhine)

Ilustración : Internet Archive.

Léopold Poiré – Mutilados de la guerra (1916)

Léopold Poiré – Mutilados de la guerra (1916)

El destino de Léopold Poiré (1879-1917) fue trágico. Nacido en Metz (Lorena), empezó a trabajar en una casa de óptica que comercializaba instrumentos de alta precisión y se fue aficionando a la fotografía. Realiza, durante la primera década del siglo XX, fotografías y grabados de la zona de Nancy, llegando a publicar en 1912 un libro con sus grabados : Nancy artistique et pittoresque (Nancy artística y pintoresca). Al estallar la guerra, le tocaba servir para el ejército alemán, como tantos loreneses y alsacianos, por vivir en territorio ocupado por Alemania desde la guerra de 1870. Considerado como desertor por el ejército prusiano, tampoco puede alistarse para servir por Francia. Decide entonces recorrer el frente por su cuenta, armado con su cámara de fotografía, para dar testimonio de la Gran Guerra. Además de una imponente colección de fotografías, Léopold Poiré compuso numerosos grabados de los paisajes y escenas bélicas (algunas muy duras) que visitó. Más de 400 imágenes, fotografías y grabados, de este artista poco conocido, muerto en una misión en 1917, se pueden observar en la web Images de 14-18.

Ilustración : Images de 14-18.

Léopold Poiré – Selección de grabados (Tête de mort – Pendant le bombardement – Verdun – Portrait d’un soldat allemand – Église en ruine), 1915-1916

Ilustración : Images de 14-18 (Calavera ; Durante el bombardeo ; Verdun ; Retrato de un soldado alemán ; Iglesia en ruina).

Theodor Rocholl

Theodor Rocholl

Theodor Rocholl (1854-1933) fue un pintor, ilustrador en revistas, y grabador alemán. Muy pronto empezó a especializarse en la pintura de guerra. Durante su carrera, siguió hasta seis conflictos, desde la guerra franco-prusiana de 1870 hasta la Primera Guerra Mundial, pasando por el Levantamiento de los Bóxers en China que cubrió, en 1900, como artista oficial de las fuerzas expedicionarias alemanas. Con sesenta años, Rocholl sirve en el Frente del Oeste a partir de 1914. Si su representación gráfica (pinturas, acuarelas, grabados), destinada a la propaganda, puede parecer un poco romántica e incluso idílica, una colección de obras conservadas en el museo alemán Stadtmuseum Hofgeismar y sus cartas de guerra publicadas en 1916, transmiten el miedo, el sufrimiento y la destrucción que presenció durante estos primeros meses. En 1915 se publicó el libro Kriegsfahrten deutscher Maler. Selbsterlebtes 1914-15, suerte de paseo por la guerra ilustrado por varios artistas alemanes, entre ellos, Theodor Rocholl.

Ilustración : Wikimedia Commons.

Theodor Rocholl – Acuarelas de guerra

Ilustración : Melton Prior Institute.

Théophile-Alexandre Steinlen

Théophile-Alexandre Steinlen

Artista polifacético, pintor, ilustrador, escultor, cartelista y incluso precursor del cómic (ver nuestra entrega de Tesoros Digitales De Trajano a Krazy Kat : 1800 años de precursores del cómic)…, el suizo naturalizado francés Théophile-Alexandre Steinlen (1859-1923) es famoso por su visión de la vida de la calle, inspirada en su consciencia social y su lucha contra la injusticia y la miseria : mendigos, obreros, niños harapientos o prostitutas protagonizan una parte importante de su obra. Al estallar la guerra, demasiado mayor para ser movilizado, reactiva su compromiso social, esta vez al servicio de las poblaciones afectadas, hundidas en la miseria, de los soldados, combatientes o heridos, de los refugiados, de los prisioneros de guerra, viajando al frente, diseñando carteles, creando grabados y dibujos que sensibilicen la opinión pública al sufrimiento y a la destreza de todas estas personas. Si los carteles de guerra de Steinlen tenían una vocación propagandística, era con el fin de combatir la miseria, más que para animar a los hombres a alistarse : colaboró de esta manera en varias campañas de recaudación de fondos para ayudar a los Belgas o a los Serbios, las poblaciones desplazadas de las zonas de frente, o a los soldados inválidos sin recursos. Sus bocetos le suministraron un amplio material para ilustrar periódicos, revistas, libros e incluso boletos de lotería… El libro La Guerre de Steinlen (La Guerra de Steinlen, 1918), suplemento de la revista L’Art et les Artistes (El Arte y los Artistas) nos ofrece una buena muestra de los dibujos de guerra de Théophile-Alexandre Steinlen.

Ilustración : Gallica.

Théophile-Alexandre Steinlen – L’Aisne dévastée (1918) – En Belgique les belges ont faim (1915) – Sur la terre ennemie les prisonniers russes meurent de faim (1917)

Ilustración : Gallica (L’Aisne dévastée ; En Belgique… ; Sur la terre ennemie…).

Théophile-Alexandre Steinlen – Dans le hall (1916) -; L’Heure tendre (1916) – Le Ravitaillement (1917) – Vous en faites pas ! Nous on s’en fait pas ! (1916) – Verdunois à la gare de l’Est (1916)

Ilustración : Institut Nacional d’Histoire de l’Art (Dans le hall ; L’Heure tendre ; Le Ravitaillement ; Vous en faites pas ! Nous on s’en fait pas ! ; Verdunois à la gare de l’Est).

Harry Everett Townsend

Harry Everett Townsend

Después de enseñar arte en la Academy of Fine Arts de Chicago, Harry Everett Townsend (1879-1941) empezó una brillante carrera como ilustrador de libros y colaborando en prestigiosas revistas como Harper’s, Century, Everybody’s o McClure’s. En 1912 montó un estudio en el norte de Francia, para poder trabajar tanto en París como en Londres, pero al estallar la guerra se vio obligado a volver a Estados Unidos, donde reanudó su actividad de ilustrador. Durante los primeros años del conflicto, se dedicó a diseñar carteles de propaganda y, en 1918, fue mandado al frente, con el grado de capitán y como artista oficial de las fuerzas expedicionarias estadounidenses. Sus obras de guerra se centran en el aspecto humano, mostrando el rigor de los combates, sin distinción de bandos… En 1991 se publicaron sus memorias de guerra, en las que explica como, después de una primera excitación al encontrarse en el frente, no tardó en tomar consciencia de la brutalidad de la guerra, de las explosiones, y de que debía presenciar todo aquello para poder ofrecer un testimonio artístico fidedigno : War Diary of a combat artist (Diario de guerra de un artista de combate).

Ilustración : U.S. Army Center of Military History.

Harry Everett Townsend - War rages in France : we must feed them (1918)

Harry Everett Townsend – War rages in France : we must feed them (1918)

Ilustración : University of Nebraska.

Harry Everett Townsend - Infantryman

Harry Everett Townsend – Infantryman

Ilustración : U.S. Army Center of Military History.

Harry Everett Townsend - On The Gas Alert

Harry Everett Townsend – On The Gas Alert

Ilustración : U.S. Army Center of Military History.

Félix Vallotton

Félix Vallotton

Félix Vallotton (1865-1925), artista francés de origen suizo, había compaginado, en la última década del siglo XIX, la pintura y el grabado, dos disciplinas en las que expresaba, de manera fría y distante, su visión desencantada de la sociedad en la que vivía. Llegó a ser un artista grabador de referencia y publicó numerosas ilustraciones en periódicos y libros, además de crear series temáticas de gran valor estético : (Les Petites Baigneuses (Las Pequeñas Bañadoras, 1893) o Les Instruments de musique (Los Instrumentos de música, 1896)). Poco a poco, a principios del siglo XX, fue desinteresándose por el grabado, pensando haberlo dicho todo con este medio, y se dedicó a investigar en la pintura. En 1914, recién nacionalizado francés, intenta alistarse voluntariamente, pero es rechazado por su edad. Muy impresionado por las noticias del frente, y la horrible carnicería que se está produciendo, Vallotton retoma sus herramientas de grabador en 1915 y crea las seis impactantes litografías de la serie C’est la guerre ! (¡ Es la guerra !) en la que su trazo estilizado recrea toda la dimensión trágica de las escenas de guerra. Visita el frente en 1917 con la idea de diseñar una nueva serie, de cuadros, en este caso, dedicada a los paisajes de guerra. Pero al mismo tiempo, Vallotton, se interroga, en el artículo Art et guerre (Arte y guerra, 1917), sobre la mejor manera de representar la guerra en el arte, llegando a la conclusión de que ninguno de los géneros artísticos clásicos podía expresar la amplitud del cataclismo histórico que representó la Gran Guerra y que quizás, el cubismo, todavía en sus albores, era el único género capaz de hacerlo. Con esta idea, Vallotton emprende el cuadro Verdun, conociendo la famosa batalla que duró de febrero a diciembre de 1916 por las noticias que había seguido atentamente : el resultado es un cuadro de gran tamaño, lleno de líneas geométricas, de colores en oposición, en el que el artista se atreve con la abstracción…

Ilustración : Wikimedia Commons.

Félix Vallotton – C’est la guerre (La Tranchée – L’Orgie – Les Fils de fer – Dans les ténèbres – Le Guetteur – Les Civils, 1915)

Ilustración : Gallica (La Tranchée ; L’Orgie ; Les Fils de fer ; Dans les ténèbres ; Le Guetteur ; Les Civils).

Félix Vallotton – Verdun. Tableau de guerre interprêté, projections colorées noires bleues et rouges, terrains dévastés, nuées de gaz (1917)

Ilustración : Wikimedia Commons.

Herbert Ward

Herbert Ward

La biografía de Herbert Ward (1863-1919) es la de un aventurero de película… Con quince años descubrió su vocación artística y, desesperado por poder convencer a su padre de dejarle dedicarse exclusivamente a la pintura, embarca hacia Auckland (Australia), donde espera encontrar trabajo y poder pintar. Después de varios viajes entre Australia, Nueva Zelanda, San Francisco e Inglaterra, después de padecer fiebres tropicales en varias ocasiones, y de trabajar como prospector, minero o acróbata, Ward, en 1886, es contratado por Henry Morton Stanley, el famoso explorador, para dirigir la retaguardia de su emblemática expedición a través de África para encontrar a Emir Pasha (expedición que inspirará a Joseph Conrad para su famosa novela El Corazón de las tinieblas). Herbert Ward ya había estado en África a lo largo de sus viajes anteriores y se había familiarizado con algunos idiomas locales. Durante las largas horas de inacción de esta expedición, Ward estudia la entomología del lugar y aprende a conocer y amar las poblaciones de esta zona del Congo. A su regreso a Inglaterra en 1890, Ward escribió dos libros sobre la expedición de Stanley, en los que destacan los paisajes suntuosos, las escenas truculentas, su profundo humanismo y sobre todo su amor por los pueblos africanos, y que ilustró por sus propios dibujos y fotografías de los bronces que realizó de los congoleños : Five years with the Congo cannibals (Cuatro años con los caníbales de Congo, texto en francés, 1891) y My life with Stanley’s rear guard (Mi vida con la retaguardia de Stanley, 1891), seguidos por, en 1910, A voice from the Congo (Una voz desde el Congo, 1910). Después de aquella gran aventura, Ward se casó, tuvo cinco hijos, y aún encontró tiempo para viajar a Argentina, pero centró su actividad profesional y artística entre París y Londres. La guerra le sorprendió en París. Durante los cuatro años del conflicto, colaborará con los Aliados, como combatiente, cuando se lo permitía su estado de salud (Ward tenía 51 años en 1914), en la administración de servicios hospitalarios o dando conferencias de propaganda para la Cruz Roja. Además retoma su pincel para realizar las acuarelas que ilustrarán Monsieur Poilu (El Señor Poilu, 1916), volumen que reúne los recuerdos de guerra de Ward, al lado de los Poilus, los soldados franceses, a los que rinde homenaje. Después de la guerra, a pesar de su delicado estado de salud y de la tristeza de haber perdido a un hijo en combate, Herbert Ward aún colaborará en misiones humanitarias en el norte de Francia y en los Balcanes. Muere en agosto de 1919.

Ilustración : Internet Archive.

Herbert Ward – Monsieur Poilu (A blue devil – A French Soldier from the Jura – A Fantassin – Le Général de division – A veteran – Chasseur alpin, 1916)

Ilustración : Internet Archive.

Herbert Ward – Monsieur Poilu (A sentry – Letters from home – A planton – A soldiers’ cementery in the forest (Vosges), 1916)

Ilustración : Internet Archive.

Ciolkowsky – Londres, nouvelles du front (1914-1915)

Ciolkowsky – Londres, nouvelles du front (1914-1915)

A modo de colofón de este capítulo, recomendamos a nuestro lectores que hojeen el hermoso volumen La Grande Guerre par les artistes (La Gran Guerra por los artistas), recopilación publicada en 1915 de los dibujos publicados en la prensa de los países aliados durante los dos primeros años de guerra. Reconocerán dibujos de artistas ya conocidos (Masereel, Vallotton, Steinlen) y descubrirán a otros numerosos artistas…

Ilustración : Gallica.

A continuación presentamos un resumen de las artistas cuyas obras todavía no pertenecen al Dominio Público en Europa…

William James Aylward
(1875-1956)

William James Aylward

William James Aylward

William James Aylward fue un ilustrador estadounidense especializado en temas naúticos : ilustró trabajos históricos en revistas como Harper’s o Scribner’s, libros de aventuras como Veinte Mil Leguas de viaje submarino de Jules Verne o El Lobo de mar de Jack London, e incluso diseñó publicidad de material náutico. Muy prolífico, este artista fue premiado en varias ocasiones. Enviado a Francia como artista oficial del ejército estadounidense, se dedicó a dar cuenta de la actividad portuaria y de los transportes.

Ilustración : Wikipedia.

Bruce Bairnsfather
(1887-1959)

Bruce Bairnsfather

Bruce Bairnsfather

Después de fallar la prueba de acceso para iniciar una carrera militar y de ejercer diversos oficios, Bruce Bairnsfather se resignó en 1907 a ser artista. Sus primeros trabajos fueron ilustraciones publicitarias para marcas famosas de té, tabaco o mostaza… Se alista el mismo año 1914 y permanecerá en el frente hasta 1915 : hospitalizado por trauma de ansiedad y daños auditivos después de la segunda batalla de Ypres, empieza a dibujar una serie cómica sobre la vida en las trincheras. Así nace Old Bill, viejo soldado cascarrabias con bigote de morsa y pasa montañas, protagonista de historietas que conocieron un gran éxito y sirvieron de alivio moral para las tropas británicas. La popularidad de Old Bill fue tal que su autor fue contratado por el War Office para dibujar historias similares para las tropas aliadas y que sus aventuras fueron adaptadas al cine. Estas historietas están recogidas en diversos volúmenes : Bullets & Billets (Balas y Billetes, 1916), Fragments from France (Fragmentos desde Francia, 1917), y From mud to mufti with Old Bill in all fronts (Desde el lodo hasta el muftí con Old Bill en todos los frentes, 1919). Después de la guerra Bairnsfather siguió dibujando historietas de Old Bill, escribió y dirigió películas y participó en los programas de la incipiente televisión en los años 1930. En la Segunda Guerra Mundial, fue contratado por Estados Unidos como dibujante oficial de cómics.

Ilustración : Wikipedia.

Ernest Blaikley
(1885-1965)

Ernest Blaikley - In the garden, C I C's House, St Omer (1916)

Ernest Blaikley – In the garden, C I C’s House, St Omer (1916)

Colaborador de la revista Punch, Ernest Blaikley combatió en el Artists’ Rifles, destacamento compuesto por artistas de toda procedencia. Ha narrado su estancia en el frente a través de una multitud de dibujos, retratos de sus compañeros, paisajes y edificios visitados, figuras autóctonas… Se puede ver una amplia colección de estos dibujos en el Imperial War Museum de Reino Unido.

Ilustración : Imperial War Museum (licencia de uso no comercial del IWM).

Muirhead Bone
(1876-1953)

Muirhead Bone – The cinema on a battleship (1917)

Muirhead Bone – The cinema on a battleship (1917)

Reclutado por el War Propaganda Bureau, el grabador escocés Muirhead Bone llega a Francia para participar a la batalla de Somme en 1916 como artista oficial de guerra. Entre agosto y octubre de 1916, llegará a producir más de 150 dibujos, destinados a las publicaciones del gobierno. Regresó a Francia en 1917 y publicará en 1917 dos volúmenes con sus dibujos del frente : The Western Front (El Frente del Oeste) y With the grand fleet (Con la gran flota). Se pueden ver numerosos grabados de Muirhead Bone en el British Museum y en el Imperial War Museum.

Ilustración : Internet Archive.

Paul Adrien Bouroux
(1878-1967)

Paul Adrien Bouroux – Portrait de l'adjudant Mohler (1914)

Paul Adrien Bouroux – Portrait de l’adjudant Mohler (1914)

Pintor, ilustrador, grabador, el francés Paul Adrien Bouroux abandonó una carrera funcionarial de recaudador de impuestos para dedicarse al arte, llegando a publicar un libro de sus grabados de viaje entre Londres y Ginebra. Si su movilización en 1914 interrumpe su actividad artística, no se separa de su lápiz y realiza numerosos esbozos y dibujos de paisajes de guerra y retratos de soldados y de civiles. Se puede ver un amplío abanico de los dibujos de Paul Adrien Bouroux en la base de datos colectiva Joconde de los museos franceses.

Ilustración : Joconde.

John Cosmo Clark
(1897-1967)

John Cosmo Clark - When Oxenbould and Clark held the islands (1916)

John Cosmo Clark – When Oxenbould and Clark held the islands (1916)

El inglés John Cosmo Clark (1897-1967) estaba estudiando arte en París desde 1912 cuando estalló la guerra. Se marchó a Londres para alistarse y sirvió en Francia hasta el final de la guerra. Durante estos años realizó numerosos dibujos del frente, que se pueden apreciar en el Imperial War Museum. Al finalizar la guerra reanudó con sus estudios y se convirtió en un reconocido artista a finales de los años 1920. También participó en la Segunda Guerra Mundial, como oficial en los servicios de camuflaje.

Ilustración : Imperial War Museum (licencia de uso no comercial del IWM).

Otto Dix
(1891-1969)

Otto Dix

Otto Dix

Otto Dix fue un pintor y grabador alemán cercano al expresionismo. Voluntario en el ejército alemán, participa en numerosas batallas de las que volverá vivo, pero muy afectado por los horrores vividos durante estos años, lo cual transmitirá en su producción artística de los años posteriores : cuatros como Die Skatspieler (Los Jugadores de Skat, 1920), que representa a tres hombres atrozmente mutilados jugando a cartas, Der Krieg (La Guerra, 1929-1932), tríptico que representa el ataque, el campo de batalla y el regreso del frente, y sobre todo una colección de cincuenta grabados, titulados Der Krieg (La Guerra), suerte de Los Desastres de la guerra de Goya, versión Primera Guerra Mundial…

Ilustración : Wikimedia Commons.

Edmund Dulac
(1882-1953)

Edmund Dulac

Edmund Dulac

Edmond Dulac empezó una carrera artística en Francia, pero decidió buscar fortuna en Inglaterra y en 1905 se trasladó a Londres donde, desde su llegada, fue contratado por el Pall Mall Magazine, además de quedar encargado de ilustrar las obras de las hermanas Brontë. Nacionalizado británico en 1912 con el nombre de Edmund Dulac, se convertiría en uno de los ilustradores británicos más relevantes de la época. Durante la guerra colaboró voluntariamente al esfuerzo de guerra realizando ilustraciones. Destacan los preciosos volúmenes Edmund Dulac’s picture-book for the French Red cross (El Libro de imágenes de Edmund Dulac para la Cruz Roja francesa, 1916) y Edmund Dulac’s fairy-book : fairy tales of the Allied nations (El Libro mágico de Edmund Dulac : cuentos de hadas de las naciones aliadas, 1916). Después de un periodo difícil en la posguerra, debido a la crisis del libro ilustrado de lujo, el talento de Dulac fue reconocido por el estado británico, siendo elegido por el propio rey Jorge VI para diseñar un sello postal a su efigie. Presentado en 1940 al General de Gaulle, en su campaña de organización de la Resistencia frente al ocupante alemán, Edmund Dulac será encargado de diseñar un nuevo sello, que se convertiría en el sello de Francia una vez liberada, en 1944 : el llamado sello Marianne de Dulac.

Ilustración : Wikimedia Commons.

Harvey Dunn
(1884-1952)

Harvey Dunn

Harvey Dunn

El estadounidense Harvey Dunn fue, en los años que precedieron la guerra, un ilustrador muy prolífico de libros y colaborador habitual de revistas como Collier’s Weekly, Harper’s Magazine o The Saturday Evening Post, además de labores de docencia. Voluntario para ir al frente como artista correspondiente de las Fuerzas Expedicionarias de Estados Unidos, acompañó a las tropas en las trincheras y los asaltos, llegando a producir más de 700 dibujos de guerra. Llegó a inventar un ingenioso sistema de cuaderno de dibujo enrollable, para ir protegiendo los dibujos ya hechos a medida que se desenrollaba el papel nuevo. Algunos de sus dibujos de guerra se pueden ver en el U.S. Army Center of Military History y en la página Dutch US Doughboys. Al finalizar la guerra, retomó su actividad docente y, con la ocasión de una estancia a Dakota, creó toda una serie de cuadros dedicados a las praderas de esta región, entre los cuales se encuentra su famoso The prairie is my garden (La pradera es mi jardín), emblema no-oficial del estado de Dakota.

Ilustración : U.S. Army Center of Military History.

Kerr Eby
(1890–1946)

Kerr Eby – Where we go ? (191?)

Kerr Eby – Where we go ? (191?)

Nacido en Japón, de padres misionarios metodistas canadienses, Kerr Eby estudió Bellas Artes en Nueva York antes de alistarse en 1917 en el ejército norteamericano y marcharse a Europa. En la guerra sirvió en un equipo de ambulancias y posteriormente en el camuflaje. Aunque no logró ser mandado al frente como artista oficial, creó impactantes imágenes de soldados en el combate y en sus vidas cotidianas en las trincheras. A su regreso, después de la guerra, siguió realizando trabajos inspirados en esta experiencia, llegando a reunir 28 de sus dibujos más importantes, acompañándolos de un ensayo sobre su aversión por la guerra, que considera fútil y bárbara, en un libro simplemente titulado War (Guerra, 1936). Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Eby intentó alistarse de nuevo pero su candidatura fue rechazada por ser demasiado mayor. No obstante consigue participar en un programa destinado a financiar artistas de guerra y sigue las tropas de la Marina en el Pacífico, donde inmortalizará batallas navales y la ofensiva de los Aliados contra las fuerzas japonesas en la isla de Bougainville. (Se puede ver una muestra de este trabajo en el Museo de la Historia de la Marina de Estados Unidos). En esta isla e Papúa Nueva Guinea, Eby contraerá una enfermedad tropical que le obligará a volver a Estados Unidos, dejándole apenas tiempo para entregar su trabajo documental. Murió en 1946.

Ilustración : Traditional Fine Arts Organization.

George Matthews Harding
(1882–1959)

George Matthews Harding - Storming Machine Gun (1918)

George Matthews Harding – Storming Machine Gun (1918)

George Matthews Harding fue un ilustrador estadounidense reconocido, colaborador de revistas como Saturday Evening Post y Harper’s Monthly Magazine. Su fama le llevó a ser elegido como artista oficial de las Fuerzas Expedicionarias de Estados Unidos : participó en el comité de carteles de propaganda para el reclutamiento antes de marchar a Francia, donde producirá obras de guerra que publicará a su regreso en el porfolio The American Expeditionary Forces in Action (Las uerzas Expedicionarias de Estados Unidos en acción). En 1942, con sesenta años, servirá de nuevo como artista de guerra en la Marina, participando en misiones en el Pacífico. Algunos de sus dibujos se pueden ver en la página Dutch US Doughboys.

Ilustración : Dutch US Doughboys.

Adrian Hill
(1895-1977)

Adrian Hill

Adrian Hill

Artista, autor, arteterapeuta, locutor británico, Adrian Hill fue comisionado por Reino Unido como artista oficial en el Frente del Oeste. Su abundante obra de guerra, dibujos y cuadros, se puede ver en el Imperial War Museum. Después de la guerra compaginó su actividad artística con la docencia, hasta en el año 1938 en el que, convaleciente de una tuberculosis, se percató de cuánto le estaba ayudando a recobrar fuerzas el simple hecho de estar dibujando en su cama de hospital. Su vocación por la arteterapia había nacido. A partir de entonces se dedicó incansablemente a promocionar esta forma de medicina natural, dando conferencias, clases de arte, y animando, conjuntamente con la Cruz Roja, a los hospitales a que expusieran obras de arte en sus dependencias…

Ilustración : Imperial War Museum (licencia de uso no comercial del IWM).

Eric Henri Kennington RA
(1888-1960)

Eric Henri Kennington - The Kensingtons at Laventie, Winter 1914 (1915)

Eric Henri Kennington – The Kensingtons at Laventie, Winter 1914 (1915)

Eric Henri Kennington RA fue un artista polifacético inglés, escultor, pintor e ilustrador. Gravemente herido en el Frente de Somme, dónde combatió en el 13th (Kensington) Battalion London Regiment, tiene que ser hospitalizado siete meses antes de ser liberado de sus deberes militares. Durante su convalecencia pinta el cuadro The Kensingtons at Laventie, Winter 1914 (Los del Kensington en Laventie, invierno 1914), que representa a un grupo de soldados exhaustos de su regimiento (Kennington es el tercero a la izquierda, con el pasamontañas). Expuesto en 1916, el cuadro causo mucha impresión. A partir de diciembre de 1916, Kennington regresa al frente, pero como artista oficial. Recorrerá las líneas de frente hasta marzo de 1918, produciendo cerca de 170 dibujos al carbón, pasteles y acuarelas, que se pueden contemplar en el Imperial War Museum. Entre las dos guerras, además de conocer a T.E. Lawrence y de realizar varias ilustraciones para The Seven Pillars of Wisdom, creará varias esculturas expuestas en lugares públicos en Estados Unidos. Atravesará la Segunda Guerra Mundial con un contrato del departamento gubernamental encargado de las fuerzas aéreas para retratar a los protagonistas, pilotos y altos cargos, de la Royal Air Force.

Ilustración : Wikimedia Commons.

Will Longstaff
(1879–1953)

Will Longstaff - Menin Gate at midnight (1927)

Will Longstaff – Menin Gate at midnight (1927)

Herido en la batalla de Gallipoli en 1915, el pintor australiano William Frederick Longstaff sirvió en Francia y en Egipto antes de ser evacuado a Inglaterra en 1917. Durante su estancia en el frente, produjo numerosos trabajos sobre las campañas militares y las tropas de la ANZAC (Australia and New Zealand) Mounted Division. Pero fue a finales de los años 1920 que pintó sus cuadros más famosos: una serie de seis lienzos que representan los fantasmas de los soldados muertos en el combate. El más famoso de ellos, Menin Gate at midnight (La Puerta de Menin a medianoche, 1927) le fue inspirado por una visión que tuvo después de asistir a la inauguración del monumento en homenaje a los soldados del Commonwealth caídos en Ypres (Bélgica). Otro cuadro de esta serie The rearguard (The spirit of ANZAC) (La Retaguardia (El Espíritu de ANZAC)) fue adquirido en 1928 por Arthur Conan Doyle, ferviente defensor del espiritismo.

Ilustración : Wikimedia Commons.

Wallace Morgan
(1875–1948)

Wallace Morgan

Wallace Morgan

Wallace Morgan fue un dibujante de prensa estadounidense, corresponsal de periódicos encargado de dar cuenta gráficamente de los acontecimientos del mundo. Colaboró con el New York Herald durante once años antes de crear su propio estudio. En 1914, emprende varios viajes por Estados Unidos con el escritor Julian Street, con el fin de publicar el relato ilustrado de estos periplos y de retratar la sociedad estadounidense. Se publicará en dos volúmenes Abroad at home (Fuera de casa en casa, 1916) y American Adventures (Aventuras americanas, 1917). La guerra y el alistamiento de Morgan como artista oficial ponen fin a esta serie de viajes americanos. Destacan, en los dibujos de guerra de este artista, los movimientos de tropas y de equipamientos y la sensación de movimiento que supo dar a las escenas de combate. Algunos de sus dibujos de guerra se pueden ver en el U.S. Army Center of Military History.

Ilustración : Wikipedia.

James McBey
(1883-1959)

James McBey

James McBey

James McBey fue un dibujante y grabador británico. Autodidacta, logró tanta calidad en sus obras que fueron publicadas en Londres y Glasgow en 1911. Sirvió en el ejército británico en el Frente del Oeste y, en 1916, fue contratado como artista oficial de las Fuerzas Expedicionarias de Egipto. Durante los últimos años de la guerra, seguirá las tropas británicas en Palestina, desde Gaza hasta Damasco, produciendo cerca de 300 acuarelas y óleos, de los cuales muchos se pueden ver en el Imperial War Museum : retratos de altos cargos militares y locales, escenas de la campaña británica en Medio Oriente. También ilustró el volumen The desert campaigns (Las Campañas del desierto, 1918) de William Thomas Massey, corresponsal oficial de los diarios de Londres.

Ilustración : Wikimedia Commons.

Paul Nash
(1889-1946) y
John Northcote Nash
(1893-1977)

Paul Nash – Wire (1918)

Paul Nash – Wire (1918)

Los hermanos John y Paul Nash fueron dos artistas multidisciplinarios británicos. Paul estudió el grabado y la litografía en Londres y muy pronto, en los años 1912-1913 empezó a exponer, a veces animando a su hermano pequeño John, que trabajaba como reportero de prensa, a exponer con él. Ambos se alistaron en los Artists Rifles, pero Paul fue herido en la batalla de Ypres en 1917 y mandado a casa mientras que John se quedó combatiendo hasta enero de 1918, colaborando como artista oficial, según la recomendación de su hermano. Ambos ilustraron la guerra con numerosos grabados y cuadros, que se pueden observar en el Imperial War Museum, destacando el incipiente surrealismo que desarrollará Paul en su posterior obra (obras de Paul Nash, obras de John Nash). Los dos hermanos tuvieron brillantes carreras artísticas después de la guerra y vivieron lo suficiente para conocer una Segunda Guerra Mundial en la que ambos participaron como artistas oficiales.

Ilustración : Imperial War Museum (licencia de uso no comercial del IWM).

J. Andre Smith
(1880–1959)

J. Andre Smith

J. Andre Smith

J. Andre Smith fue un arquitecto y artista oficial de guerra estadounidense. Su formación como arquitecto le llevó a realizar bocetos de edificios y adquirió cierta destreza en esta disciplina. Comisionado como artista oficial en Francia, se aplicó a describir gráficamente los edificios y paisajes que encontraba en el frente, además de algunos dibujos más específicamente dedicados a escenas de guerra. A su regreso a Estados Unidos, publicó el libro de dibujos In France with the American Expeditionary Forces (En Francia con las Fuerzas Expedicionarias, 1919).

lustración : Wikipedia.

Henri Zislin
(1875-1958)

Henri Zislin en Alsacia (1915)

Henri Zislin en Alsacia (1915)

Dibujante, ilustrador, caricaturista, fundador de revistas satíricas, Henri Zislin, nacido en Mulhouse, nunca se departió de su patriotismo alsaciano, frente al opresor alemán antes de la guerra, y frente a las tendencias autonomistas que florecieron entre las dos guerras mundiales. Durante la Gran Guerra huyó de Alsacia para combatir al lado de los franceses, sin abandonar su lápiz, produciendo una abundante colección de dibujos de guerra, viñetas satíricas y carteles de propaganda. Se pueden hojear varios volúmenes de los álbumes de guerra de Zislin desde Gallica.

Ilustración : Gallica.

Edwin Noble – A Horse Ambulance pulling a sick horse out of a field (191?)

Ilustración : Imperial War Museum.

Conclusion

Cerramos esta primera entrega de Tesoros Digitales dedicada a la Gran Guerra, en la que hemos evocado experiencias propias de escritores, poetas y artistas. Hemos dejado para el próximo capítulo, que se publicará en unos meses, la literatura de ficción inspirada en esta contienda : obras de teatro, narrativa infantil y juvenil y novela. Será la ocasión de descubrir o redescubrir las obras de grandes autores, Henri Barbusse, D.H. Lawrence, John Buchan, Stefan Zweig, Jaroslav Hašek, Vicente Blasco Ibáñez… y muchos otros !

Félix Vallotton – Cementerio militar de Châlons-sur-Marne, junio 1917

Ilustración : Musée d’Histoire contemporaine (Francia).

Referencias

Las obras e ilustraciones presentadas en este trabajo proceden de los fondos digitales de : Europeana, Europeana14-18, Gallica, Wikisource, Internet Archive, New York Public Library Digital Gallery, Hathi Trust, Spartacus, Wikimedia Commons, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Biblioteca Digital Hispánica y Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España, Joconde, portail des collections des musées de France, Project Gutenberg, Projekt Gutenberg DE, Littérature audio.com, Google books, Librivox, Brigham Young University, Ebooksgratuits, Médiathèque de l’architecture et du patrimoine, Digithèque de l’Université de Bruxelles, Wikilivres, Library of Congress, Abri Mémoire.org, Medical Archives of The John Hopkins Medical Institutions, National Portrait Gallery, Web dedicada a Max Deauville, The First World War Poetry Digital Archive, Open letters monthly, Les Classiques des sciences sociales, Sources de la Grande Guerre, Asociación « Je me souviens de Ceux de 14 », Kipling Society, Emory Women Writers Resource Project, Poem Hunter, German History Documents, Australian Poetry Library, Pierrejeanjouve.org, Blog dedicado a Robert W. Service, University of Pennsylvania Library, Dadart.com, Wellcome Library, Art Gallery NSW, Página dedicada a François y Jean Flameng, Institut Nacional d’Histoire de l’Art, U.S. Army Center of Military History, Images de 14-18, Melton Prior Institute, University of Nebraska Libraries, British Museum, Museo de la Historia de la Marina de Estados Unidos, Traditional Fine Arts Organization, Dutch US Doughboys. Agradecemos a todas estas instituciones su compromiso con la difusión de nuestro patrimonio cultural.

William Orpen - Poilu and Tommy (1917)

William Orpen – Poilu and Tommy (1917)

Ilustración : Imperial War Museum.

Reseñas

Este trabajo ha sido utilizado como referencia en los documentos siguientes:

Dossier elaborado por Christine Sétrin, con la colaboración de Ángel Pozo. Biblioteca Municipal de Vila-real. Abril 2014.


Este trabajo está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s